17 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 15 de Agosto de 2016

En la lucha contra el cambio climático se busca sembrar nubes para provocar lluvias

La manipulación del clima con el fin de lograr lluvias donde antes las había y ya no las hay no es algo nuevo en el mundo. Desde este portal se ha informado sobre el bombardeo de nubes, ahora se trata de sembrarlas.

Actualidad 15 de Agosto de 2016

En la lucha contra el cambio climático se busca sembrar nubes para provocar lluvias

La manipulación del clima con el fin de lograr lluvias donde antes las había y ya no las hay no es algo nuevo en el mundo. Desde este portal se ha informado sobre el bombardeo de nubes, ahora se trata de sembrarlas.

Montevideo/TodoElCampo – Lo que el ser humano es capaz de hacer, crear e inventar parece no tener límites, en lo bueno como tampoco en lo malo. Respecto al cambio climático una institución estadounidense está probando la siembras de nubes mediante el uso de drones.

La manipulación del clima con el fin de lograr lluvias donde antes las había y ya no las hay no es algo nuevo en el mundo. Desde este portal se ha informado sobre un método de bombardeo de nubes como herramienta para provocar lluvias, ahora no se trata de bombardearlas sino de sembrarlas con la ayuda de naves no tripulados.

El portal TYSMagazine informó sobre el trabajo que realizan los técnicos de Desret Research Instituto (DRI) en el desierto de Nevada, Estados Unidos.

Es una manera de evitar el desastre por la falta de agua, afirma el artículo, y se trata de “literalmente” sembrar las nubes para provocar lluvias. Pero advierte: “es una práctica no exenta de polémica, ya que hay quien considera que manipular el clima podría acarrear graves consecuencias”.

Hay zonas como las de Corea del Norte en el cual predomina un clima continental de tipo monzónico, caracterizado por un periodo de lluvias durante el cual caen unos 500mm/mes, y por otro en el que las lluvias son tan escasas que hacen peligrar la vida de muchas personas, explica TYSMagazine. Para conseguir que las precipitaciones no supongan un problema para nadie, un equipo de investigadores de la institución Desert Research Institute (DRI) están llevando a cabo pruebas experimentales con drones en el desierto de Nevada (Estados Unidos) que consiste en depositar elementos en las nubes que provoquen la lluvia, o que por el contrario la evite, según se requiera.

En Nevada se apuna a provocar la lluvia para aumentar el abastecimiento y las reservas hidráulicas de lugar.

Con ese fin se ha utilizado un dron de más de 3 metros que vuela hacia las nubes y al llegar a ellas enciende dos bengalas cargadas con yoduro de plata. Gracias a ello, las moléculas de agua que estén presentes en las nubes se cristalizan en las partículas del compuesto químico, provocando así su precipitación.

La precipitación puede ser en forma de lluvia, nieve o granizo. Ésta última es la que menos se desea, ya que podría causar daños.

SIN RESPUESTAS CLARAS, PERO CON EXPERIENCIAS EXITOSAS

Los científicos se preguntan si esa herramienta es eficaz, pero aún no hay respuestas claras, aunque han habido experiencias exitosas como en Venezuela en 2010.

La idea de sembrar nubes para provocar lluvia es muy antigua, y se lleva experimentando con ello desde 1903. Uno de sus principales desafíos es precisamente saber de qué forma va a caer el agua, y sobre todo, si esta lluvia va a ser muy intensa o no. Aún así, la Organización Meteorológica Mundial ha indicado que la siembra de nubes suele producir resultados positivos, como ocurrió por ejemplo en Venezuela en el año 2010, precisa el reporte.

Ese año el país caribeño afrontaba una sequía muy intensa, la cual ocasionaba incendios forestales, así que las autoridades implantaron la siembra de nubes para poder lograr la recuperación de los cultivos, y evitar que el fuego llegase a las ciudades y pueblos.

CUIDADOS CON EL MEDIO AMBIENTE Y LA SALUD.

TYSMagazine señala que el sistema ha resultado “una solución para el problema de la sequía”, sin embargo “el yoduro de plata tiene una clasificación azul 2 (NFPA 704) por lo que puede causar incapacidad temporal o posibles daños residuales a los seres humanos”.

“Además puede tener efectos tanto en los animales como en las plantas, como ocurrió en el Parque Nacional Kosciuszko (en Australia): allí las algas en los lagos glaciares comenzaron a florecer tras la siembra de nubes, algo que no habían hecho nunca antes. Por estos motivos, quizás sea muy necesario plantearse si realmente vale la pena o no”, concluye.

(Foto de laluzdetamaulipas.com).

Compartir en: