26 de Junio de 2017
Máx. Min.
Actualidad 31 de Octubre de 2016

El sector agroexportador sería el más beneficiado en el caso de existir un TLC con China

El país asiático vive un proceso de urbanización y un número importante de sus habitantes dejaron de subsistir para comenzar a ser consumidores

Actualidad 31 de Octubre de 2016

El sector agroexportador sería el más beneficiado en el caso de existir un TLC con China

El país asiático vive un proceso de urbanización y un número importante de sus habitantes dejaron de subsistir para comenzar a ser consumidores

Montevideo / TodoElCampo- China, la segunda economía del mundo, pasó de adquirir productos y servicios desde Uruguay por U$S 120 millones en 2005, a U$S 2.200 millones en 2015. Este salto representa el 26 % de las exportaciones del país y el 97 % del mismo ingresan en el sector agro-industrial nacional, constituidos principalmente por la soja desde 2005 y la carne en los últimos cinco años.  

Esta transformación del gigante asiático lo transformó en un socio comercial referente y generó al país la necesidad de conocerlo. “Queremos entender la dinámica del mercado chino”, explicó el director de Asuntos Internacionales del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Mario Piacenza, en conferencia de prensa, pocas horas después de su retorno del país asiático.

Piacenza viajó a China como parte de una misión gubernamental que tuvo como finalidad alcanzar acuerdos bilaterales. Estrictamente en el sector agropecuario, la nutrida comitiva estuvo compuesta por el ministro de MGAP, Tabaré Aguerre, los principales representantes de instituciones públicas y privadas, y posteriormente se le sumaron empresarios de rubros tales como la carne, vinicultura, arroz, soja, forestación, lana y lácteos.

La misión se preparó con tiempo y recibió el aporte del sector privado, dijo Piacenza. Uno de los objetivos principales para profundizar los acuerdos comerciales, fue comprender la lógica económica, el funcionamiento institucional y los asuntos normativas de una cultura milenaria que cuenta con enormes asimetrías con Uruguay, agregó.

TRANSFORMACIÓN

El ministro señaló que China vive un proceso de urbanización muy grande, donde un número importante de personas dejaron de subsistir para comenzar a ser consumidores. Ese fenómeno además de aumentar la demanda cambió el modo de distribución y venta de los productos. Sin embargo, los acontecimientos no se agotan allí, ya que aún tiene alrededor de 400 millones de habitantes que no han salido de la lógica “subsistencia” y seguramente lo harán en los próximos años, comentó.

En ese marco, el gobierno chino busca generar alianzas con países preocupados por la sustentabilidad de la producción, porque de ello depende la capacidad de suministrar a la población del país asiático. Uruguay encaja en ese esquema, explicó Aguerre, porque si hay algo que se debe tener en claro, es que el ingreso a China es con la lógica de calidad y no cantidad.

TLC

Si bien Aguerre reconoce que de concretarse un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, el sector más beneficiado sería el agroexportador, aclaró que Uruguay ya se encuentra en posición de generar diferenciales y agregar mayor valor a la producción nacional. En ese sentido, recordó que “China mueve la aguja” sin llevarse lo mejor del país.

Al mismo tiempo, reconoce una creciente dependencia del mercado asiático para vender las exportaciones nacionales, pero manifestó que es un proceso que se vive de igual manera en toda Latinoamérica.

Más allá de la inmensidad de posibilidades que abren los cinco acuerdos firmados, que se potenciarían con la posibilidad del TCL, Aguerre indicó que el país no descuidará otros mercados. Con la misma lógica que en 2015 se viajó a Estados Unidos y ahora a China, en 2017 se proyecta la visita de Alemania y Rusia.

GRANOS

El titular de agricultura señaló que China sufre la dificultad de ser uno de los países con menor proporción de agua dulce por habitantes del mundo. Debido a esa realidad ha reducido progresivamente los procesos agrícolas, los cuales sólo se desarrollan para cultivos puntuales. Justamente, la soja para consumo humano es una de ellas.

Del otro lado del Pacífico, Uruguay, uno de los países con mayor proporción de agua dulce, ve en ello una oportunidad. El país puede producir de forma sustentable alimentos que requieren de agua, y ese es un valor agregado a la hora de vender calidad, dijo Aguerre.

Asimismo, el acuerdo entre la Institución Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), las facultades de Agronomía y Ciencias de la Universidad de la República (UDELAR), y el Centro de Biología del Estrés Vegetal (PSC) de Shanghai. Este centro cuenta con el banco de germoplasma más importante del mundo en arroz y soja.  

Esta última también es una oportunidad para el sector agroexportador, subrayó el presidente de INIA, Álvaro Roel. El acuerdo firmado permite que a largo plazo, luego de intercambiar genética, cooperar en investigación e intercambio de capacidades humanidades y validad resultados; Uruguay pueda vender soja a China para el consumo humano.

En lo que respecta al arroz, en los próximos días se firmará la habilitación. Puntualmente sobre éste cultivo, el director de la empresa Saman, Leomar Goldoni, explicó que en los próximos años China pasará de importar 4 millones de toneladas a 10 millones. Con esa perspectiva, dijo que el país debe recorrer el camino de reconocimiento del país asiático y estar atento a los pequeños detalles para lograr que acepten el arroz nacional, que es el de mejor calidad mundial.

LÁCTEOS

Conaprole ingresa a China desde hace 15 años y la demanda crece rápidamente. Dicho país, donde la leche es consumida únicamente por niños, sufrió hace algunos años una gran intoxicación con leche hidratada contaminada que provocó decenas de muertes. Luego de ello, expresó el ministro, la población tiene una gran sensibilidad por el tema e invierte mucho dinero en la compra de leche fluida.

No obstante, aunque la habilitación sanitaria está, Uruguay se ve en desventaja con Nueva Zelanda y Australia, producto que ambos países ingresan sin aranceles gracias a los acuerdos de TLC. En ese marco, las posibilidades del país se reducen a los quesos, agregó.   

CARNE

En carne se comenzó con “un trabajo agresivo” donde “nos aspiraron”, argumentaron representantes de la industria. Acotaron que en China, la labor “recién comienza a profundizarse”.

A FUTURO

Mientras tanto, el presidente de INIA reconoció que se trabajan en proyectos para incrementar las relaciones en arroz y carne.

Por otro lado, dentro de poco seguramente existan novedades miel y arándanos, dijo Aguerre.

Producción y redacción: Damián Musso Sosa

 

Compartir en: