27 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Lechería 28 de Junio de 2016

"El forraje es la base de la competitividad", afirmó Pablo Chilibroste

El profesor e investigador de UDELAR y UTEC dijo que el país mejoró en los últimos años la dotación de recursos para la lechería, pero que aún está lejos de los países de vanguardia.

Lechería 28 de Junio de 2016

"El forraje es la base de la competitividad", afirmó Pablo Chilibroste

El profesor e investigador de UDELAR y UTEC dijo que el país mejoró en los últimos años la dotación de recursos para la lechería, pero que aún está lejos de los países de vanguardia.

Montevideo / TodoElCampo- Durante el Foro de INALE; Tendencias y desafíos de la lechería mundial Chilibroste, respondió a la pregunta de si es factible un sistema todo terreno en un mercado internacional con precios volátiles: “La respuesta es no”, comentó posteriormente en diálogo con TodoElCampo, basado en investigaciones realizadas por UDELAR y el Instituto Nacional de la Leche (INALE), por separado.

Las dificultades actuales del mercado lácteo las sufren tanto los sistemas malos como aquellos que son buenos. Igualmente, éstos últimos están algo mejor, aclaró.

Sostuvo que dentro de los sistemas se observan diferencias marcadas, y muchas de ellas tienen que ver con la capacidad de integrar dietas de forma estructural y por la eficiencia de uso de los recursos en general.

Luego de los elementos estructurales, explicó que hay otros que no se pueden captar por parte de las investigaciones, porque se refieren a la calidad de control de procesos de los equipos técnicos de cada predio.

EL FORRAJE, LA BASE DE LA COMPETITIVIDAD

Para Chilibroste, las estrategias de los predios deben mantenerse en base a la infraestructura de los mismos, sin pasar por alto nunca la importancia del pastoreo. “Creemos que el pastoreo le da sostenibilidad a los sistemas, un soporte desde el que uno puede construir distintas estrategias”, reflexionó.

A su entender, el forraje es “la base de la competitividad”, tanto cuando se pasa por buenos momentos y el productor sólo tiene que mirar el paisaje durante el viaje, como cuando se debe aferrar al volante en períodos complejos, con la idea de no claudicar en el intento. Para ello, debe tener capacidad de producirlo y cosecharlo, agregó.

Ante la imposibilidad de un sistema productivo todo terreno, los productores deben optar por uno que tenga cierta versatilidad para poder capturar buenos resultados y rentabilidad en las relaciones de precios.

 NÚMEROS EN ROJO

Informó que los cálculos hechos por UDELAR indican que los sistemas no tienen sostén con menos de U$S 0,26 por litro de leche. Dicho cálculo coincide con las perspectivas que tienen tanto FUCREA como INALE.

Por ello, no dudó en la necesidad de tomar medidas importantes para el sector en el caso que se mantenga la situación actual.

LEJOS DE LOS PUNTEROS

Aunque Uruguay ha mejorado mucho en las dotaciones de recursos y en el nivel de trabajo de la investigación, enfatizó en que igual se está lejos de países vanguardistas en la lechería; como Australia, Nueva Zelanda, Irlanda y Estados Unidos.

Insistió que la diferencia se ve en todos los aspectos, desde los recursos físicos hasta los humanos. Para ponerlo en blanco y negro, sostuvo que “hoy el país tiene solamente un tambo preparado para hacer investigación y es el de INIA (Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria)”. El resto, son tambos marginales como para desarrollar la investigación que el país precisa.

Aclaró que se comienza a recorrer ese camino y que el sector debe exigir a las instituciones, porque en realidad “no hay mucho para inventar, si hay mucho para desarrollar”.

¿CÓMO SE COMPORTAN LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN URUGUAYOS?

Por su parte, el integrante de INALE, Gabriel Giudice, dijo que en Uruguay existen siete sistemas de producción láctea. Unos, con fuerte componente de suplementación, tres o cuatro centavos más caros que otros, que tienen base pastoril. En última instancia, aunque el punto de partida es diferente, lo que importa “es la gestión del sistema de producción”, subrayó.

Más allá de las características de los siete sistemas productivos, hay productores muy pequeños y de enormes dimensiones en todos ellos. No obstante, Giudice reconoce que la escala incide a la hora de adoptar medidas determinadas prácticas tecnológicas.

Informó que en general los sistemas de mayor nivel de suplementación, tanto en reservas como en concentrados, son los más grandes. Ello es normal, porque el control del pasto no es fácil en grandes unidades. Por el contrario, los sistemas pastoriles se adaptan mejor a predios chicos, comentó.

Aclaro que la productividad no tiene mucha relación con el costo unitario, pero igualmente deja un mayor margen en el negocio. Entonces, “el camino está por aumentar la producción y el uso del pastoreo”, finalizó.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: