15 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Vacunos 06 de Marzo de 2017

"El Estado es ineficiente, insensible y voraz" y a los productores "la desesperanza nos invade", indicó la presidente de SRD

Mabel Puig, titular de la Sociedad Rural de Durazno, subrayó que el gobierno incentiva la llegada de inversiones extranjeras con beneficios fiscales, mientras a los productores se les incrementan los impuestos.

Vacunos 06 de Marzo de 2017

"El Estado es ineficiente, insensible y voraz" y a los productores "la desesperanza nos invade", indicó la presidente de SRD

Mabel Puig, titular de la Sociedad Rural de Durazno, subrayó que el gobierno incentiva la llegada de inversiones extranjeras con beneficios fiscales, mientras a los productores se les incrementan los impuestos.

Durazno – TodoElCampo- Mabel Puig, presidente de la Sociedad Rural de Durazno (SRD), lamentó la carga que recae sobre el sector agropecuario y manifestó que el país está estancado, durante la conferencia de prensa que brindó en la 104° edición de Expo Durazno el pasado sábado.

Señaló que actualmente para producir se debe ser inteligente, ya que las obligaciones que impone el gobierno al sector hacen necesario “apretar el bolsillo”, pero sin inversión “no existe desarrollo”. Por lo tanto, argumentó que los productores están “desestimulados a innovar” o “aumentar la producción”, porque con ello “lo único que conseguiremos son más problemas y más impuestos”.

“La desesperanza nos invade y nos predispone a no enfrentar riesgos y desafíos. La desesperanza es un sentimiento negativo que nos hace sentir que no hay soluciones, que esto no cambia más”, agregó.

EL MENSAJE EQUIVOCADO 

Continuó su oratoria e indicó que hoy en día el mensaje brindado a los jóvenes que estudian y se capacitan es que, si progresan y mejoran sus ingresos, “tendrán que contribuir cada día más a financiar a un Estado fuera de control, y a quienes sin esfuerzo ni trabajo disfrutan de los derechos de haber nacido en esta tierra”.

Mientras se vive un momento difícil que es acompañado por el contexto internacional; con precios de productos primarios inestables, mayores costos y un valor del dólar que no acompaña a la producción, expresó Puig, los servicios públicos son cada vez más caros y de menor calidad. “Oímos que se gastaron miles de dólares en una fiesta, millones en un avión, otros millones para rescatar una empresa que en unos meses estará en la misma situación (…) y nosotros, ¿cómo estamos? ¡Estamos cansados porque la plata no alcanza, hay déficit y tenemos que poner más!”, enfatizó.

Insistió que se trata de un Estado “ineficiente, insensible y voraz”, que además “no logra prevenir el delito, no disuade, no reprime y no rehabilita eficazmente”.

QUEREMOS TRABAJAR

Según Puig, el sector productivo, motor de la economía nacional, solo quiere “vivir y trabajar”, pero desde el mismo sienten que “nos miran pensando cuánto más les podremos aportar”. En ese sentido, apuntó: “sabido es que es un sector que en la bonanza invierte, pero hoy nos asfixian los costos productivos”.

Por otro lado, recordó que se incentivan la llagada de grandes inversiones, que son beneficiosas para el país, pero tienen beneficios fiscales que los productores sienten injustos.

También se refirió a los consejos salariales y señaló que se laudan salarios que miran hacia una sola dirección, lo que provoca el enfrentamiento de intereses en vez de conciliar. Acotó que no quiere confrontar ni fragmentar, porque todos son parte de una misma cadena y los productores son “defensores de los intereses de todos, ojalá todos ganáramos más, pero hoy se está frente al riesgo de aumentar la desocupación y, de hecho, ya es notorio el aumento en la oferta de mano de obra”, acotó.

ÉXODO RURAL

“La emigración del campo no disminuye, día a día siguen desapareciendo productores; pequeños productores que pasan a engrosar la lista de desempleo”, sostuvo.

Además, indicó que la población rural cada vez más envejecida y “quienes nos hemos criado en el campo, vivimos y trabajamos allí, somos parte de una cultura en extinción”, que se ve amenazada por “una ley de herencias despiadada”, comentó.

“Valoramos esfuerzos por planes de electrificación rural, no solo como un derecho a vivir en mejores condiciones sino también por su incidencia en la producción, pero hay servicios que se van, frente a la ley de inclusión financiera, un BROU (Banco de la República), está en retirada de las pequeñas poblaciones”, argumentó y agregó: “las escuelas también se cierran”.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

foto:prensa IDD

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en: