18 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 08 de Abril de 2013

Aquellas actitudes, dan estas realidades.

Las economías que realmente sirven, son aquellas que se ponen en práctica cuando la cosa anda bien. En definitiva el evitar gastos superfluos y atender los necesarios, permite guardar ahorros interesantes, y esos pesos en la mala hacerlos valer.

Actualidad 08 de Abril de 2013

Aquellas actitudes, dan estas realidades.

Las economías que realmente sirven, son aquellas que se ponen en práctica cuando la cosa anda bien. En definitiva el evitar gastos superfluos y atender los necesarios, permite guardar ahorros interesantes, y esos pesos en la mala hacerlos valer.

Horacio Jaume/Todoelcampo - No es nuevo para nadie que las economías que realmente sirven, son aquellas que se ponen en práctica cuando la cosa anda bien. En definitiva el evitar gastos superfluos y atender los necesarios, permite guardar ahorros interesantes, y esos pesos en la mala hacerlos valer. En los últimos tiempos lo hemos escuchado por parte, generalmente, de la oposición con el titulo de políticas anticíclicas, que no es otra cosa que la que contamos anteriormente. En el Agro, este modelo, para llamarlo de alguna manera, tiene que tener en cuenta, por lo menos un elemento más, que son los ciclos biológicos, los vegetativos y los turnos. 

Una vez hablando con el ex vicepresidente de la República, Dr Hugo Batalla, hoy fallecido, me contaba que hay dos medidas para poner en marcha un país que tienen rápidos resultados, una es la construcción, que indudablemente, imprime un movimiento importante, y la otra la agricultura en la cual entre 100 y 127 días se puede recoger una cosecha. Eso es lo más rápido, en  los otros rubros en general los tiempos son diferentes. En el caso de la ganadería, uno puede dar velocidad a las diferentes etapas de la misma, uno puede acelerar el entore, hasta cierto punto, puede darle rapidez al engorde, hasta cierto punto también. Pero lo que no puede hacer es evitar los nueve meses de gestación, eso es imposible. 

Entender determinado tipo de conductas porque obedecen a otro Uruguay, es posible, porque en muchos puede estar muy vivo aquel país de los ciclos ganaderos, que analizados en las famosas jornadas de Fucrea, cuando cada 5 años le tocaba a la industria y a los 5 años al productor, cuando la dentición de los animales que entraban a frigorífico eran de boca llena o diente gasto; cuando los frigoríficos paraban entre 3 y 4 meses para arreglar las plantas. Esos animales podían pasar 5 o 6 veces por la feria, y en algunos casos ya no había donde ponerles la marca. En aquel país cerrado, donde la política del roba montón era la más usada, la especulación indudablemente, era la que mas rentaba. Como si todo eso fuese poco el valor de una hectárea era lo que valía un novillo gordo. ¿Que papel podía jugar la cría en ese panorama? Indudablemente, era muy limitado. La practicaban aquellos cuyos campos eran criadores, dicho de otra forma los más pobres. 

Los números de esa ganadería, eran que una vaca de cría en su vida útil, daba dos terneros y cuarto, si ustedes saca la cuenta de entorar a los 3 años y de que va a obtener un ternero un año si y otro no, podrá confirmar este dato. ¿Qué paso? Nuestro país cambió, a partir de la exportación en pie. Empezamos a vivir otra realidad, al decir del ingeniero Rovira, la invernada empezó a corretear, comparándola con un avión y paso el punto de retorno, y lo único que puede hacer es dar mas motor. ¿Qué pasó con la cría? Los frigoríficos también tuvieron un cambio, aquellas plantas que no tenían valor, ¿a cuánto se vendieron? ¿Cuánto valen los campos hoy? Difícil de imaginarlo tanto tiempo atrás. La agricultura tuvo un vuelco espectacular. Podríamos seguir mencionando cosas, que sucedieron y como también nos negamos a ver determinadas realidades.

Hoy nuestro país disfruta de situaciones que parecen de ciencia ficción, como que podemos tener el novillo más caro del mundo, sin embargo nos quedamos con el record de exportación pero en precio, no en kilos. Hoy la vaca vale, la vaquillona también, lo mismo que la pieza de cría; pero la gestación va a demorar 9 meses, y esas preñeces de hoy a una velocidad importante, serán los novillos de aquí a 3 o 4 años.

Cada vez que se pregunta si hay ganado gordo, hay una vieja respuesta, que creo yo que también obedece a otros tiempos, y es que en el Uruguay, siempre hay ganado preparado, todo depende del precio. A mí me gustaría afiliarme a esa teoría, pero creo que los terneros que hay son los que las vacas paren y eso hoy con la trazabilidad es mucho más fácil saberlo. Pasamos mucho tiempo ignorando esta realidad. No articulamos una política ganadera correcta y los intentos que se hicieron, caso la mesa de cría, fueron ignorados y dejados de lado. Tan encandilados estábamos con los resultados finales, que a las jornadas en la facultad de agronomía de engorde a corral, e invernada, era hasta difícil concurrir por la cantidad de gente que allí se hacía presente. A mí se me ocurrió preguntar por los terneros en una reunión de este tipo y me dijeron que eso no daba plata. Insistí diciendo que no había ternero de acuerdo a  la demanda, que indudablemente, iba a haber, y la respuesta fue cruda, que lo haga otro. 

Esto no es tener o no razón, son realidades. El Plan Agropecuario está promocionando unas charlas para ver si el año que viene podemos obtener las preñeces logradas en este; la respuesta es muy sencilla, la vaca siempre debe estar en buen estado, ponerlo en práctica es más complicado. 

El Uruguay entro en el mundo de la madera, en este caso están los turnos, que duran 6, 7 o 10 años, desde el momento que se plantan los árboles a cuando se cosechan, durante ese tiempo, se deben diseñar los caminos, para cuando se tenga que entrar a levantar la producción. Problemas con los caminos íbamos a tener, nosotros dormimos la siesta.

Compartir en: