28 de abril de 2017
Máx. Min.
Vacunos 21 de marzo de 2017

"El costo país es terrible", sostuvo el presidente de la Cámara de la Industria Frigorífica.

Alberto González, director del Frigorífico Las Piedras y presidente de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), señaló que sería beneficioso para el rubro ganadero instrumentar una integración de la cadena cárnica.

Soriano – TodoElCampo- El Futuro de la Cadena Cárnica congregó a especialistas del rubro en la sala de conferencias de Expoactiva Nacional, organizada por la Asociación Rural de Soriano (ARS).

“Ninguna otra producción agropecuaria tiene la solidez que tiene la producción ganadera”, aseguró el disertante Alberto González, quien además integra la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

Argumentó que una de las mayores virtudes de la carne es su comercialización en los cinco continentes y, si bien todos los países son productores, en mayor o menor medida, el núcleo se encuentra en el Mercosur.

Justamente –dijo-  el gran desafío para la región será exportar carne al mundo dentro de 10 años.

LOS PROBLEMAS DEL SECTOR

Señaló que el sector tiene problemas y algunos de ellos son solucionables, sobre todo los internos. En ese marco, manifestó que no ve con buenos ojos ahondar en dicotomías de opiniones sobre aspectos que están impuestos por ley y no se pueden modificar. González se refirió concretamente a la trazabilidad, la cual considera “un baluarte que tiene la producción de carne en Uruguay”, y, discusiones como si es económica o antieconómica, no empañan una realidad: “es un instrumento que bien utilizado, va a dar sus frutos”, enfatizó.

A su vez, insistió que Uruguay debe ser preciso a la hora de la exportación, porque a diferencia del resto de la región, el país tiene reducidas sus posibilidades de crecimiento hacia el exterior.

Uruguay presenta una gran diferencia con los otros productores de la región, ya que debe crecer hacia afuera. Y para ello, la trazabilidad es un valor agregado, al igual que la topografía y el clima, añadió.

EL TRABAJO DE LOS PRODUCTORES

Por otra parte, González destacó el tesón de los productores que han invertido en genética de manera constante, lo que garantiza una “base genética que es apetecible por el mundo”, ya que “no es lo mismo la carne que puede producir un país tropical que Uruguay”, enfatizó. Y más, recordó el industrial, en un mundo que come el 30 % de las carnes enteras y el resto procesada.

Si bien aclaró que la ganadería uruguaya aún tiene mucho por hacer, “algo sabido por todos”, argumentó que la cuestión radica en que cada parte que interviene en el sector, sepa hacia sus adentros qué es lo que busca hacer y cómo. Subrayó que es muy fácil deducir que se tienen que cambiar los guarismos de producción, destete, procreo y la producción de kilogramos de carne por hectárea, “lo difícil es aplicarlo”, reflexionó.

Según manifestó el industrial, desde hace años se está en tratativas para la instrumentación de una integración sectorial que no se logra concretar. Para González, si se logra la instrumentación de una integración, no caben dudas que el país avanzará, porque se tiene “un producto que es noble”, además de “condiciones como nadie de trabajar en bienestar animal”, agregó.

Asimismo, insistió que también se debe consolidad el liderazgo en sustentabilidad e inocuidad alimentaria al consumidor.  Ello será posible porque “tenemos la trazabilidad” y “políticas de gobierno que en el pasado se han instrumentado, como es la imposibilidad de la utilización de hormonas (…) la hormona no abre mercados, cierra mercados”, comentó.

LA COMPETITIVIDAD, UN SIGNO DE INTERROGANTE

Para González, la capacidad competitiva de Uruguay es una “gran signo de interrogación”. Si bien el Mercosur crecerá como el mayor exportador del mundo, también aclaró que en ese mapa Uruguay es el “último de la clase en materia de competitividad”.

Una vez más citó a los productores y dijo admirar “las mil piruetas que tienen que hacer para tratar de llegar a la industria con un animal que nosotros lo transformemos en carne y que sea de los atributos que estoy hablando”. Y “todavía le pedimos que lleguen en precio” y “nosotros tenemos que producir en precio para competir con los demás”.

Por ende, pidió unilateralidad de criterio y se preguntó cómo piensa el gobierno que el sector puede vender la carne; “venderla bien, cobrarla lo mejor posible y que sea rentable para todos nosotros”. “Acá a nadie le da hoy, pero no es que no le dé porque la vende mal o la compra mal, sino porque en el medio es terrible”. “Es terrible el costo país”, de “la energía, los combustibles, los impuestos”, aseguró.

No obstante, enfatizó que Uruguay como país tiene todo para avanzar en la exportación de carne; “porque tenemos los mejores productores del mundo y la mejor industria del mundo”. Terminó su oratoria al afirmar que cada integrante del sector sabe dónde le aprieta el zapato, pero se han pasado varias crisis y se han sorteado con aprendizaje.  

Compartir en: