28 de Junio de 2017
Máx. Min.
Vacunos 08 de Noviembre de 2016

El valor agregado de tener animales certificados

La rastreabilidad es el mecanismo que da respuestas sobre los procesos en toda la cadena productiva según su trazabilidad. La eficiencia y rapidez con la que se utilice la rastreabilidad determina la calidad de todo un sistema de trazabilidad.

Vacunos 08 de Noviembre de 2016

El valor agregado de tener animales certificados

La rastreabilidad es el mecanismo que da respuestas sobre los procesos en toda la cadena productiva según su trazabilidad. La eficiencia y rapidez con la que se utilice la rastreabilidad determina la calidad de todo un sistema de trazabilidad.

Tacuarembó/Valdez y Cía/TodoElCampo – Hay dos razones principales para poner marcas o dispositivos de identificación en los animales. El primero es para comprobar la propiedad del animal y el segundo es para identificarlo con propósitos de rastreabilidad. Cuando se detecta un problema en un animal a lo largo de la cadena de producción o en la carne derivada de ese animal, por ejemplo la detección de la enfermedad encefalopatía espongiforme bovina (BSE), es necesario rastrear en la cadena de producción para establecer cuándo y cómo ocurrió el problema. Allí se pueden dar pasos para corregir ese problema y garantizar a los consumidores que el control de calidad en la cadena de producción existe.

La rastreabilidad es el mecanismo que otorga respuestas sobre los procesos en toda la cadena productiva según su trazabilidad. La eficiencia y rapidez con la que se utilice la rastreabilidad determina la calidad de todo un sistema de trazabilidad.

La trazabilidad surgió como consecuencia de los cambios en los gustos de los consumidores en los últimos treinta años y como forma de recuperar la confianza de los mismos hacia el consumo de carne bovina.

Los consumidores de mayor poder adquisitivo priorizan cada vez más los factores no económicos al momento de adquirir un alimento. Priorizan que el producto sea identificable desde el origen, que sea diferenciable con respecto a productos alternativos (por ejemplo, pollo), que sea seguro en términos de salud y que sea saludable para la dieta (nivel de grasa, vitaminas, proteínas, etc.).

Esto no puede dejarse de lado al momento de delinear una estrategia de venta de un producto. Y ahí es cuando se dimensiona la importancia de tener los animales certificados.

Un producto para ser confiable por parte de un consumidor debe ser certificado y ese sello debe estar presente en la etiqueta de venta de dicho producto. Este sello representa para el consumidor, en términos de calidad, que el producto es explícitamente descrito, confiablemente controlado, sistemáticamente verificado y pasible de sanción para el caso de no cumplir con lo especificado (defensa del consumidor).

Además, con la identificación los productores pueden establecer fácilmente bases de datos para monitorear el progreso del animal en términos de ganancia de peso y conversión alimenticia y, de ese modo, llevar un control más estricto durante la producción.

(Texto y foto de Valdez y Cía).

Compartir en: