14 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Lechería 10 de Diciembre de 2015

Diputado Arocena propone devolución de impuestos a las exportaciones y usar el dinero para pagar el FAL

"Es esencial y prioritario para el sector lechero que hoy le demos una devolución de impuestos a las exportaciones y que ese dinero sea usado para pagar directamente el FAL", dijo el diputado Arocena.

Lechería 10 de Diciembre de 2015

Diputado Arocena propone devolución de impuestos a las exportaciones y usar el dinero para pagar el FAL

"Es esencial y prioritario para el sector lechero que hoy le demos una devolución de impuestos a las exportaciones y que ese dinero sea usado para pagar directamente el FAL", dijo el diputado Arocena.

Hébert Dell'Onte Larrosa-Montevideo/TodoElCampo – El diputado por Florida, José Andrés Arocena (Partido Nacional) realizó ayer una exposición de media hora ante sus colegas parlamentarios analizando la situación de la agropecuaria en general. Respecto a la lechería propuso la devolución de impuestos y que ese dinero pague directamente el Fondo Lechero (FAL). “¿Qué puede perder el sector lechero? Nada. Lo grave es si perdemos un sector productivo”, dijo.

El legislador fue abordando los rubros de la producción rural comenzando con la ganadería (ver nota aparte del día de hoy, sección Vacunos), pero también se ocupó de la lechería que ha sufrido “una importante sequía y una caída de los precios internacionales”, recordó.

“Aquí, en el Parlamento lo sabemos bien porque debimos de votar” sobre el “endeudamiento del sector”. “Solo a Florida, esto representa una caída de ingresos mensuales de 3 millones de dólares”, aseveró.

“¿Se dan cuenta que hablamos de tres millones de dólares por mes de menos que ingresan a Florida?”, pregunto, e inmediatamente añadió: “les recuerdo que esa merma es solo de la lechería, no incluye las enormes perdidas de la agricultura y de la ganaderia”.

“Súmenle la caída de los precios en la agricultura, el endeudamiento de los que dan servicio de maquinaria y ahora con la reducción del área de siembra no logran pagar, la desaparición de las pasturas naturales o plantadas por la sequía en los campos, la consiguiente compra de raciones, volver a plantar todo lo que se perdió, quedando los ganados muy sentidos, cosa que se está afectando ahora en época de parición donde muchas vacas mueren en el parto”, dijo.

Ayudado por dos pantallas donde se exponían datos que eran observados por los parlamentarios de todos los partidos, el diputado presentó al resto de la cámara un cuadro en el que se señala que en 2003 los productores remitentes a planta totalizaban 3.580, diez años después, en 2013, ese total había caído a 2.995.

En 2003 el total de millones de litros remitidos a planta fue de 1.151 frente a 2.018 registrados en 2.018.

Finalmente, la capacidad industrial en 2003 era de 6.543 frente a 10.013 en 2013.


Ante esos números uno se da cuenta de los “genial que son los tamberos”, reflexionó, que cada vez “son menos pero mandan (a planta) casi el doble de leche”. Los segundo que algunos piensan es que “están llenos de plata”, y lo tercero casi inmediato, “por ahí vemos si le podemos sacar algún peso mas de impuesto”.

¿PEOR QUE EN 2002?

Claramente la situación es distinta a 2002, pero “muchos dicen que es peor, porque el más mínimo error de calculo o de proyección, el más mínimo cambio de clima, el más mínimo de condiciones de país te deja fuera de competencia sin opción al reenganche”, advirtió Arocena.

El legislador comparó la situación de 2002 con la de 2015.

En 2002 el costo de producción era de U$S 0,10; el precio de venta anterior al 2002 era de U$S 0,15/0,20; el precio venta en 2002 había caído a U$S 0.08; y el circulante/Há/año para mover un establecimiento en el 2002 llegaba a los U$S 300.

En 2015 el costo de producción es de U$S 0,30; el precio de venta de las diferentes empresas oscila entre US$ 0,15 y U$S 0,25. O sea que siempre se está por debajo del costo de producción y el FAL “no da para empatar costos”, aseguró.

COSTO OPERATIVO.

El costo operativo en litros/Há/año para pagar el funcionamiento de un tambo, antes de 2002 eran 1.764 litros de leche (U$S 1500/0.17); durante 2002: 3.750 litros de leche (U$S 1500/0,08), y en 2015: 5.000 litros de leche (U$S 1500/0,30).

Otros datos aportado por Arocena señalan que “la productividad arrojó un promedio de 4.000 litros por hectárea de superficie lechera; en un año, setiembre 2014 a 2015, el poder de compra de la leche cayo un 28 %”.

“Entonces todos tenemos la convicción que es un sector esencial para el país, dinamizador, que promueve el progreso y el desarrollo, que logra generar puestos de mano de obra en los tambos y en las industrias, que desde la leche se da un aumento en su cadena de valor, así sea su producto mas básico que es la leche en polvo”, indicó.

Por eso “es esencial y prioritario para el sector lechero que hoy le demos una devolución de impuestos a las exportaciones y que ese dinero sea usado para pagar directamente el FAL”, propuso.

“¿Qué puede perder el Ministerio de Economía con respecto a resignar parte de los impuestos de un sector?. Nada. Lo que sí es grave perder un sector de la producción”, reflexionó.

Reclamó a los legisladores de todos los partidos ponerse “de acuerdo” porque “tenemos que tomar acciones que ayuden a salir del problema que Uruguay tiene en su sector productivo”.

“Esto rebota en toda la cadena de producción, podrá arrancar en los tambos, pasa a los trabajadores y rebota las industrias y en sus empleados y así más y más”

INALE, UN LOGRO.

El diputado Arocena definió como “un logro importante la creación del INALE (Instituto Nacional de la Leche), un instituto promovido por gremiales, productores y la industria que ha ayudado a tener un vinculo de dialogo con el gobierno”.

“Pero ese dialogo debe recordarse que es sobre un sector que está en problemas y lo va a seguir estando mientras no se trabaja en los costos país”, concluyó.

Compartir en: