23 de Junio de 2017
Máx. Min.
Agricultura 16 de Agosto de 2016

El margen de la soja sería de U$S 280/ha en la próxima campaña, según análisis de Deloitte

La soja sigue "generando impactos relevantes en la economía uruguaya; es clave para sostener unos 14.200 empleos en la economía, incluyendo a trabajadores agrícolas, proveedores y transporte".

Agricultura 16 de Agosto de 2016

El margen de la soja sería de U$S 280/ha en la próxima campaña, según análisis de Deloitte

La soja sigue "generando impactos relevantes en la economía uruguaya; es clave para sostener unos 14.200 empleos en la economía, incluyendo a trabajadores agrícolas, proveedores y transporte".

Montevideo / TodoElCampo- Se presentó en la Cámara Mercantil de Productos del País, el informe del Observatorio de Oleaginosos del Uruguay sobre la zafra 2015-2016. El estudio fue financiado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y desarrollado por la consultora Deloitte.

Según manifestó el socio de Deloitte y disertante de la jornada, Pablo Rosselli, las precipitaciones del mes de abril alcanzaron un máximo en el núcleo sojero y ello repercutió en los rendimientos. En ese sentido, indicó que el rendimiento en la soja cayó un 27 % en la soja de primera y 38 % en la de segunda. El promedio nacional es de 1.970 kilogramos por hectárea.

También influyó que los valores internacionales propiciaron el descenso del 15 % del área de siembra, la mayoría de ella marginal, lo que al final terminó por ser positivo, porque concentró los esfuerzos del sector donde realmente era fructífero cultivar y desechó aquellos lugares donde el cultivo se sustentaba sólo en momentos de precios altos.

En la pasada campaña el exceso de humedad llevó a que el 84 % de la soja tuviera que pasar por secador, ya que el promedio fue de 16,9 %, lo que superó en 2,9 % el valor aceptado.

Respecto al rendimiento –en seco, se quita la merma por humedad y grano dañado por encima del 8 %-, se observa una reducción de los rendimientos del 30 %, 1.800 kilogramos, lo que significa el menor rendimiento desde la campaña 2010-2011.

AJUSTES EN LOS COSTOS

Según Rosselli, en respuestas al cambio del contexto internacional, a una menor área, a menos producción y al tipo de cambio; los costos del sector se redujeron. Las estimaciones indican que el costo por hectárea fue de U$S 391, 15 % menos que la zafra anterior. Es algo que se encuentra en proceso y que seguramente se verá en las próximas zafras, adujo el economista.  

Sin embargo, a pesar de la merma en la inversión de implantación y cosecha del cultivo, el costo de calidad post cosecha creció fuertemente, explicado por las condiciones climáticas. El aumento para la soja de primera fue de U$S 45 y para la de segunda de U$S 47.

PRECIOS

Luego de ubicarse en valores muy bajos en el segundo semestre del 2015, la cotización de la oleaginosa repuntó en el inicio del 2016, y se llegó a ubicar por encima de los U$S 400. Sin embargo, explicó el economista, una parte importante de los productores vendieron a fututo, siendo el 35 % antes del 15 de diciembre, y el 24 % entre enero y febrero.

Por otro lado, el precio promedio de la soja local en esta temporada estuvo en torno a los U$S 330, valor igual al de la zafra anterior.

RENTA DE LA TIERRA    

El estudio de la consultora indica que descendió el valor de la tierra, lo que incentivó a reducir la renta agrícola, lo que benefició a la soja, que se realiza en un 70 % en tierras arrendadas. En el proceso de cambio del ciclo económico para la agricultura, se observó a partir de estimaciones una renta de secano un promedio de U$S 215 por hectárea, descenso del 7 % respecto al año anterior. El guarismo varía según la región, al ser que en el noreste estuvo en U$S 120, en el centro en U$S 180 y en el litoral U$S 240.

IMPACTO SOBRE LA ECONOMÍA

Los argumentos detallados anteriormente provocaron un descenso de las exportaciones y una caída de U$S 1.140 millones a U$S 820 millones en soja, por lo cual la oleaginosa se vuelve a ubicar en el tercer escalón de las exportaciones, detrás de la carne y la celulosa.

El impacto económico de la soja indica que de cada U$S 100 exportados, U$S 71 son de valor agregado. Ello es una clara muestra del impacto en el mercado laboral que tiene el producto, dijo Rosselli, quien agregó que la actividad zafral brinda trabajo a 1.700 transportistas y a 14.200 en toda la cadena de valor.

PERSPECTIVA

Hacia el futuro, el economista de Deloitte destaca que el sector continúa un proceso de reducir los costos, algo sumamente positivo. Si bien la ausencia de semillas generará un aumento en el entorno de los U$S 40 para la campaña 2016-2017, dijo que es algo circunstancial, producto del clima.

Por otro lado, el margen del cultivo se ubicaría en el entorno de los U$S 280 por hectárea, algo que es notoriamente mayor a los dos ciclos anteriores.

Para Rosselli, el sector debe dar un salto en la productividad. A su entender, Uruguay nunca logró buenos rendimientos por hectáreas y su éxito siempre se basó en los buenos precios. Allí está el desafío en los próximos años.

EL OBSERVATORIO

El Observatorio de Oleaginosos del Uruguay fue creado por la Asociación de Oleaginosos en conjunto con el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), la Facultad de Agronomía y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

El siguiente es el análisis de Deloitte (fuente Interacciona).

Compartir en: