26 de Junio de 2017
Máx. Min.
Actualidad 12 de Noviembre de 2013

Cuando empieza el recuerdo

Horacio Jaume: "Alberto Sanguinetti era de Dolores, inquieto, buen conversador que le gustaba llegar al fondo de las cosas y analizaba todas las posibilidades. Era mecánico, analista de mercados, periodista y también escribía poemas".

Actualidad 12 de Noviembre de 2013

Cuando empieza el recuerdo

Horacio Jaume: "Alberto Sanguinetti era de Dolores, inquieto, buen conversador que le gustaba llegar al fondo de las cosas y analizaba todas las posibilidades. Era mecánico, analista de mercados, periodista y también escribía poemas".

TodoElCampo/Horacio Jaume- Siempre sostengo que lo más importante que me ha dado el periodismo es la posibilidad de conocer a personas que hubiese sido imposible establecer contacto con ellas.

Alberto Sanguinetti era un hombre de Dolores, inquieto, buen conversador que le gustaba llegar al fondo de las cosas y para ello analizaba todas las posibilidades.

Alberto era mecánico, analista de mercados, era periodista y también escribía poemas.

No me acuerdo como lo conocí, pero si sé que la amistad se profundizó y las charlas se hicieron largas.

Alberto desde su Dolores, lograba estudiar los mercados, tenía puntos de referencia, los seguía y detectaba las nuevas señales y el significado de estas; sabía que Internet era la nueva herramienta y como buen mecánico aprendió a usarlas.

Un día me llamó y me habló de sus poemas y me pidió que los leyera porque quería publicarlos.

Dicen que el primer signo de inteligencia es conocer sus limitaciones. En este caso me declaré ignorante en lo absoluto (no me costó mucho) como para determinar la calidad de los mismos.

Albero mandó esos poemas a España a una editorial que todos los años hace un concurso y terminó ganándolo.

Mi amigo se enfermó, lo fui a ver al sanatorio y me regaló su libro de poemas recién editados, "Mientras llega el Olvido".

Hace pocas horas que se fue. Yo me quedé con sus poemas, esos que yo no quise juzgar, y que ahora me permiten al leerlos continuar aquellas lindas y extensas conversaciones.

Compartir en: