26 de Junio de 2017
Máx. Min.
Lechería 31 de Agosto de 2015

Argentina: Las sombras de la lechería

Argentina. Duro panorama a futuro inmediato deja la primera jornada del 5° Congreso PDT organizado por SanCor.

Lechería 31 de Agosto de 2015

Argentina: Las sombras de la lechería

Argentina. Duro panorama a futuro inmediato deja la primera jornada del 5° Congreso PDT organizado por SanCor.

Argentina-Damián Morais/Lechería Latina/TodoElCampo* – Es probable que el lugar, el paisaje y la atención recibida hayan logrado atemperar los mensajes que bajaron del escenario de la primera jornada del 5° Congreso del Programa de Desarrollo Tecnológico, en especial en la mañana, que fue cuando se abordaron los temas más delicados para analizar la actual coyuntura y las perspectivas inmediatas para la actividad lechera.

El inicio de la jornada, luego de la presentación formal de Gustavo Ferrero, estuvo a cargo de Juan Manuel Garzón, que abordó el panorama global del mercado lechero.

Como era de esperarse su exposición mostró la realidad actual del mercado internacional, destacando la coincidencia de un fuerte aumento de la producción y el retiro de Rusia y China de los mercados internacionales (ambos representan el 40% de la demanda). La expectativa de todos los presentes era saber qué proyecciones manejaba el economista.

El resultado de esas previsiones pudo haber sido previsible, pero no por eso menos doloroso, la expectativa de Garzón es un futuro a corto plazo que continuará siendo duro para la actividad con muchos jugadores que pueden quedar fuera del negocio. La mirada es un poco más optimista para el futuro a largo plazo, pero como todos los analistas de mercado predecir cuándo se recuperarán los precios no es algo que entre en este tipo de conferencias.

Si la mano venía complicada la segunda de las conferencias estuvo a cargo de Fausto Spotorno, que analizó la actualidad de la economía Argentina. Entre lo más destacado de su exposición fue el análisis de dos variables a futuro que pueden definir el futuro inmediato, la suba de las tasas de interés en EEUU y la recesión brasilera.

Con respecto al primero de estos dos puntos sus definiciones más importantes giraron sobre los siguientes conceptos:

• La plata está volviendo a los países centrales, el aumento de las tasas y la seguridad jurídica es importante para los inversores.

• Si sube el dólar, bajan los commodities.

• Cuando EEUU tenga una tasa promedio de 2 o 3% las tasas globales van a subir y EEUU aspirará dólares en el mercado.

• Es inevitable que el dólar volverá a subir y hacerse fuerte, por los que los commodities seguirán bajos.

Pero si el planteo no venía bien hasta ese momento, el análisis de lo que le espera al próximo presidente no dejaron buenas perspectivas.

El economista planteó dos escenarios posibles para el próximo gobierno, uno de salida del actual sistema económico, cambiario y financiero de manera gradual y otro de forma abrupta.

Sería muy injusto tratar de resumir en esta nota sus apreciaciones, pero las resumiremos con una de las frases que más preocupación causó en los presentes: “Ni un escenario de sinceramiento gradual o de shock garantizan evitar el helicóptero.”

Ante esto, poco para agregar.

Cuando parecía que lo peor ya había pasado fue el turno de otro economista, Carlos Seggiaro para hablar de los escenarios para el sector agroalimentario argentino.

La visión de Seggiaro es dura respecto a la realidad que le espera al sector agroindustrial, tanto por factores internos como externos.

Según su exposición, del exterior las noticias no son buenas, el proceso devaluatorio de China obligará a devaluar a los vecinos de Sudeste de Asia. Eso va a tener un impacto en el precio de los commodities. Solo un accidente climático puede cambiar drásticamente el panorama. Un niño severo puede complicar con sequías a Nueva Zelanda y Australia y favorecernos en algún punto. Pero claro, eso por ahora es sólo una hipótesis.

El otro problema externo es la recesión brasilera, que claramente elevará el nivel de conflictividad con nuestro vecino y principal socio comercial, algo que ya sabemos cómo nos afecta.

Ya hablando del futuro de las diversas producciones y cómo afectarían las diferentes variables que se plantean como probables para el futuro gobierno, el economista dejó en claro que no hay una medida que favorezca a todas las producciones por igual y resaltó lo malo que sería para el sector lechero o cárnico la quita de retenciones al maíz y mucho más una fuerte devaluación.

Una devaluación traería acarreado un deterioro de salarios que perjudicaría al sector lácteo. Un mercado interno contraído en este contexto internacional puede ser muy probable y dañino. Por lo tanto un golpe devaluatorio no es la mejor noticia que puede esperar el sector.

La jornada de la tarde fue más liviana en cuanto a la temática, el médico veterinario Julio Godoy abordó la importancia del recurso humano en el tambo y la licenciada en educación Paula Molinari analizó las turbulencias generacionales que afectan todas las actividades.

(*) Damián Morais para www.lecherialatina.com

Compartir en: