29 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Ovinos 05 de Julio de 2016

Compartimento: de proyecto a estandarte de la posible recuperación ovina

Entre 10 y 15 mil corderos se producirán en Compartimentos de Bioseguridad Ovina a modo de exploración del mercado de Estados Unidos.

Ovinos 05 de Julio de 2016

Compartimento: de proyecto a estandarte de la posible recuperación ovina

Entre 10 y 15 mil corderos se producirán en Compartimentos de Bioseguridad Ovina a modo de exploración del mercado de Estados Unidos.

Montevideo / TodoElCampo- Con la finalidad de brindar más garantías del estatus sanitario que tiene Uruguay de país libre de Fiebre Aftosa con vacunación, el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), con el apoyo de instituciones como el Instituto Nacional de Carnes (INAC), el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) por un lado, y el frigorífico San Jacinto por el otro; tomó la figura existente en la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para aves y la adaptó a los ovinos. En 2014 se instaló el primer Compartimento de Bioseguridad Ovina del país en la localidad de Cerro Colorado (Florida).

La semana pasada, luego que el compartimento recibió el aval de la OIE en 2015 y cumplió ciertas etapas, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) comunicó oficialmente la apertura de su mercado para la carne ovina con hueso.

Ahora, manifestó a TodoElCampo el integrante del SUL, Jorge Bonino Morlan,se está a la espera de que se cumplan los 60 días para los comentarios y sugerencias sobre la determinación tomada por USDA. A partir del 30 de agosto, Uruguay debe lograr que el consumidor norteamericano conozca el producto, que lo importe y que con ello se beneficie a los productores del país, dijo.

DE AHORA EN MÁS

Luego de haber producido 3 mil corderos en tres zafras consecutivas a modo de práctica de la figura, el SUL logró perfeccionar la operativa y logística. Con ello se da paso a una segunda instancia, que es la multiplicación del compartimento en otros predios.

En principio se acordó con el frigorífico que apoyó el proyecto desde un comienzo, lo que no quita que en el futuro se sumen otros, el incremento a un volumen de entre 10 a 15 mil corderos para “explorar el mercado norteamericano”, explicó.

En ese sentido, indicó que en una primera instancia se busca divulgar la figura del compartimento y cuáles son las condiciones necesarias para poner uno en funcionamiento. Una vez difundido, seleccionarán cuatro o cinco emprendimientos para cumplir con la cuota de exploración antes expresada. Si el producto apetece al consumidor estadounidense y el precio marca un diferencial, “la intención es que cualquier otro productor lo haga”, explicó.

Mientras tanto, se prefiere no generar expectativas ante una posible relación comercial que no sea favorable. Asimismo, Bonino sostuvo que se esperan valores positivos, ya que la carne de los corderos pesados con y sin hueso de Uruguay es reconocida en todo el mundo. Entonces, asume que el Compartimento de Bioseguridad Ovina va a ser un plus para mejores precios.

En el hipotético caso que la exportación a Estados Unidos no sea rentable, la apertura de su mercado enaltece la posición del ovino nacional en el contexto internacional.

Por ese mismo motivo, el emprendimiento permite el ingreso tanto de corderos, con ejemplares entre 20 y 45 kilogramos, como de ovinos adultos, en la posibilidad de la apertura de mercados como el mexicano.

Bonino manifestó que el productor uruguayo tiene interiorizado el trabajo en la genética, alimentación y sanidad, y que con la incorporación de la trazabilidadel sangrado individual de animales, gastos extras pero de mínima importancia, se puede generar mejores condiciones e ingresar y competir con la carne australiana.

AVIDEZ POR EL COMPARTIMENTO

Según expresó el técnico, un número importante de instituciones y organizaciones de productores han mostrado interés por desarrollar el compartimento. En ese sentido, desde el SUL se alienta desde las asociaciones de pequeños productores o iniciativas académicas que involucran la implementación del mismo, hasta propuestas de grandes productores. “Todo emprendimiento que sea positivo para dinamizar a la especie, serán considerados”, dijo. Y posteriormente enfatizó: “es reconfortante el número de interesados, ello demuestra que el ovino está presente”.

Para ello, el MGAP, desde su rol de dictar las normas, controlar, auditar y certificar, y el SUL; deben desarrollar capacitaciones y controlar que la elaboración de los proyectos cumpla con los requerimientos de bioseguridadde alta calidad en la carne.

Bonino dijo que el ingreso de carne con hueso al mercado de Estados Unidos es un factor importante de una posible recuperación del rubro, pero que no es la única. De todas formas, con el trabajo que se realiza para mejorar aspectos como el abigeato o los depredadores, entre otros, se podrá recuperar el stock.

Porque a su entender, el ovino cuenta con dos grandes virtudes: “aún hay vocación” y al tener un ciclo biológico corto con la posibilidad de tener hasta trillizos, “podemos mejorar las tazas reproductivas”. Por supuesto, “un mejor stock también va de la mano de mejores valores”, finalizó.

 

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

(Foto: archivo)

Compartir en: