17 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Agricultura 24 de Enero de 2017

Demanda china y situación climática en Argentina explican el valor de la soja

En los últimos días el mercado de soja "pegó un salto" en la Bolsa de Chicago y ello fue en consecuencia, básicamente, de la demanda de China y "de la situación que se está dando en Argentina de exceso hídrico", señaló el integrante de la empresa exportadora de granos Garmet, Luis Jaume.

Agricultura 24 de Enero de 2017

Demanda china y situación climática en Argentina explican el valor de la soja

En los últimos días el mercado de soja "pegó un salto" en la Bolsa de Chicago y ello fue en consecuencia, básicamente, de la demanda de China y "de la situación que se está dando en Argentina de exceso hídrico", señaló el integrante de la empresa exportadora de granos Garmet, Luis Jaume.

Montevideo - TodoElCampo- Jaume explicó que China muestra una demanda muy firme, y la situación de Argentina, con regiones como Córdoba y Santa Fe, dedicadas netamente a la producción de soja, que tienen aproximadamente 4 millones de hectáreas inundadas y 1.5 millones comprometidas, hacen que el precio de la soja aumente en el mercado de la Bolsa de Chicago.

“Cualquier golpe en el mercado los fondos de inversión, básicamente Chicago, lo toman enseguida y especulan”, dijo el especialista, quien apuntó que ambas situaciones han generado una suba internacional del precio y también en Uruguay, donde supera U$S 75 a la misma época el año pasado. “Si estamos hablando de un rendimiento de 2 mil kilogramos por hectárea, son U$S 140 más por hectárea en ésta campaña”, explicó.

UNOS VENDEN

Mientras la soja ingresa en floración y transcurren sin mayores sobresaltos, Jaume señaló que son pocos los productores que venden con los actuales valores. “Creo que ahora la gente está más especulativa y esperando que la soja se consolide”, señaló. El precio actual es de U$S 3,75 o U$S 3,80 por tonelada; “la verdad que es un buen precio que hace un par de meses atrás no lo estábamos viendo”, insistió.

La zafra está vendida en un 30 %, básicamente porque los productores esperaron tener primero los cultivos plantados para luego salir a vender; “ese 30 % se comercializó para canje de insumos y para financiarse”, agregó.

El presente año hubo precios de fin de zafra, aunque fueron más bien puntuales, adujo. “Hoy vemos mucho más firme el mercado que lo que sucedió el año pasado, que una vez que se bajó se mantuvo así y le costó subir”, dijo.

UN AÑO PARTICULAR

El año comenzó muy particular, con dudas en cuanto a cantidad y calidad de semillas, apuntó Jaume. Sin embargo, al final se solucionó el abastecimiento y, en cuanto a la calidad de la semilla, “la verdad que las empresas semilleristas hicieron un muy buen trabajo” que “después se vio en la siembra”, aseguró.

Asimismo, ello recibió la colaboración de una siembra en fecha óptima, noviembre, y precipitaciones adecuadas, lo que colaboró con buenos nacimientos, dijo.

A diferencia de otros años donde la soja parecía ser buena pero tenía exceso hídrico y mucha radiación solar, lo que provocaba que se fuera “en vicio de altura”, “hoy vemos sojas más compactas”, acotó, de 120 centímetros, ideales para que los rendimientos acompañen.

LA SITUACIÓN DEL SECTOR

Según el integrante de GARMET, el sector cuenta con una deuda que asciende al  70 u 80 % del producto bruto del mismo, lo cual “es realmente muy importante, porque es un nivel histórico de endeudamiento”, acotó.

El 2016 fue un año para el olvido, ya que la soja es el motor del resto de los cultivos y generador de flujo de caja, pero los rendimientos de 1.800 kilogramos y con daños del 12 % a nivel país, no pudo acompañar, recordó.

Indicó que una tendencia alcista es muy difícil de predecir, ya que como contrapartida a la situación de Argentina, Brasil alcanzó un área récord y cultivos muy buenos. “Es muy difícil predecirlo”, insistió, pero aclaró que cualquier traspié puede elevar los valores.

AL ESTE

Consultado por la situación en el este del país, donde GARMET tiene su planta logística, Jaume señaló que en 2016 hubo una caída grande de soja, en el entorno de un 70 % del área. Para la presente zafra volvió a caer, con el reajuste campos y rotación en arroz. “Obviamente que la figura que conocimos en Uruguay en los últimos 10 años de un agricultor que venía a hacer solamente soja y contrataba todos los servicios y arrendaba campos, se ha dejado de lado por diferentes factores”, alegó, por problemas de distancias logísticas y costos. “Hoy tenemos que ser mucho más eficientes y tenemos que apostar mucho más a la rotación”, culminó.

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa 

Compartir en: