23 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 10 de Marzo de 2017

El paro ferroviario contrario a los intereses del ferrocarril y del país

Con la nueva planta de UPM uno de los sectores más favorecidos será el del ferrocarril y los trabajadores que directa o indirectamente se vinculan a él. Los trabajadores de AFE deberían ser uno de los núcleos que más tendrían que apoyar las gestiones que el Ejecutivo.

Actualidad 10 de Marzo de 2017

El paro ferroviario contrario a los intereses del ferrocarril y del país

Con la nueva planta de UPM uno de los sectores más favorecidos será el del ferrocarril y los trabajadores que directa o indirectamente se vinculan a él. Los trabajadores de AFE deberían ser uno de los núcleos que más tendrían que apoyar las gestiones que el Ejecutivo.

Hébert Dell’Onte Larrosa – Montevideo – TodoElCampo – Técnicos de UPM llegaron de Finlandia con el fin de realizar un trabajo técnico en el tramo férreo Montevideo-Paso de los Toros, pero tuvieron que regresar a Europa sin concretar su trabajo por una medida sindical. El ministro Víctor Rossi dijo que una medida sindical no significa un obstáculo para la instalación de la nueva planta de celulosa en tanto que el sindicato aclaró que el paro “no fue contra UPM”.

Uno de los temas que durante varios días de febrero marcó fuertemente las crónicas periodísticas fue el del viaje de la delegación uruguaya encabezada por el presidente de la República Dr. Tabaré Vázquez por varios países de Europa con el objetivo principal de conseguir las inversiones necesarias para los trabajos de infraestructura que exige la instalación de una nueva planta de UPM. En esa infraestructura el ferrocarril adquiere un protagonismo especial al ser considerado por el gobierno como el instrumento más adecuando para el transporte de lo que la planta produzca.

El interés del gobierno se fundamenta en que la instalación de una nueva planta sería un fuerte motor de la economía beneficiando a todo el país y generando importantes fuentes de trabajo. Uno de los sectores claramente favorecidos será el del ferrocarril y en consecuencia los trabajadores que directa o indirectamente se vinculan a él. Por eso es lógico pensar que los trabajadores de AFE deberían ser uno de los núcleos que más tendrían que apoyar las gestiones que el Ejecutivo realiza pues se aseguran mejoras claras y definidas para la empresa a la que pertenecen y les da trabajo, potenciando la capacidad de acción de los trenes y a los propios trabajadores.

Sin embargo el sindicato de AFE no lo entiende así y en vez de apoyar todo aquello que podría hacerle bien a la empresa y a los trabajadores ferroviarios, parece hacer un juego contrario a sus propios intereses.

Esta semana llegó a Uruguay una delegación de técnicos finlandeses con el fin de analizar las vías férreas en el tramo Montevideo-Paso de los Toros, para lo cual alquilaron una locomotora de Servicios Logísticos Ferroviarios, pero un paro decretado por el sindicato del ente ferroviario les impidió realizar el trabajo por el cual viajaron tantos quilómetros y debieron regresar a su país sin cumplir la tarea.

UN HECHO “DESGRACIADO”.

El ministro de Transporte y Obras Públicas Víctor Rossi definió lo sucedido como un hecho “desgraciado” e intentó restar importancia a la situación generada.

Rossi dijo que una medida sindical no significa un obstáculo para la instalación de la nueva planta de UPM.

“Es desgraciado que no se haya podido hacer un estudio que se demora y se hará un poco después”, dijo y agregó que la “expectativa negativa que pudiera afectar un proyecto como el de UPM es desproporcionado”.

LA EXPLICACIÓN DE LOS TRABAJADORES: “NO FUE CONTRA UPM”.

Ayer la Unión Ferroviaria (sindicato de los trabajadores de AFE) emitió un comunicado explicando que el paro del martes pasado fue sorpresivo y se debió a un conflicto que se arrastra desde 2011 motivado por la pérdida de ingreso entre el 30 % y 50 % en el sector conducción. También el sector de los señaleros está en conflicto por la caída de un convenio.

El texto explica que el paro fue sorpresivo y se comunicó a las 23,50 horas del día anterior. La Unión Ferroviaria aclaró que “no realizó un paro contra UPM” sino motivada por el conflicto mencionado.

LA IMAGEN DE URUGUAY.

Claramente la decisión sindical no fue contra UPM.

El tema central no es la empresa finlandesa sino la imagen que Uruguay da precisamente en una iniciativa en la que está embarcado y ha dado señales claras de cuánto le interesa. Señales en lo interno como al mundo, que quizá no sean de interés de los sindicalistas de AFE pero que afecta a éstos porque el proyecto de la segunda planta de UPM está vinculado muy fuertemente al ferrocarril.

La Unión Ferroviaria reivindicó la legitimidad de la  medida sindical, pero eso no está cuestionado. Una medida legítima no quiere decir que sea inteligente, ni que favorezca los derechos de quienes dice defender.

Compartir en: