26 de abril de 2017
Máx. Min.
Actualidad 07 de octubre de 2016

Ayer en Dolores ADP Zone brindó una jornada motivadora con datos de las últimas tendencias del sector

Guigou: "Las oportunidades a futuro están en la bioenergía y el biogas. La soja se debe cuidar e incrementar y el gran desafío es hacer más gramíneas para integrar los sistemas..."

Dolores- TodoElCampo- En una nueva edición de lo que es ADP Zone, el espacio de intercambio de conocimientos y experiencias del sector que desarrolla ADP–Agronegocios del Plata para sus clientes, no faltó momento en el que los asistentes no recargaran sus pilas. Esa era la premisa, o lema del evento de este año: “Es momento de recargar energías”.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del gerente general de la compañía, José Santos, quien resaltó que la tecnología obliga a las organizaciones a reinventarse cada tres años y que esta situación configura un desafío de trabajo permanente.

La mañana contó con tres bloques de presentaciones. La primera fue “La cocina de la agricultura”, donde expusieron los ingenieros agrónomos Marcos Guigou, Manuel Artigas, Alexis González y Gustavo Polak, en representación de ADP.

Durante el evento se realizó un reconocimiento a la labor de Lider Guigou, quien relató que “en el 2003 cuando teníamos la ilusión de crear ADP-Agronegocios del Plata, soñaba con muchas cosas, pero a veces uno sueña y no sabe a dónde puede llegar. Hoy el sueño es realidad pero también es futuro”, manifestó.

Luego de agradecer y reconocer la labor de su padre, Marcos Guigou, director de ADP llamó a reflexionar sobre cómo se está trabajando y resaltó que es en las interacciones donde está la mayor riqueza del negocio, tanto en los procesos de trabajo como en la integración de las diferentes áreas productivas. “Hay mucho por hacer. Debemos generar la demanda independientemente aunque inicialmente parezca que no existe. Tenemos que crear las interacciones entre productores de diferentes actividades, necesitamos el soporte de una mayor masa crítica”, dijo.

Para el experto, las oportunidades a futuro están en la bioenergía y el biogas, por ejemplo, como solución al tratamiento de residuos. Señaló también que la demanda de soja es “imparable”, y que se trata de un producto noble que se debe cuidar e incrementar. “Es un desafío hacer más gramíneas e integrar los sistemas”, expuso. Para cerrar su participación, Guigou citó a Steve Jobs: “Piensa diferente. Solo aquellos que piensan que pueden cambiar al mundo son los que lo hacen”.

Artigas, que presentó variables e indicadores sobre trigo, reveló que se trata de un cultivo en movimiento. “En 2004, el objetivo era aumentar la productividad y para ello se lanzaron diferentes variedades. En 2017 se lanzarán el cultivar de ciclo largo, Curupay; el de ciclo intermedio, Algarrobo; y el de ciclo corto, Zeus”, anunció.  En tanto, Polak mostró el funcionamiento y las ventajas del sistema de Agricultura por Ambientes (AXA).

Cerrando este bloque, González explicó cómo estudios realizados por la empresa demuestran que las diferencias en el orden de siembra de diferentes cultivos pueden mejorar el rendimiento. “La rotación no tiene costo para el productor pero puede impactar en el rendimiento de la cosecha y en consecuencia mejorar la rentabilidad”, indicó.

El bloque de genética contó con las exposiciones de representantes de empresas socias de ADP-Agronegocios del Plata. Matías Rufo, gerente general de BioCeres Semillas, presentó a la empresa de origen argentino que opera desde 2001 desarrollando programas de mejoramiento en semillas a través de biotecnología y genética. El comerciante senior de Cargill, Gabriel  Di Giovannantonio señaló que  trabajar “la calidad de trigo con un enfoque comercial” es fundamental para lograr una identidad del trigo uruguayo.

El especialista Anibal Pordomingo, ingeniero agrónomo  de Nutral Nutrición Animal, fue el invitado especial y disertó en el bloque dedicado especialmente a la ganadería sobre las pautas para una mejor recría del novillo pesado.

Para el cierre de la actividad en la mañana, se contó con la exposición del Dr. Julio Decaro, que desarrolló una charla titulada “Lo más importante que aprendí en Harvard”.  Señaló que el ser humano siempre busca ser feliz independientemente de los medios y que en ese camino siempre encontrará obstáculos. “Lo más importante que aprendí es que dependiendo de mí puedo pasar una semana en el cielo o presentarme al campeonato mundial de la insatisfacción crónica adquirida, con chances de ganarlo. Cualquier cosa puede ser motivo para insatisfacción, depende de cada uno”, remató.

Durante la tarde se realizó una recorrida por los campos que permitió ver de primera mano diferentes cultivos y compartir varios ejemplos prácticos.

 

Fuente y Foto: Quatromanos 

Compartir en: