25 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Actualidad 19 de Diciembre de 2016

Buenas noticias: es posible disminuir el número de nini

Según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo sobre Tendencias Globales del Empleo Juvenil 2016, cada vez más jóvenes se encuentran en la situación en la que ni trabajan ni cursan estudios.

Actualidad 19 de Diciembre de 2016

Buenas noticias: es posible disminuir el número de nini

Según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo sobre Tendencias Globales del Empleo Juvenil 2016, cada vez más jóvenes se encuentran en la situación en la que ni trabajan ni cursan estudios.

Hébert Dell’Onte Larrosa-Montevideo/TodoElCampo – Uno de los mayores problemas que presenta la sociedad actual en su proyección al futuro es la presencia de los llamados nini, los adolescentes y jóvenes de entre 14 y 24 años, de ambos sexo, que no muestran interés ni deseos de trabajar ni estudiar, y que sólo viven la vida estando, sin compromisos ni responsabilidades de ningún tipo. Un problema grave que compromete hoy el desarrollo y el avance de la sociedad como a futuro porque claramente son y serán una carga para los otros con mayor responsabilidad y sentido de la vida.

En enero de 2015 El País informó que había 36.000 jóvenes en esa situación según el programa Jóvenes en Red del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES). Un año después, enero de 2016 el número informado  por diferentes medios de comunicación elevó el total a 94.000, esto es más del 17 % de los jóvenes de entre 14 y 24 años, de ese total el 43 % son varones y el 57 % mujeres (Datos divulgados por Telemundo en base a datos del Instituto Nacional de la Juventud -INJU- y Montevideo Portal).

Según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Tendencias Globales del Empleo Juvenil 2016, cada vez más jóvenes se encuentran en la situación en la que ni trabajan ni cursan estudios.

Los datos de una encuesta realizada en 28 países de todo el mundo muestran que casi el 25 % de los jóvenes de entre 15 y 29 años de edad entra en la categoría de los nini y que esta proporción "crece radicalmente" a medida que la edad de los jóvenes aumenta.

El Banco Mundial ha informado que a nivel mundial los nini llegan a los 260 millones, de los cuales 20 millones corresponden a América Latina.

MÁS GRAVE DE LO QUE PARECE.

Si bien la primera referencia que se tiene de los nini es que no estudian ni trabajan la realidad analizada a mayor profundidad es más grave aún porque no hacer nada incrementa la vulnerabilidad de quienes están en esa situación.

Desde la sociología se ha advertido que ese modo de vida convierte a los jóvenes en delincuentes potenciales y presa fácil de organizaciones delictivas como por ejemplo el narcotráfico que en Uruguay crece a pasos agigantados, la prostitución, etc. Otro factor de preocupación es la conformación de familias y el futuro de los hijos que esos jóvenes tendrán.

Está claro que no trabajar ni estudiar implica un riesgo para ellos mismos y su entorno como cargar social y económicamente a las sociedades en que viven.

LOS NINI NO LLEGARON PARA QUEDARSE.

Pero hay buenas noticias.

A pesar de la advertencia de la OIT de que en el mundo cada vez más jóvenes no estudia ni trabaja, es posible revertir el crecimiento de los nini y España es un ejemplo concreto de eso: El número de jóvenes nini ha disminuido respecto a un año atrás, informó ayer la agencia Efe en base a la última Encuesta de Población Activa (EPA) relativa al tercer trimestre del año.

Según EPA en España aún hay 1.420.800 jóvenes que no estudian ni trabajan, una tendencia que comienza a revertirse, en el último año 128.400 personas lograron salir de esa situación.

Otro dato interesante es que crecen los jóvenes que representan la contracara de los nini, estos son los denominados sisi que estudian y trabajan. De 555.300 sisi que había hace un año, se saltó a 568.200 (8 % de los jóvenes españoles), esto es un incremento de 12.900 en doce meses.

Lo concreto es que los nini no llegaron para quedarse.

Cómo revertir esa tendencia es el comienzo de la discusión respecto a qué medidas sociales, educativas y económicas aplicar. Por lo pronto lo bueno es saber que si otros países han podido iniciar el proceso hacia la disminución de los nini al mínimo posible, Uruguay también debería y debe poder hacerlo. Dependerá de las políticas que apliquen las autoridades de turno.

Compartir en: