24 de Junio de 2018
Máx. Min.
Actualidad 05 de Enero de 2013

El mundo nos sigue empujando

¿Quién decide la política económica? Para Juan Peyrou "poner en pie de igualdad a Gabriel Frugoni y Pablo Bonomo con Fernando Lorenzo y Mario Bergara es reflotar los temores que el empresariado uruguayo tiene".

Actualidad 05 de Enero de 2013

El mundo nos sigue empujando

¿Quién decide la política económica? Para Juan Peyrou "poner en pie de igualdad a Gabriel Frugoni y Pablo Bonomo con Fernando Lorenzo y Mario Bergara es reflotar los temores que el empresariado uruguayo tiene".

Ing. Juan Peyrou/Todoelcampo – Estamos en un  año muy favorable y auspicioso y en este ingreso al 2013 con un panorama externo muy promisorio también, cerramos el año con el susto de que pasaría en Estados Unidos con el abismo fiscal y cómo iba a repercutir la crisis de ese país en el resto del mundo, pero todo parece indicar que el mundo se encamina a un año más despejado que lo que fue el inicio del año pasado que estuvo al borde del estallido.

CHINA EMPUJA, CRECE Y COMPRA. China recupera su tasa de crecimiento y se ha convertido en el segundo cliente del Uruguay; además China expandió su demanda a otros productos, comenzó por los granos, siguió por los lácteos y ahora parece tener una presencia bastante notoria con la carne vacuna.

El mundo nos sigue empujando, son 10 años de crecimiento ininterrumpido, y el mundo nos dice que produzcamos tranquilos que nos comprarán todo lo que hagamos, esas son señales muy alentadoras.

NUBARRONES Y TORMENTAS INTERNAS. Pero no todo es auspicioso y aparecen algunas sombras increíblemente creadas desde nuestro propio país, aparecen algunas tormentas desde el plano interno y el peor mensaje que puede recibir el sector agropecuario como sector exportador hegemónico de la economía uruguaya, es que la competitividad va a seguir siendo relegada a un segundo o tercer plano priorizando otros objetivos, seguramente loables todos, pero para el sector exportador es una mala noticia aumentada ahora con el reconocimiento explícito y oficializado de la existencia de dos equipos económicos que se sabía existían aunque cierta parte del gobierno lo negara o desmintiera.

Hoy nos dan la noticia de que se reúnen para tratar de dirimir las diferencias lo que sin dudas va a significar sacrificar algunos de los objetivos que el primer equipo económico tenía planteados y que creo  era el equipo que a la sociedad le daba más confianza, daba más certezas y generaba menos incertidumbres.

Hoy poner en pie de igualdad a Gabriel Frugoni y Pablo Bonomo con Fernando Lorenzo y Mario Bergara es reflotar los temores que el empresariado uruguayo tiene. Eso implica volver a  poner sobre el tapete temas que relegan el valor del trabajo.

Hay una propuesta del Mpp de establecer una renta general donde todos los ciudadanos del Uruguay, ricos y pobres tengan una renta del estado que cobrarían por una ventanilla todos por igual, trabajen o no, produzcan riquezas o no, todos ganarían lo mismo. Uno se cuestiona con esta medida tan simpática ¿qué se está premiando aquí?; ¿de dónde van a salir los recursos?

Seguramente saldrán del sector privado que es el que genera la riqueza con sus esfuerzos, y se premia a aquel que no trabaja y que por ende no genera riqueza. La idea que se ve es que da lo mismo trabajar que no hacerlo, eso significa un gran desaliento para la generación de producción de la economía uruguaya.

HACER LO MÍNIMO PARA VIVIR. Recordemos aquella frase del hoy presidente José Mujica cuando era candidato elogiando a una tribu africana que se caracterizaba por no trabajar nunca y hacer lo mínimo para vivir y que ese era el modelo del hoy presidente de la República.

Tenemos un escenario donde Opypa nos dice que por sexto año consecutivo el sector agropecuario crece a tasas 0 o lo que es lo mismo no crece.

Nosotros hemos insistido en que en este escenario extremadamente favorable que nos brinda el mundo lo estamos tirando por la ventana desde el punto de vista agropecuario.

Es cierto que la economía uruguaya crece, pero lo hace en forma deformada, los que producen para el exterior están en tasas de crecimiento cero desde hace muchos años, una gran parte del problema es la competitividad que ha sido relegada y estamos asistiendo a manotazos de ahogado cuando sale el Banco Central a gastar cifras históricas para comprar dólares, se habla de 120 millones en 1 día, luego de haber subido la tasa de interés de referencia que traía como consecuencia una caída del dólar, y ahora sale por la otra punta  tratar de compensar ese problema y esto no augura buenas noticias porque comprar dólares a lo loco se hace en base a lanzar moneda nacional al mercado y eso aumenta la inflación y para que ello no ocurra el gobierno retira luego el dinero con letras de regulación monetaria favoreciendo la entrada de dólares para ganar rentas en ese diferencial de interés.

Ese círculo vicioso para mejorar la demanda de dólares terminó mejorando la oferta de dólares en el largo plazo, no atacándose las verdaderas causas del problema que radican en el gasto público que está fuera de control, más allá de que al gobierno no le gusten estos adjetivos.

Ayer veíamos con satisfacción la noticia de que el gobierno se plantea controlar el gasto, cosa que es lo primero que debería haber hecho y no esta fiesta inolvidable que hemos estado viviendo en los últimos 6 o 7 años que termina con el último peso que entra a la caja, cosa que definió creemos erróneamente el entonces ministro de Economía Danilo Astori cuando señaló que se debía ocupar todo el espacio fiscal disponible y gastar hasta el último peso, no ahorrar y vamos dejando para nuestro hijos y nietos un mundo cada vez más complicado desde el punto de vista financiero.

(En la fotografía Gabriel Frugoni y Fernando Lorenzo, foto de Presidencia).

Compartir en: