18 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 23 de Enero de 2017

El agro y el carnaval brasileño enfrentados

La Asociación Brasileña de los Criadores de Cebú definió como "inaceptable que la mayor fiesta popular brasileña, que tiene la admiración y el respeto de nuestra clase, sea palco para un show de sensacionalismo y ataques infundados".

Actualidad 23 de Enero de 2017

El agro y el carnaval brasileño enfrentados

La Asociación Brasileña de los Criadores de Cebú definió como "inaceptable que la mayor fiesta popular brasileña, que tiene la admiración y el respeto de nuestra clase, sea palco para un show de sensacionalismo y ataques infundados".

San Pablo, Brasil-TodoElCampo – El de Río de Janeiro es uno de los carnavales más famosos del mundo y tiene la particularidad de ser la fiesta carnavalera del mundo que convoca a más periodistas y turistas extranjeros. Este año se espera que en entre el 26 y 28 de febrero lleguen al país más de 1,5 millones de extranjeros.

Sus escolas do samba realizan presentaciones que los conocedores del tema definen como espectaculares y en torno a ellas se desarrolla una industria que cada año emplea a miles de personas.

Por otra parte Brasil es un importante productor agropecuario. Su actividad rural no sólo es un fuerte componente del PIB y fuente laboral de millones de personas, sino que también afecta para bien o mal los mercados del mundo y por eso la alimentación de millones de personas. Si por alguna razón Brasil dejara de producir granos y carne causaría un terremoto agropecuario cuyas consecuencias son difíciles de imaginar.

Los brasileños deben sentirse igualmente orgullosos de su carnaval carioca como de la producción agropecuaria, aunque ésta es mucho más importante para la economía, el trabajo y la alimentación.

Pero no se trata de crear una contraposición, ambas actividades forman parte de este gran país y son necesarias para la idiosincrasia y la forma de ser de Brasil. No hay razón para creer que el carnaval de Río y el agro brasileño estén enfrentados, sin embargo este año la previa del famoso carnaval se ha teñido de una polémica que involucra al sector agrícola debido a que la escola do samba Imperatriz Leopoldinense dedica su espectáculo a ensalzar a los indígenas y criticar algunas prácticas agropecuarias.

La polémica se destapó cuando la escuela comunicó que dedicaría su carnaval al pueblo indígena bajo el lema Xingú: el clamor que viene de la floresta y al difundir la letra de su espectáculo así como las carrozas y las representaciones que realizará en el Sambódromo.

Según la agencia Efe tanto en la letra como en las carrozas y disfraces, la escuela no ahorra críticas a la explotación de las tierras indígenas que hacen los caraíba (hombres blancos), a las consecuencias de los productos agrotóxicos y se refiere a la central hidroeléctrica de Belo Monte, sobre el río Xingú, en plena Amazonía, como "Belo Monstruo".

Su espectáculo está dedicado a las 17 etnias indígenas que viven en el Parque Indígena de Xingú, un área de 27.000 kilómetros cuadrados en Mato Grosso, uno de los estados brasileños de mayor producción de soja.

Cahê Rodrigues, director del grupo dijo que la presentación que realizarán apunta a “rescatar” los valores de los indígenas que son los “verdaderos dueños de la tierra, que plantan, extraen y pescan, siempre respetando la naturaleza”.

Imperatriz Leopoldinense es una exitosa agrupación carnavalera que ha ganado el concurso de Río de Janeiro en ocho oportunidades y curiosamente en 2016 realizó una presentación que dedicó al campo brasileño, sus hombres (caipira) y su música (sertanejo).

LAS CRÍTICAS.

Ante la representación del grupo y el mensaje que transmite la Asociación Brasileña de los Criadores de Cebú definió como “inaceptable que la mayor fiesta popular brasileña, que tiene la admiración y el respeto de nuestra clase, sea palco para un show de sensacionalismo y ataques infundados”.

El diputado César Halum del Partido Republicano Brasileño (PRB) comentó “el total desconocimiento de la escuela de samba, que no sabe lo que significa el agronegocio brasileño”, y recordó que representa el 22 % del Producto Interior Bruto (PIB) y genera el 37 % de los empleos del país.

Victório Galli, diputado del Partido Social Cristiano (PSC) opinó que Brasil vive momentos “en el que se vanagloria a aquellos que andan al margen de la sociedad y se demoniza al verdadero trabajador”.

“NO FUE NUESTRA INTENCIÓN”.

La agrupación explicó que no tuvo intención de agredir el agro.

En un comunicado señaló: “Nunca fue nuestra intención agredir el agronegocio, un sector productivo de nuestra economía al que respetamos y valorizamos”.

Agregó que busca combatir “el uso indebido del agrotóxico, que contamina los ríos, mata los peces y coloca en riesgo la vida de los seres humanos, sean indios o no, además de traer daños, en algunos casos irreversibles, para nuestra fauna y flora”.

(En base a información de Efe y medios locales).

Compartir en: