19 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Lechería 21 de Enero de 2016

Colonia no puede soportar una segunda Ecolat

El diputado Edmundo Roselli definió la situación de la lechería en general y particularmente de Calcar como "grave y urgente", y recordó que Colonia ya conoce la experiencia de cerrar una planta, "me refiero a Ecolat", dijo.

Lechería 21 de Enero de 2016

Colonia no puede soportar una segunda Ecolat

El diputado Edmundo Roselli definió la situación de la lechería en general y particularmente de Calcar como "grave y urgente", y recordó que Colonia ya conoce la experiencia de cerrar una planta, "me refiero a Ecolat", dijo.

Hébert Dell’Onte Larrosa-Montevideo/TodoElCampo – A instancias del diputado por Colonia Edmundo Roselli (Partido Nacional) la Comisión de Ganadería, Agricultura  y Pesca de Diputados hizo un paréntesis en su receso de verano y se reunió con una delegación de productores remitentes de la empresa Calcar.

El encuentro se llevó a cabo el martes 12 de enero y evidenció la delicada situación de la empresa Calcar y del sector lechero en general, la oscuras perspectivas para las próximas semanas, la imperiosa necesidad de concretar los pagos atrasados de Venezuela, encontrar soluciones de fondo y la disponibilidad de los productores a seguir en el rubro a riesgo de continuar operando en pérdida.

UN TEMA “GRAVE Y URGENTE”.

El diputado Roselli definió la situación de la lechería en general y particularmente de Calcar como “grave y urgente”, y recordó que Colonia ya conoce la experiencia de cerrar una planta, “me refiero a Ecolat”, dijo.

El impacto de un eventual cierre de Calcar sería nefasto por lo que implica para las ciudades de Carmelo y Tarariras donde posee sus plantas, en la primera produciendo quesos especiales y en la segunda elaborando los otros productos. En cuanto a la planta de leche en polvo “está a medio terminar porque tuvo un costo terrible”, agregó Roselli.

La productora Doris Gay fue la primera en hacer uso de la palabra presentando un diagnostico preocupante: “Somos muchos los que decimos que a partir de marzo deberíamos saber si mandamos al frigorífico la genética que tenemos o si seguimos produciendo leche”.

“Hace mucho que la fábrica está luchando para poder pagar al productor y nosotros, como tales, no estamos recibiendo lo necesario para cubrir costos”, agregó, y estimó que hay muchas personas involucradas, “son 170 productores, casi 700 empleados en la zona  rural y casi 300 dentro de la fábrica”, sin mencionar la importancia que posee como motor de las ciudades de Carmelo y Tarariras.

El Dr. veterinario Carlos Lemaire que atiende los animales de muchos productores de Calcar se refirió a “la necesidad de que la empresa continúe en actividad no sólo por los productores que son sus socios, sino por el contexto que engloba la acción social en Tarariras y Carmelo”.

Los directivos y los socios están en una situación “de inquietud e inseguridad” y “muchos productores no reciben mejor precio que otras plantas” y “se están yendo a otras (…) pero no tanto por el precio sino por la seguridad”, explicó. “La cooperativa está necesitando un apoyo financiero”, remarcó Lemaire.

VENEZUELA ES NECESARIA.

El no pago de Venezuela es uno de los mayores y más inmediatos problemas que afecta a la cooperativa, pero no el único. Además el pago venezolano no soluciona el problema de fondo del sector, aunque constituye un respiro necesario.

La situación económica venezolana es un problema importante para la lechería nacional. En varios momentos de la reunión los productores invitados y los legisladores coincidieron  en afirmar que ese país “es el único mercado para los quesos uruguayos”, de ahí lo fundamental de que Venezuela pague y continúe elevando órdenes de pedido para poder dar salida al stock de quesos elaborados especialmente para ese destino.

Los otros mercados posibles pagan mucho menos por el mismo producto. El diputado Alejo Umpierrez (Partido Nacional) dijo que al día de hoy “las exportaciones de queso que se negociaron  a U$S 5,30” en el resto del mercado internacional “se están haciendo a U$S 2,40. U$S 2,30, U$S 2,20 y viene bajando (…). O sea que hay una cuestión de mercados internacionales que nos está condicionando en forma muy seria”.

Miguel Bevegni (productor) acotó que de no haberse negociado con Venezuela tal vez se hubiera vendido el queso nacional a México a U$S 2 y “nos hubiéramos fundido seis mesas antes”.

Está claro que el acuerdo con Venezuela permitió a Uruguay colocar quesos a un precio muy superior al mercado internacional. Sin embargo se ha generado una situación de incertidumbre, una suerte de trampa porque las empresas han producido quesos para ese país y poseen los depósitos repletos de esa mercadería a la espera de un sólo mercado, Venezuela. Si esta no paga el acuerdo cae, y si paga no se tiene certeza de que lleguen nuevas órdenes de compra.

El queso es un producto perecedero y es necesario colocarlo en determinado tiempo. Si surgiera otro posible comprador al que se vendiera aún a un precio menor que el que paga Venezuela se estaría ante una suerte de paliativo pero también se corre el riesgo de que Venezuela remita  una orden de pedido y Uruguay podría no poseer ya la mercadería cayendo en incumplimiento.

¿RESPONSABILIDAD O LOGRO DEL GOBIERNO DE VÁZQUEZ?

El aspecto político no estuvo ajeno en el encuentro con los productores de Calcar. El diputado Umpiérrez dijo temer que “las futuras partidas de Venezuela están en zozobra porque Venezuela está quebrada económicamente (…). Venezuela es un país fundido” y si el acuerdo cae lo hará “por el lado de Venezuela” que “tiene 20 % de déficit fiscal, 250 % de inflación, y no hablemos de la corrupción rampante que sufre (…) todo parte de un manejo que ha llevado al vaciamiento y al saqueo de una nación”.

Además las últimas elecciones  dieron al país “un giro electoral muy importante” que impone al gobierno de Nicolás Maduro “un límite” en el “manejo de los fondos”, de los cuales forman parte esas partidas que no han llegado. “Mucho nos tememos  que se produzca un cese de pagos del fideicomiso, porque todo apunta a ello, dada la situación económica de Venezuela”, lanzó el legislador de Rocha.

Por toda esa situación el diputado Umpiérrez reclamó que “quizás sea tiempo de que el Estado asuma, primero una responsabilidad política por haber dejado salir del país U$S 267 millones que estaban  destinados a todos los productores, porque esa fue la llave del negocio con PDVSA y ANCAP: el pago anticipado de la deuda, que iba con los U$S 267 millones que quedaban dentro del país en el fideicomiso que está estructurado, y esa era la garantía para el pago de deudas vencidas que existían y para la exportación de 265.000 toneladas a Venezuela de alimentos, entre las cuales había 12.000 de quesos para las queseras, 4.000 para cada una”, expresó.

El diputado Omar Lafluf (Partido Nacional) dijo que “el Poder Ejecutivo tiene responsabilidad” y debe “solucionar el problema”; si hay que buscar una línea de adelanto “habrá que hacerlo”.

“Por lo que sé en veinte o treinta días si la plata no entra, se complica todo”, subrayó, y “después vendrán a la Comisión de Legislación del Trabajo a ver cómo se hace con el seguro de paro de los trabajadores..., ¿y los productores?”, señaló Lafluf.

El diputado Juan Ruiz (Frente Amplio) discrepó con los legisladores de la oposición al señalar que “en su momento Venezuela no iba a comprar quesos” y que se trata de “un logro de nuestro gobierno, de nuestro presidente” que logró “vender esa producción a Venezuela”.

Venezuela es “el único negocio que las industrias queseras exportadoras tienen en la actualidad”, añadió. “El único negocio que tenemos hoy es Venezuela, el único que accedió a comprar este producto. Nosotros le prendimos una vela a Venezuela y hay legisladores de la oposición que están soplando para ver si la apagan” y si eso sucede “¿a quién le vendemos los quesos?”, se preguntó Ruiz.

Alfredo Fratti, presidente de la Comisión de Ganadería de diputados y legislador por el Frente Amplio dijo que “se vendió a Venezuela porque era el único mercado que había, no hay a quien venderle y mucho menos a ese precio” que lo hace Uruguay.

“En lugar de estar pegándole a Venezuela todos los días tendríamos que mimarla” porque tenemos que “seguir vendiéndole queso, de lo contrario, aunque lo regaláramos, no podríamos comer todo el queso que se produce. Aunque se lo diéramos a las Fuerzas Armadas o a la Policía, no podríamos comer todo el queso que se produce”, remarcó.

En esa misma línea el productor Miguel Bevegni consideró que “tenemos que estar agradecidos con la gestión del gobierno” que logró vender a Venezuela a un valor favorable para Uruguay.

FALTA DOCUMENTACIÓN PARA QUE BANDES LIBERE EL DINERO.

Uno de los puntos altos del debate se generó cuando se analizaron las posibles causas por las que el dinero venezolano no es liberado por el banco Bandes.

El productor Carlos Vico dijo que se está a la espera de que el banco “Bandes libere lo que nos debe”, pero “no sabemos bien dónde está trancado el trámite, pero no es acá, sino en Venezuela”, aseguró.

Calcar hizo los envíos que debía hacer, “cumplimos con nuestra parte”, es en Venezuela donde “alguien tiene que firmar algo o dar una pequeña orden para que acá se libere el dinero”.

Sin embargo el diputado Fratti aseguró que el fallo está en la propia Calcar. “La última información que tenemos del Ministerio (de Ganadería, Agricultura y Pesca) es que Calcar no ha cobrado porque falta documentación, no de Venezuela ni del gobierno uruguayo, sino de Calcar. Reitero: falta documentación de Calcar para cobrar la plata”, dijo el legislador de Cerro Largo.

“El pago de diciembre está atrasado pero Calcar no ha cobrado lo que está depositado porque le falta documentación”, insistió generando intercambio de opiniones con algunos legisladores de la oposición que la versión taquigráfica de la sesión no recoge. “Acabo de decir que hablé con las autoridades del Ministerio”, expresó Fratti, “yo estoy trasladando la información”.

El diputado Armando Casstaingdebat (Partido Nacional) coincidió con Fratti: “Yo tengo la misma información (…), Calcar no ha podido cobrar porque le falta  documentación”, señaló.

Minutos después el diputado Lafluff precisó que acababa de “recibir de la gente de Claldy que lo que falta es una forma de autorización de pago al Bandes desde Corpovex, Venezuela.

Inmediatamente el productor Carlos Lemaire dijo haber consultado al gerente de Calcar, Hugo Pareschi, y este le informó que  la empresa no recibió “ni del Bandes ni de Corpovex, que es el destinatario, comunicación de que la cooperativa estuviera en falta”.

El martes pasado TodoElCampo supo que Calcar no omitió ninguna documentación sino que, como expresara el diputado Laffluf la omisión surge en Corpovex (Corporación Venezolana de Comercio Exterior), un organismo estatal venezolano.

UNA “SOLUCION PAÌS”.

Por la naturaleza del trabajo lechero, porque es una producción que no puede cerrarse y reabrirse meses después, porque es una importante fuente laboral, por el rol socializador que cumple y, entre otras razones, porque una empresa lechera que se desmantela no se recupera, legisladores y productores coincidieron en que debe encontrarse una “solución país” en dos eslabones de una misma cadena, para Calcar y para toda la lechería nacional: destrabar los pagos de Venezuela y encontrar soluciones de fondo para el sector.

Carlos Vico fue muy claro al expresar que se está ante una situación “coyuntural”. “Siempre ha sucedido y va a seguir sucediendo, a veces dura seis meses, ocho meses, un año o más tiempo, la cuestión es cómo vamos a llegar”.

Lo que los productores y Calcar necesitan es “plata fresca y plazos, es así como se soluciona esa situación” y las posibilidades puede ser “mercados nuevos”, “subsidios o créditos a largo plazo”, razonó.

“Es sabido que cuando el productor alivia su situación, paga antes, siempre lo hemos hecho”.

“Queremos que los bancos se sensibilicen, que nos den plazos, líneas nuevas, porque nosotros vamos a pagar. Los productores siempre pagamos y hasta con su capital. Sabemos que es así. Vendemos las vacas y el campo para pagar, vendemos nuestros vehículos y quedamos a pie para pagar”, concluyó.

Compartir en: