26 de marzo de 2017
Máx. Min.
Economía 28 de abril de 2016

En la encuesta sobre perspectivas empresariales de Deloitte persiste el escenario pesimista

El resultado muestra que los empresarios mantuvieron una visión pesimista respecto al desempeño reciente de la economía y el clima de negocios.

Montevideo-Interacciona/TodoElCampo – La consultora Deloitte difundió los resultados de la 13 edición de la Encuesta de Expectativas Empresariales, según la cual “persiste un escenario pesimista, pero se modera la visión negativa para los próximos doce meses”.

La decimotercera edición de la Encuesta de Expectativas Empresariales de Deloitte fue realizada durante marzo y abril de 2016.

El resultado muestra que los empresarios mantuvieron una visión pesimista respecto al desempeño reciente de la economía y el clima de negocios.

Concretamente, el 92 % de los encuestados opinó que la situación económica ha empeorado en el último año, mientras que un 7 % consideró que está igual y sólo el 1 % indicó una mejora frente a un año atrás.

Asimismo, el 77 % de los consultados respondió que el clima de inversiones empeoró en el último año, mientras que el 22 % lo evaluó igual y el 1 % lo consideró mejor que hace un año.

La visión sobre las condiciones actuales del clima de negocios mantuvo el tono negativo de la edición pasada. En efecto, los juicios positivos (que apuntan a que el clima de negocios es “bueno” o “muy bueno”) se mantuvieron estables en 19 %, el nivel más bajo desde que se inició el relevamiento en 2010.

PERSPECTIVAS ALGO MENOS PESIMISTAS.

Sin embargo, las respuestas en torno a las perspectivas para el próximo año resultaron algo menos pesimistas que en la edición de octubre, aunque la percepción mayoritaria sigue siendo negativa.

Concretamente, el porcentaje de empresarios que aguarda un deterioro de la situación económica cayó 11 puntos y se ubicó en 63 %, mientras que las expectativas negativas acerca del clima futuro de inversiones pasaron de 65% a 51 %. No obstante (y aunque aumentó frente a octubre), en ambos casos la proporción de respuestas favorables permaneció por debajo de 10 %.

A pesar de esta mejora, las perspectivas de crecimiento para el mediano plazo siguieron apuntando a un escenario de desaceleración prolongada de la economía uruguaya. En efecto, para “dentro de tres o cuatro años” la respuesta mayoritaria de los empresarios (46 %) indicó una suba del PIB de entre 1% y 2 %, mientras que la proporción de empresarios que aguarda una expansión de entre 2% y 3 % (la opción mayoritaria hace un año) se ubicó en 23 %.

PRECIOS, SALARIOS Y TIPO DE CAMBIO.

Las expectativas de precios muestran que los empresarios no esperan que se mitiguen las presiones inflacionarias que existen actualmente. De hecho, los encuestados prevén, en promedio, que el nivel de precios aumente algo más de 10 % tanto en 2016 como en 2017. Para el mediano plazo (“dentro de tres o cuatro años”), se aguarda cierta moderación desde los niveles actuales, aunque casi 90 % de los respondientes piensa que la inflación seguirá por encima del techo del rango meta de la autoridad monetaria (3 %-7 %).

Por útlimo, en referencia a la cotización del dólar se aprecia una perspectiva generalizada de aumento del tipo de cambio en los próximos doce meses. En concreto, el 64% de los participantes se inclina por un valor del dólar superior a $ 36 dentro de un año, mientras que el 30% lo ubica entre $ 34 y $ 36 y sólo el 6% espera un valor de tipo de cambio por debajo de $ 34.

GESTIÓN DEL GOBIERNO.

La evaluación que los empresarios hacen de la gestión del gobierno se deterioró sensiblemente frente a la edición pasada. De hecho, el porcentaje de juicios positivos pasó de 14 % en octubre a 3 % en la presente edición, el nivel más bajo desde que comenzamos a hacer el relevamiento en 2010. En la misma línea, las valoraciones negativas aumentaron 13 puntos porcentuales y se ubicaron en 57 %, mientras que la proporción de juicios neutros (“no aprueba ni desaprueba”) se mantuvo relativamente estable y se situó en 40 %.

A nivel de áreas, la “promoción de la inversión” siguió siendo la categoría mejor evaluada por los empresarios, con un porcentaje de aprobación de 47 %. La “evolución de la pobreza”, “inserción externa”, “crecimiento económico”, “desempleo” y “competitividad internacional” recibieron valoraciones mayormente regulares, mientras que el “control de la inflación”, el “desarrollo de infraestructura”, la “situación fiscal”, “educación” y “seguridad pública” obtuvieron evaluaciones muy negativas, con respuestas desfavorables superiores al 55% en todos los casos.

Respecto a la edición anterior, cabe señalar que las evaluaciones de las áreas vinculadas a la macroeconomía (“crecimiento económico”, “inflación”, “desempleo” y “situación fiscal”) se deterioraron, excepto las categorías asociadas al sector externo (“competitividad internacional” e “inserción externa”) que mejoraron en el ranking de respuestas positivas.

En forma consistente con lo anterior, “mejorar el resultado fiscal” trepó del sexto al tercer lugar en el ranking de asuntos que los empresarios consideran que gobierno debería priorizar (después de “educación” y “seguridad pública”).

INDICADORES DE EMPRESA.

En relación al desempeño de las propias empresas en el último año, las respuestas fueron similares a las de la edición pasada. En cambio, las perspectivas de desempeño de las empresas en los próximos 12 meses mostraron un tono más alentador que en la edición pasada. De hecho, la proporción que aguarda un deterioro de la situación general de su empresa pasó de 44 % a 32 % en la presente edición. En la misma línea, el 43 % opinó que la situación general de la empresa seguirá igual el año que viene (37 % en octubre), mientras que el 25 % avizora una mejora (19 % en la edición pasada). Este tono algo más optimista también se observó en las respuestas vinculadas a la producción dentro de un año, disminuyendo hasta 20 % la proporción de empresarios que aguarda una caída (lo que dejó un saldo casi nulo de respuestas positivas vs. negativas) y aumentando a 61 % el porcentaje que estima que la producción se mantendrá.

Las perspectivas para la inversión y el empleo mostraron un panorama menos optimista, manteniéndose un saldo desfavorable entre respuestas positivas (“aumentará”) y negativas (“disminuirá”).

NOTA. Acceda al informe completo y al informe “Foco” de análisis de resultados en www.objetiva.com.uy

NOTA TÉCNICA. En la presente edición de la Encuesta de Expectativas Empresariales de Deloitte participaron 280 gerentes y altos ejecutivos de compañías que operan en el país. La encuesta fue realizada entre marzo y abril de 2016.

Compartir en: