29 de abril de 2017
Máx. Min.
Ovinos 30 de junio de 2016

Desde el 1º de setiembre Uruguay podría vender carne ovina con hueso a Estados Unidos

A partir de maana 1 de julio deben transcurrir 60 das para que USDA reciba planteos o comentarios a favor o en contra por parte del sector privado.

Montevideo / TodoElCampo- El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) comunicó al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), que el viernes 1º de julio se publicará la habilitación del ingreso de carne ovina con hueso desde Uruguay a dicho país. A partir de ese momento deben transcurrir 60 días para que USDA reciba planteos o comentarios a favor o en contra por parte del sector privado.

Ayer por la tarde el Subsecretario de Programas de Marketing y Regulatorios de USDA, Edward Avalos, informó que el próximo viernes a las 9 horas de Washington D.C., se publicará la norma para la importación de carne ovina con hueso proveniente desde Uruguay a través de la figura de Compartimentos de Bioseguridad.

En conferencia de prensa, el ministro Tabaré Aguerre subrayó que las perspectivas son positivas y difícilmente se revierta la posición de Estados Unidos durante los 60 días abiertos para comentarios.

Asimismo, Aguerre señaló que el mercado no se conquista con el acceso sanitario o con mejor arancel, sino cuando se logra fidelidad de los consumidores. Para ello, el sector debe trabajar para estar a la altura del mercado norteamericano.

En ese mismo sentido, el gerente General del SUL, Javier Otero, manifestó que el ingreso real al mercado y el aumento del valor va a ser parte de un proceso, en el cual Uruguay deberá trabajar para acaparar un nicho dentro de un mercado inundado por Australia y Nueva Zelanda.

¿ESTÁ PREPARADO?

Uruguay cuenta con 15 mil productores de ovinos, donde 13 mil son medianos y pequeños y éstos últimos están ubicados en su mayoría en el departamento de Canelones.

El jerarca reflexionó que el país debe rever su forma de producción, porque para fidelizar al consumidor se debe exportar cordero durante todo el año y no solamente los tres o cuatro meses como en la actualidad.

Por otro lado, Aguerre recordó que desde el MGAP se han impulsado proyectos como Más Valor a la Producción Ovina o Más Tecnología para la Producción Familiar que de una forma u otra sirven son herramientas para poner en funcionamiento, si los productores desean, el Compartimento de Bioseguridad Ovina.

Con el Compartimento de Bioseguridad y los proyectos antes mencionados el MGAP trata de levantar restricciones técnicas, comerciales y financieras; pero también se esmera en otras como el proyecto de ley sobre abigeato y la lucha contra depredadores, manifestó.

COMPARTIMENTO DE BIOSEGURIDAD Y UNA OPORTUNIDAD

La figura del Compartimento de Bioseguridad fue tomado por Uruguay de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la adaptó al ovino en un predio experimental del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) en Cerro Colorado (Florida), con gran suceso internacional.

A partir de este momento serán necesarios emprendimientos privados de compartimentos con la finalidad de ampliar la capacidad de producción bajo dichas condiciones sanitarias.

En ese sentido, Aguerre reconoció que aún el MGAP no ha recibido consultas por privados para la elaboración de compartimentos, pero no descarta que en los próximos dos meses comiencen los movimientos en ese sentido. En principio, cree que el primer año las acciones van a ser de forma experimental.

A su entender, este es el momento donde la creatividad empresarial para que la habilitación se transforme “en una oportunidad”. “La carne ovina con hueso lo que puede llegar a valer, es un diferencial que hace realmente atractivo cualquiera de los esfuerzos que nos estamos planteando”, aseguró.

Indicó que en el mejor de los casos en setiembre se van a comenzar a ver las primeras decisiones empresariales en cuanto al compartimento. A su vez, dijo que el funcionamiento óptimo de todo el sistema que se debe montar se mejorará con el paso de los meses.

EL ROL DEL MGAP

El MGAP es quien realizará la certificación de los predios habilitados para la exportación a Estados Unidos. 

El proceso comienza con el análisis sanguíneo de los animales en su lugar de origen. Si los resultados son positivos, se autoriza el traslado de los animales previamente identificados individualmente con un sistema de trazabilidad hacia el predio que oficia de Compartimento de Bioseguridad.

Los ovinos de ese predio no pueden tener contacto con otros ovinos y vacunos. Incluso, el régimen de ingreso controlado se extiende a las personas.

El MGAP trabaja en la habilitación del mercado norteamericano, la puerta a otras plazas, con el SUL, el Instituto Nacional Investigación Agropecuaria (INIA) y el Instituto Nacional de Carnes (INAC), debido a las exigencias sanitarias que nacen en la existencia de aftosa en el pasado.

Producción y redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: