26 de Julio de 2017
Máx. Min.
Economía 19 de Octubre de 2016

Documento del BID afirma que China continuará con un crecimiento moderado pero "sólido"

BID: "En materia de acceso a los mercados, la atención se centra en las barreras no arancelarias, que generalmente son más oscuras y difíciles de evaluar y parecen restringir particularmente las exportaciones agrícolas de América Latina y el Caribe".

Economía 19 de Octubre de 2016

Documento del BID afirma que China continuará con un crecimiento moderado pero "sólido"

BID: "En materia de acceso a los mercados, la atención se centra en las barreras no arancelarias, que generalmente son más oscuras y difíciles de evaluar y parecen restringir particularmente las exportaciones agrícolas de América Latina y el Caribe".

Montevideo/TodoElCampo –  Un documento del BID de 90 páginas advierte que es “poco probable” que China vuelva a crecer a tasas de dos dígitos, pero está “muy lejos de tener tasas de rentabilidad tan bajas como las que se observan en los países desarrollados”. Muchos analistas no creen que China “pueda caer por debajo del 6 %”, y “no es difícil ver un escenario en el que el crecimiento de la demanda de productos básicos de América Latina y el Caribe siga siendo sólido, aunque no tan colosal como en la década pasada”, expresa el organismo internacional.

Uruguay siempre mira a China, pero ahora que el presidente de la República Dr. Tabaré Vázquez se encuentra allí impulsando el comercio y las inversiones, el país asiático ha pasado a estar de forma más intensa en la agenda informativa y de análisis.

Coincidente con el viaje de Vázquez el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) hizo llegar a la redacción de TodoElCampo el libro Revelando las Barreras del Comercio entre China y América Latina y el Caribe, un material actual que adquiere mayor valor, especialmente para comprender aquel país tan lejano como importante para las economías regionales.

Uruguay y China llevan ya 28 años de relaciones diplomáticas. Reinstaurada la democracia en el país el Dr. Julio María Sanguinetti en su primera presidencia (1985-1990) instauró el vínculo con China, iniciando un proceso que convierte a aquel país en el principal destino de nuestras exportaciones. China es, además, importante para el mundo y todo lo que sucede en ella afecta al comercio global.

En el libro Revelando las Barreras del Comercio entre China y América Latina y el Caribe el BID expresa que en 10 años el comercio entre China y América Latina y el Caribe (ALC) creció “vertiginosamente”.

“En un lapso de diez años, dos economías entre las que el comercio era mínimo, y menor aún el intercambio de inversiones, se han convertido en importantes socios comerciales”, comienza diciendo.

“Impulsado por el auge del intercambio de productos básicos para la fabricación de bienes, el comercio entre China y América Latina y el Caribe (ALC) creció a una tasa vertiginosa del 31,2 % anual entre 2000 y 2011, interrumpido solo brevemente por la crisis financiera de 2009. A lo largo de este proceso, China se convirtió en el segundo socio comercial de ALC —con el 13,7 % del comercio total de la región en 2015— y el principal socio comercial de países como Brasil, Chile y Perú. Aunque con niveles más moderados, la participación de ALC en el comercio chino también creció sustancialmente y llegó a alcanzar el 5,9 % en 2015, cuando la región se convirtió en un proveedor clave de materias primas como cobre, mineral de hierro y soja”,  expresa.

Pero al llegar 2012 el auge parece llegar a su techo.

“El crecimiento del comercio bilateral se desaceleró drásticamente y se tornó negativo en 2014, producto de una marcada desaceleración del crecimiento tanto de China como de ALC”.

Esa nueva situación se explica de varias formas, desde “una lenta recuperación de la economía mundial, hasta los rendimientos decrecientes de la expansión china y políticas macroeconómicas inadecuadas en algunas de las mayores economías latinoamericanas y caribeñas”.

De esta forma el mundo se plantea “interrogantes sobre el futuro de la relación” de China con ALC.

Según el BID “es poco probable que China vuelva a crecer a tasas de dos dígitos porque ya está experimentando rendimientos decrecientes de un modo inexorable”.

“A su vez, la caída del crecimiento sumada a la creciente participación de los servicios en el PIB se traduce en un menor dinamismo de la demanda de productos básicos”, explica el organismo internacional.

“No obstante, con un PIB per cápita de U$S 7.989 (FMI, 2016), China está todavía muy lejos de tener tasas de rentabilidad tan bajas como las que se observan en los países desarrollados, ni niveles de participación de los servicios en el PIB tan altos como los de aquellos”.

Por eso “la mayoría de los analistas no ven que China pueda caer por debajo del 6 %, al menos no antes del final de esta década”.

Si a ese crecimiento se le añade que “no se vislumbra ninguna mejora en cuanto a sus limitaciones en términos de recursos naturales, no es difícil ver un escenario en el que el crecimiento de la demanda de productos básicos de ALC siga siendo sólido, aunque no tan colosal como en la década pasada”, expresa el BID.

ASOMADOS AL FUTURO.

“Si nos asomamos al futuro, no hay ninguna razón para creer que el comercio bilateral perderá relevancia ni que su patrón se alterará radicalmente. El escenario más probable es el de una relación más madura, que seguirá siendo muy positiva, pero en la que los gobiernos y el sector privado tendrán que redoblar sus esfuerzos si quieren explotar al máximo las ganancias potenciales del intercambio”, expresa el libro del BID.

En ese futuro “habrá menos tolerancia” la negligencia en las “barreras comerciales durante el período de auge”, tal como ocurrió con “la mayoría los países de ALC” que no contaron con “incentivos para poner en práctica políticas comerciales más enérgicas”.

Fue “recién en la década pasada” que los “gobiernos y el sector privado se dieron cuenta de que uno de los principales problemas que quedó de manifiesto durante el período de auge —la abrumadora concentración de las exportaciones de la región en un puñado de productos básicos— no podía resolverse sin mejorar su acceso al mercado chino. Chile, Perú y, más recientemente, Costa Rica fueron notables excepciones a esta situación. China, por su parte, a pesar de las barreras impuestas a sus exportaciones de manufacturas —particularmente en el Cono Sur— en general eligió mirar hacia otro lado, impulsado quizás por el hecho de que estas barreras no estaban perjudicando gravemente sus exportaciones a la región, que prácticamente se habían triplicado cada cuatro años”.

El BID espera que “la política comercial adquiera más protagonismo” aunque es consciente que “no hay suficiente información sobre las características del régimen comercial chino, ni suficientes análisis de políticas que estudien sus efectos sobre los flujos de comercio e inversión”.

Precisamente el informe Revelando las Barreras del Comercio entre China y América Latina y el Caribe apunta a contribuir a cerrar la “brecha” de conocimiento aportando “un análisis más detallado de las barreras al comercio y su impacto a ambos lados de la relación”.

Como el propio BID lo dice el texto “no pretende ser exhaustivo. Se centra principalmente en los problemas más acuciantes de acceso a los mercados, identificados por medio de un análisis pormenorizado de los datos sobre el comercio y de los documentos oficiales relevantes, así como varias entrevistas con funcionarios gubernamentales y ejecutivos de empresas de las dos partes”.

“En materia de acceso a los mercados, la atención se centra en las barreras no arancelarias, que generalmente son más oscuras y difíciles de evaluar y parecen restringir particularmente las exportaciones agrícolas de ALC y las manufactureras de China. Las primeras, en general, tienen que lidiar con cuotas, contingentes arancelarios, controles de precios, comercio estatal y medidas sanitarias y fitosanitarias inescrutables. Las segundas muchas veces enfrentan obstáculos técnicos que cambian constantemente, valuaciones aduaneras arbitrarias, licencias de importación no automáticas y medidas contingentes de protección del comercio (medidas antidumping, compensatorias y de salvaguardia), que utilizan el denominado método del país sustituto para determinar el dumping, basándose en datos de precios o producción de terceros países”, expresa.

EL DOCUMENTO COMPLETO.

Acceda al libro Revelando las Barreras del Comercio entre China y América Latina y el Caribe en su computadora a través  el siguiente enlace: https://publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/7852/Revelando-las-barreras-del-comercio-entre-China-y-America-Latina-%26-Caribe-SPA.pdf?sequence=8

(Foto del blog Pensando la bronca - pensandolabronca.blogspot.com.uy).

Compartir en: