29 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Vacunos 25 de Setiembre de 2016

Aspectos a tener en cuenta en toros

Estar en el más mínimo detalle en los machos, desde su adquisición hasta en el momento del entore, contribuyen en el porcentaje de preñez, aseguró Gabriel García Pintos

Vacunos 25 de Setiembre de 2016

Aspectos a tener en cuenta en toros

Estar en el más mínimo detalle en los machos, desde su adquisición hasta en el momento del entore, contribuyen en el porcentaje de preñez, aseguró Gabriel García Pintos

Montevideo / TodoElCampo- Saber si los toros tienen habilidad de monta, capacidad de servicio y no poseen enfermedades venéreas, es fundamental a la hora de asegurar un buen porcentaje de preñez, subrayó a TodoElCampo el veterinario de libre profesión Gabriel García Pintos. 

Es recomendable que los preparativos de los machos comiencen a finales de julio o comienzos de agosto, aseguró el especialista, pero este año ello se retrasó porque  los productores se encontraban preocupados por lograr que las hembras y las categorías jóvenes sobrevivieran al húmedo invierno.

Superada esa etapa, García Pintos indicó que lo importante en este momento es asegurar que los toros que ingresen al rodeo sirvan y trabajen bien. Para ello, recomendó realizar una revisión exhaustiva tanto de la parte reproductiva, que no cuente con hematomas o heridas, como también la locomotriz, que no tengan problemas de patas o de movimientos a la hora de la monta.

Respecto al último punto, recordó que en los primeros 17 días que el toro ingresa en servicio puede recorrer hasta 12 kilómetros diarios en busca de una hembra. Si bien aquellas que se encuentren en celo se aproximarán, es mejor estar en todos los detalles, aseguró. En ese marco, recomienda el uso de potreros pequeños para que el macho no deba desplazarse largas distancias.

El veterinario encomendó a los productores a ir más allá y hacer pruebas de habilidad de monta y capacidad de servicio. Explicó que mediante un cepo con una vaca que no se encuentra en celo, se hace trabajar al toro para supervisar la extracción del pene y asegurarse que no existan problemas de adherencia, verrugas o papilomas, como también el movimiento en el coito, la manera de dar la estocada final y bajar de la hembra, además de si logra penetrarla o no.

Todos esos aspectos, junto con los datos previos del ejemplar, permiten evaluar con exactitud la capacidad de monta de cada toro en el establecimiento y le demuestra al productor si con ellos alcanza para servir a todas las vacas o debe adquirir nuevos toros.  

LA EXIGENCIA DEL COMPRADOR

El sector se encuentra en un momento en el cual “cada día hay que ser más profesional”, manifestó García Pintos. Agregó que a la hora de comprar un macho se debe exigir al vendedor que garantice la habilidad de monta, capacidad de servicio y la inexistencia de enfermedades venéreas. Al respecto, enfatizó que para los compradores es mejor exigir a los vendedores que los ejemplares se encuentren raspados, antes de preocuparse por si están vacunados.

No obstante, aclaró que encontrar vibriosis al raspar un toro del establecimiento no quiere decir que se tenga que vender de manera inmediata, porque igualmente se puede tener un alto nivel de preñez. Pero, esos porcentajes superiores a 75 o 85 % de preñez pueden caer a 40 % en el caso de que condiciones adversas bajen la inmunidad de las hembras. El especialista se preguntó cuántos productores están dispuestos, o pueden afrontar económicamente, la caída a 40 %.

COMPRAR SEGURO

El veterinario reflexionó que los productores deben asegurarse el rendimiento de los toros desde el momento de su adquisición. Sobre ello, comentó que en ocasiones los empresarios agropecuarios se inclinan a comprar en determinadas ferias, donde el toro es más económico. Pero, García Pintos subrayó que por más sanidad que cuente ese animal, nunca se sabe el motivo por el cual se pone a la venta. Sin embargo, acotó que al comprar en remates de las propias cabañas se tiene más seguridad, ya que las mismas se dedican a ello y por ende van a escatimar en todos los detalles.

Insistió que los compradores no deben dudar en exigir todos los datos necesarios a la hora de adquirir el toro, ya que por ley, seis meses después de comprado el ejemplar, puede reclamar la anulación del negocio ante la comprobación de que no todos las condiciones de compra estaban en regla. 

Producción: Estela Apollonio

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: