19 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Lechería 15 de Marzo de 2017

El proyecto Tambo y Energía reportó mejoras en infraestructura y ahorro energético en tambos

Aguerre subrayó que la responsabilidad de una buena gestión de los servicios ecosistémicos de la Cuenca del Santa Lucía no necesariamente es una obligación de los productores, y por ello el ministerio trabaja para apoyarlos.

Lechería 15 de Marzo de 2017

El proyecto Tambo y Energía reportó mejoras en infraestructura y ahorro energético en tambos

Aguerre subrayó que la responsabilidad de una buena gestión de los servicios ecosistémicos de la Cuenca del Santa Lucía no necesariamente es una obligación de los productores, y por ello el ministerio trabaja para apoyarlos.

Montevideo – TodoElCampo- El proyecto Tambo y Energía, de Promoción a la Mejora de la Eficiencia Energética y Uso de Energía Renovable del BID/FOMIN (Banco Interamericano de Desarrollo /Fondo Multilateral de Inversiones), y Conaprole, presentó este martes sus resultados finales, en jornada desarrollada en el hotel Holiday Inn (Montevideo). 

Según manifestaron Gabriel Oleggini, subgerente en Producción de Leche y Relaciones Cooperativas en Conaprole y director del proyecto, y Pablo Darscht, coordinador del mismo, entre octubre de 2013 y febrero de 2017 fueron auditados establecimientos en todo el país, en su mayoría tambos de mediana escala (46 %). De acuerdo a esos resultados, se recomendaron en promedio 10 medidas para ahorrar, o disminuir  los costos de la energía eléctrica. Tras haber realizado 540 auditorías energéticas, 292 productores invirtieron más de U$S 1.400.000 en implementar alrededor de 400 medidas de eficiencia energética en sus establecimientos, informaron.

Las auditorías revelaron que los tambos pequeños consumían más energía, en promedio 75 kilowatts por cada mil litros de leche, mientras que los establecimientos medianos 49 kilowatrs y los 39, por lo que aseguraron que “la escala incide e incide mucho”.

Explicaron que las recomendaciones surgidas en las auditorías fueron acerca de las medidas de reducción del costo energético, donde se destaca la reconversión de reactivos, ajuste de tarifa, y por otro lado el uso de un tanque de frío adecuado al establecimiento, timer o bomba de vacío.

Sin embargo, reconocieron que no se podía trabajar en la eficiencia energética en algunos establecimientos donde las instalaciones no eran adecuadas, por lo que primero se procedió a realizar propuestas de mejora en la seguridad eléctrica, generalmente vinculadas las características del tablero, la llave diferencial y la puesta a tierra.

Además de que en todos los casos hubo ahorro de energía, los números demuestran que el proyecto tuvo “una alta aceptación”, con un 88 % de los productores que tomaron medidas, y el 82 % de ellos manifestaron que el servicio brindado durante la auditoría fue bueno.

LA ENERGÍA QUE NO SE GASTA

“En el mundo se asocia a que la mejor energía es la que no se consume”, aseguró Gonzalo Casaravilla, presidente de la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE), y agregó que UTE está asociado a ello a través de la eficiencia energética.

Por su parte, Juan José Taccone, representante del BID en Uruguay, agradeció a UTE y a Conaprole por hacer parte al FOMIN del proyecto, porque “como institución de desarrollo uno de los temas centrales que cada vez nos desafía más, mirando hacia el futuro, es el tema de la necesidad imperiosa de la innovación”. Señaló que el comienzo del proyecto era un desafío, porque era incursionar en cosas dentro de un sector productivo tradicional del país para realizar cambios en cómo se hacían las cosas desde varias décadas. “Nos sentimos orgullosos de haber contribuido con un pequeño granito de arena a instalar la discusión y el tema en el país”, acotó.

“Es un proyecto que Conaprole lo tomó con muchísima responsabilidad”, aseguró Alejandro Pérez Viazzi, vicepresidente de la cooperativa. Además, destacó la participación público-privada y el financiamiento.

Agregó que la iniciativa fue “bienvenida” en los tambos, ya que la energía eléctrica es imprescindible para los productores lácteos y, su uso eficiente, un gran beneficio. “Están sentadas las bases con este proyecto de eficiencia energética para los nuevos desafíos y nuevos proyectos, en cuanto a la cantidad y calidad de energía que necesitan los tambos, porque permanentemente tenemos que estar incorporando tecnología”, indicó. Tal es así, que Conaprole comenzó a manejar la posibilidad de continuar con las acciones más allá del proyecto finalizó.

PRODUCTORES DESTACADOS

A modo de cierre de la actividad, se otorgaron reconocimientos a los productores que se destacaron durante el proyecto.

En ese sentido, se premió al Establecimiento Lechero con el mejor aprovechamiento de la Energía Eléctrica (previo al proyecto), perteneciente a María H. Esperben (Mat.2-9389), departamento de Flores, Zonal Conaprole San José.

Se entregó un reconocimiento compartido para los Establecimientos Lecheros con el mayor número de implementaciones en Eficiencia Energética, correspondientes a Comunidad Mundo Azul (Mat.2-9570), departamento de San José, Zonal Conaprole San José. Y, también, para Jorge E. Roland (Mat.2-9135), de Colonia Miguelete (Colonia), Zonal Conaprole Lito Sur.

Por último, se premió al Establecimiento Lechero con mejores resultados en Eficiencia Energética, de Horacio N. Albín (Mat.2-2053), de Colonia Concordia (Soriano), Zonal Conaprole Lito Sur.

GESTIÓN DE EFLUENTES

En 2016 el proyecto comenzó a abordar la gestión de efluentes, explicó Darscht, como otro elemento fundamental a la hora de promover la competitividad de los tambos como sistemas productivos sustentables.

Según informó Manuel Giménez, ingeniero hidráulico integrante del equipo multidisciplinario que abordó el tema, se diagnosticó la situación ambiental de 40 tambos de diferente porte, para luego elaborar proyectos de inversión en ingeniería y definir grupos de paquetes tecnológicos que facilitaron la adopción de soluciones para gestión de efluentes, conforme a la normativa ambiental vigente.

Asimismo, se capacitó a 50 técnicos asesores de productores lecheros y se realizó la validación de diferentes tecnologías de impermeabilización de lagunas de efluentes y sistemas de aplicación a terreno.

ECONOMÍA CIRCULAR Y TAMBOS SUSTENTABLES

Agua, riego, efluentes y energía “no están desvinculados”, sostuvo al cierre de la jornada Tabaré Aguerre, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), quien explicó que en el mundo se puso de moda la Economía Circular, entendida como la gestión inteligente de todos los subproductos de determinados procesos. “El planeta de los 9 mil millones de habitantes del que se habla (para el 2050), se encuentra en el desafío de encontrar suficiente inteligencia en los procesos que alimenten una Economía Circular, donde lo que eran desechos se transforman en co-productos o en materias primas en la producción de algún otro producto”, agregó, como en el caso de las propuestas de efluentes hechas por el proyecto Tambos Sustentables.

“Yo me he cansado de explicar que los problemas de la Cuenca del Santa Lucía no están cien por ciento asociados a la intensificación productiva de los últimos 10 o 15 años. Yo creo que tiene que ver con una agricultura realizada con un sistema de laboreo no sustentable, con altos indicadores de erosión que llevaron materia orgánica a los distintos causes de la cuenca”, argumentó el jerarca.

En ese sentido, “la responsabilidad de los servicios ecosistémicos de una buena gestión de la cuenca no necesariamente tiene que ser una obligación del productor”, subrayó el titular del MGAP, y por ello manifestó que el ministerio trabaja desde hace tiempo en ese asunto –planes de lechería sostenible y subsidio de U$S 16 mil para gestión de Uso y Manejo de suelo y la construcción de sistemas de tratado de efluentes en Paso Severino (Florida)-, con el respectivo apoyo de privados como Conaprole, finalizó.

Producción y redacción: Damián Musso Sosa

Fotos: Facebook Tambo Sustentable. Más ecoeficiente.

 

 

 

Compartir en: