23 de marzo de 2017
Máx. Min.
Economía 22 de octubre de 2016

Brasil pone algunos puntos sobre algunas íes

Brasil puso algunos puntos sobre algunas íes: Uruguay tendrá que "elegir" entre el Mercosur o un TLC con China, fue el mensaje que llegó desde la Cancillería brasileña.

Hébert Dell’Onte Larrosa-Montevideo/TodoElCampo – A comienzos de octubre el periodista Martín Natalevich escribió en El Observador que el director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Universidad Católica, Ignacio Bartesaghi, había cuestionado la concreción de un Tratado de Libre Comercio con China.

“Bartesaghi pone en tela de juicio que Uruguay pueda avanzar de forma efectiva en un TLC con China sin el visto bueno de Brasil, y advierte que Pekín no querría meterse en el barrio si detectara una negativa de Brasilia”, escribió.

Ese párrafo quedó grabado en mi memoria como seguramente en la de muchos, y a medida que pasaban los días y desde China llegaban muy buenas noticias con los logros alcanzados por el gobierno en la misión oficial (“logramos todo lo que nos propusimos” dijo el presidente Dr. Tabaré Vázquez), la advertencia de Bartesaghi resurgía como queriendo aguar la fiesta. Pero se trataba de una advertencia lógica y seria a la que había que prestarle atención.

Finalmente la situación referida se dio y Brasil puso algunos puntos sobre algunas íes. Uruguay tendrá que “elegir” entre el Mercosur o un TLC con China, fue el mensaje que llegó desde la Cancillería brasileña.

El jueves pasado el semanario Búsqueda citó diplomáticos brasileños que señalaron que el presidente Vázquez tuvo “algún problema de interpretación” al entender que Brasil apoyaría una negociación con China.

Si Brasil se opone a los acuerdos que Uruguay pudiera concretar con China nuestro país enfrentará una encrucijada de no fácil resolución. Por un lado negociar con China aparece como una gran tentación, pero abandonar el Mercosur no parece ser una decisión sabia. No cabe duda que lo mejor sería llegar a un acuerdo como Mercosur, pero eso tampoco parecería posible porque Paraguay no tiene vínculos comerciales con Beijing.

De todas maneras los caminos de la diplomacia son anchos y seguramente Uruguay tiene por dónde moverse y negociar de tal forma que se logren los objetivos respecto a China sin incomodar a Brasil que también es uno de nuestros principales mercados y que debemos cuidar.

Hay que dejar que la diplomacia haga su trabajo y llamar a la prudencia a los que con facilismo y mirada sesgada se apuran a señalar como ilegítimo al gobierno de Brasil. Uruguay tiene un canciller con una visión amplia del mundo y un presidente que entiende la necesidad de ampliar los horizontes, y en eso hay que apoyarlos.

Compartir en: