18 de Agosto de 2017
Máx. Min.
Agricultura 02 de Setiembre de 2016

Argentina, Paraguay y Uruguay juntos son el tercer productor mundial de soja

El informe del BM de 135 páginas al que accedió TodoElCampo trata de la logística de exportación de la soja desde Argentina, Paraguay y Uruguay. Señala entre otros temas la importancia de la producción y los desmedidos costos logísticos.

Agricultura 02 de Setiembre de 2016

Argentina, Paraguay y Uruguay juntos son el tercer productor mundial de soja

El informe del BM de 135 páginas al que accedió TodoElCampo trata de la logística de exportación de la soja desde Argentina, Paraguay y Uruguay. Señala entre otros temas la importancia de la producción y los desmedidos costos logísticos.

Montevideo/TodoElCampo – En el período 2014/15, los tres países produjeron unos 70 millones de toneladas de soja y juntos son el tercer productor mundial de la oleaginosa. Pero “en Argentina, Paraguay y Uruguay, se estima que las ineficiencias de las cadenas de suministro de la soja agregan un promedio de alrededor de 120 % a los costos logísticos”, lo que afecta negativamente la competitividad, afirma un documento del BM.

“La facilitación del comercio y la logística es un factor clave para el crecimiento económico, con implicaciones directas para la competitividad y la productividad de los países en desarrollo”, así comienza la presentación del informe Logística de la Soja. Argentina, Paraguay, Uruguay del Banco Mundial (BM) en esos países.

El informe de 135 páginas al que accedió TodoElCampo trata de la logística de exportación de la soja desde Argentina, Paraguay y Uruguay, señalando entre otros temas la importancia de la producción de soja y los desmedidos costos logísticos.

“Como porcentaje del PIB, los costos de logística en las economías emergentes son generalmente de dos a tres veces más elevados que en los países de la OCDE”, expresa y explica que “estos elevados costos impactan negativamente no sólo a la competitividad, sino que también pueden afectar a las oportunidades económicas de los pequeños agricultores y las microempresas al reducir el precio de comercialización de los bienes primarios generados por estos productores”.

En el período 2014/15, los tres países en estudio “produjeron unos 70 millones de toneladas de soja”, es que “Argentina, Paraguay y Uruguay representan conjuntamente el tercer productor mundial de soja”, afirma.

Pero “la soja sólo representa un caso específico de un producto agrícola que requiere una organización logística sofisticada y eficaz”, indica, y el documento del BM puede “generalizarse” a otros productos agrícolas como el trigo, el maíz, etc.

EL SECTOR AGROPECUARIO ES EL MÁS IMPORTANTE

Los tres países que abarca el estudio poseen una gran dependencia del sector agropecuario.

En 2013 el sector agropecuario representó para Argentina “en términos de valor añadido, el 7 % del PIB”. El porcentaje es importante pero pequeño frente a Paraguay que es el 21 % de su país y Uruguay que es el 10 %.

“En los tres países, el sector agropecuario es más importante que el promedio para América Latina y el Caribe”, subraya.

“Entre 2000 y 2013, la contribución del sector agropecuario al PIB para estos tres países ha ido en aumento, mientras que decreció, en promedio para América Latina y el Caribe. Si bien los órdenes de magnitud son diferentes, las actividades agropecuarias incrementaron su peso dentro de la economía de la sub-región, de manera más marcada para Argentina. La demanda de materias primas agrícolas a nivel mundial explica en parte esta tendencia”.

PRODUCCIÓN SUPERIOR A 70 MT EN EL PERÍODO 2014/2015.

Entre los tres países, en 2014/15 “produjeron más de 70 Mt de soja, representando más de un quinto de la producción mundial”.

En ese período Argentina produjo 60,1 Mt lo que lo convierte en el “tercer productor de soja en el mundo, después de Estados Unidos (106,9 millones de toneladas) y Brasil (96,2 millones de toneladas). “Paraguay y Uruguay tienen un papel más modesto al nivel global, pero, en 2015, ambos países fueron clasificados respectivamente quinto y séptimo en términos de volumen de producción”.

EL AGRO COMO FUENTE LABORAL IMPRESCINDIBLE.

En términos laborales la agropecuaria “tiene una importancia significativa”, señala el BM: “En 2013 FAO estimó que 1.38 millones, 0.86 millones y 0.185 millones de personas estaban directamente empleados por el sector agropecuario, respectivamente en Argentina, Paraguay y Uruguay”.

En términos porcentuales es en Paraguay donde más impacto tiene el agro como fuente laboral, y en Argentina donde menos. Uruguay está en una posición intermedia pero no por eso menos importante ya que supera el 10 % en relación a la población económicamente activa.

EXPORTAR DE URUGUAY ES MUCHO MÁS CARO.

Uno de los grandes problemas que tiene la región es el de los costos logísticos que “son altos” comparados con los mejores estándares internacionales”.

“Exportar soja desde Argentina, Paraguay o Uruguay a Shanghái resulta entre un 35 % y 260 % más caro que desde Estados Unidos”, afirma el documento.

“Los costos logísticos de las cadenas de exportación de las semillas de soja a sus principales mercados de destino, desde las zonas de producción actuales, en cada uno de los tres países, no son competitivos, cuando se comparan con los países competidores más eficientes”, advierte.

Los productores de soja de Argentina, Paraguay y Uruguay compiten con los de Brasil y los EE.UU., así como con los demás países productores, para abastecer a los mercados mundiales con soja y productos de soja.

Pero “en Argentina, Paraguay y Uruguay, se estima que las ineficiencias de las cadenas de suministro de la soja agregan un promedio de alrededor de 120 % a los costos logísticos de las cadenas ‘de referencia’”.

REDUCCIÓN DE COSTOS DEL TRANSPORTE VIAL.

El documento aporta una serie de sugerencias para la reducción de costos en diferentes aspectos de la cadena de actividad sojera, uno de los capítulos apuntan a “reducir los costos de transporte vial.

“El costo de transporte de la soja por carretera desde el campo a un puerto fluvial o de aguas profundas representa la mayor proporción de los costos de logística en los tres países, entre el 35 % y el 70 % para las cadenas básicas evaluadas, y hasta un 80 % para las cadenas de áreas de expansión de la producción (fuera de las zonas actuales de producción). Los costos unitarios del transporte por carretera en los tres países son de hasta U$S 0,16 por tonelada-km para las distancias de las cadenas de suministro actuales, más del doble que el benchmark internacional, alrededor de U$S 0,07 por tonelada-km.”.

El BM considera necesario “ampliar los sistemas de cupos para descargar camiones” y “aumentar la capacidad de descarga de camiones en las terminales”.

También propone “permitir la operación de camiones ‘B-trenes’” en el entendido que en los tres países de estudio los camiones autorizados tienen “una capacidad de poco menos de 30 toneladas (determinado por el número de ejes, la carga por eje permitida y el peso neto del camión)” pero en Estados Unidos, Australia y Brasil “autorizan la circulación de camiones más grandes que “solamente operan en una base experimental en la provincia de San Luis, en Argentina y en una ruta en Uruguay”. Son camiones pueden transportar de 40 a 50 toneladas por viaje, “lo que representa un incremento del 30 % al 70 % (depende del número de ejes del camión, siete o nueve), mientras que sus costos de operación son sólo hasta 30 % mayor”.

Otra medida que reduce costos es la de “mejorar las carreteras nacionales” y “los caminos rurales. Los caminos rurales en los tres países están en mal estado y esto contribuye a un aumento en los costos de operación de los camiones del orden de 20 %”.

Señala también la “reestructurar la industria del transporte automotor para facilitar contratos de largo plazo y revisión de las estructuras tarifarias”, así como “mejorar la gestión del tráfico vial en las ciudades portuarias”.

Compartir en: