30 de abril de 2017
Máx. Min.
Ovinos 17 de diciembre de 2015

Avanza el proyecto sobre perros de guardia

Se trata de un plan piloto que desarrollan ambas instituciones en el marco de las constantes y cada vez más repetidas agresiones que sufren los ovinos causando importantes pérdidas.

Montevideo/TodoElCampo – El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) presentaron los resultados sobre el trabajo de los perros de guardia en el control y disminución de los daños causados por depredadores en los ovinos.

Se trata de un plan piloto que desarrollan ambas instituciones en el marco de las constantes y cada vez más repetidas agresiones que sufren los ovinos causando importantes pérdidas.

El plan tata utiliza perros de raza Maremmano y tuvo lugar en establecimiento Esther Adabalde emplazado en Mariscala, Lavalleja.

El MGAP informó que “hasta la fecha se han entregado ocho perros, por lo que son ocho los predios focos en los cuales se está llevando adelante la experiencia”.

Son animales que “provienen de Italia y como característica, son entrenados desde cachorros junto a las majadas donde tienen su casilla y se les brinda alimento. Tienen contacto solo con una persona en el momento en que son alimentados. No son perros de ataque, ni de trabajo, son perros que por su característica conviven con los lanares, ahuyentan al depredador juntando a la majada en primer lugar y luego poniéndose entre el depredador identificado y la majada con la que el convive”, explicó el MGAP a través de un comunicado.

El conocimiento y la presencia de los perros Maremmano no es nueva en el país. En setiembre de 2012 INIA difundió en su revista institucional (N° 30) un artículo titulado “Perros de guarda para disminuir la incidencia de depredadores en rebaños ovinos”.

El artículo comienza señalando que “la pérdida de ovinos adultos o corderos por la acción de depredadores es, sin duda, uno de los principales problemas y restricciones que enfrenta hoy la ovinocultura uruguaya y posiblemente la de toda Latinoamérica”.

“Diferentes regiones de nuestro continente presentan incidencias de distintas especies de estos cazadores, que en todos los casos generan pérdidas significativas para las economías de sus criadores”, agrega.

En Uruguay “algunos de estos enemigos de ovejas adultas o de corderos son animales domésticos (perros), otros son considerados plaga dentro del territorio nacional (como es el caso del jabalí) por lo que su combate aunque no siempre efectivo, es posible. Pero en muchos casos otros integrantes de la vida silvestre (zorros, caranchos, mano pelada, gatos salvajes, etc.), protegidos por las legislaciones vigentes, suelen ocasionar daños cuantiosos en las corderadas y por tanto mermas sustanciales en los resultados económicos de los productores ovejeros”.

Ante esa situación, en agosto de 2012 se llevó a cabo en INIA Las Brujas una jornada internacional organizada en forma conjunta entre la Red Iberovinos de CYTED e INIA, referida a la utilización de perros de custodia de rebaños.

Participaron de aquel evento criadores y técnicos de diversas regiones de Brasil, Chile y Argentina, además de los primeros criadores de perros Maremmas de nuestro país y público interesados.

En aquella publicación de INIA, cuyo autor es el Ing. Agr. Andrés Ganzábal del Programa Nacional de Producción de Carne y Lana, explicaba que el “ovino salvaje”, en su hábitat natural, “ha desarrollado como único mecanismo de defensa contra sus depredadores una particular adaptación a la vida en regiones montañosas, altitudes elevadas y climas relativamente extremos”.

Pero “las oveja doméstica, en cambio, no presenta mecanismos propios ante la acción de sus enemigos naturales, constituyendo una presa muy vulnerable” y la supervivencia depende de la protección de los productores.

INTRODUCCIÓN DE PERROS DE GUARDA EN URUGUAY.

Los perros Maremanno-Abruzzese fueron introducidos en el Uruguay desde Italia y Brasil, que “han sido el origen de algunas experiencias preliminares y empíricas, que han sorprendido gratamente por los rápidos y positivos resultados obtenidos”, escribió Gonzábal.

El artículo completo puede leerse en http://www.inia.uy/Publicaciones/Documentos%20compartidos/18429091012105127.pdf

Foto de INIA.

Compartir en: