26 de Julio de 2017
Máx. Min.
Ovinos 22 de Diciembre de 2015

Alfredo Fross asumió como nuevo presidente del CRILU

El flamante presidente sostuvo que desde el rubro ovino se hace demasiado énfasis en las debilidades y ello conspira contra su propia evolución.

Ovinos 22 de Diciembre de 2015

Alfredo Fross asumió como nuevo presidente del CRILU

El flamante presidente sostuvo que desde el rubro ovino se hace demasiado énfasis en las debilidades y ello conspira contra su propia evolución.

Montevideo/TodoElCampo- En Tacuarembó e celebró la Sexta Jornada de Distribución de reproductores a integrantes del Consorcio Regional de Innovación en Lanas Ultra Finas del Uruguay (CRILU), llevada adelante por el propio consorcio, Sociedad de Criadores de Merino Australiano del Uruguay (SCMAU), el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), la industria textil-lanera y empresarios del sector privado. Además, CRILU procedió a cambiar autoridades.

EL CRILU, UNA REALIDAD

“El CRILU ha tenido un sistema de gobernanza muy bueno” manifestó el presidente saliente, Francisco Donagaray, a TodoElCampo. Sin embargo, más allá de ello, sostuvo que lo mejor es la capacidad del proyecto de que nadie sea más o mejor que otro, y todos los socios que desean participar de las reuniones de la directiva lo hacen. “No podemos darnos el lujo de tener excelentes jugadores en el banco”, subrayó al referirse a lo capacitado que están todos para participar. Eso se debe a que los objetivos están claros y se trabaja en ellos con seriedad y sin apuros.

Donagaray comentó que desde el CRILU se lograron avances importantísimos para la producción de Merino, y aclaró que aún no se sabe hasta dónde puede llegar. El último acuerdo comercial con Lanas Trinidad y una empresa italiana para producir prendas cien por ciento del consorcio, fue un esfuerzo que no tiene nada para envidiar a las lanas australianas, enfatizó el empresario.

Si el proyecto no ha crecido más, acusó Donagaray, es porque hay quienes no creyeron en él y “le han puesto el inflador en los rayos”; por “celos de razas o mezquindades del ser humano” apuntó. Asimismo acotó: “pero hemos llegado a lugares importantísimos”.

“Creo que el pago por finura atado al precio internacional es el sueño del pibe”, indicó el presidente saliente sobre el acople con Australia. Reconoció que esa iniciativa cambió el negocio lanero del país, porque tanto el micronaje, rendimiento y calidad, comenzaron a tener peso.

Respecto al CRILU y la SCMAU, dijo que el primero se pensó para que los criadores de la raza que no integran el consorcio, porque no eran parte de la misma cuando surgió el proyecto, puedan acceder a la genética. “Todos los años la SCMAU se lleva un carnero que es de su propiedad. Después ella ve si lo vende, rifa o lo pone para uso de la sociedad de criadores” aclaró.

Sobre la SCMAU, dijo que le parece llamativo que pasaran 15 años para que la sociedad organizara una visita a la Unidad Experimental de INIA Glencoe, donde funciona el CRILU. Igualmente valoró la visita y sostuvo que se tendría que repetir todos los años.

LA CAÍDA DEL STOCK

Respecto a la actualidad del sector ovino, Donagaray explicó que inciden varios factores, muchos de ellos ajenos al sector. Lamentó la caída del stock en un momento de altos rendimientos tanto en carne como lana, pero también destacó el esfuerzo que se hace desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), en especial en la propia persona de Tabaré Aguerre. Éste –dijo- promueve el proyecto de ley “donde se le va a llamar robo al robar y no abigaeto” declaró, porque “el robo para alimentarse siempre existió, pero el hurto de 20 o 30 ovejas es otra cosa”, dijo.

Sostuvo que el sector, en relación a los predadores y el abigeato, desea sentirse protegido, pero no pretende beneficios. El resto –aclaró- depende de los propios productores y un necesario cambio de mentalidad. Trabajar con perros adiestrados y con menos mano de obra es necesario, estudiar cómo afecta el cambio climático “que cada vez es más tropical”, etcétera, es el camino, apuntó Donagaray. Ejemplificó y elogió con el Polo Tecnológico de Central Lanera, un proyecto que trabaja “más a la australiana y menos a la uruguaya”.

EL FLAMANTE PRESIDENTE

La familia Fross se dedica al rubro ovino, y en especial a la lana fina y ultra fina, desde épocas donde el sector estuvo en crisis. Ahora, Alfredo Fross es el nuevo presidente del CRILU. Consultado que fue lo que motivó a una familia que por sí sola hacía punta en el sector a relacionarse con otras y volver a recorrer caminos ya superados, Fross reflexionó que si bien es positivo que las distintas empresas se esmeren por hacer la diferencia, se tiene que ser consciente que se necesita tener volumen para que sea una producción significativa. Y cuando se inicia un proceso productivo, es evidente que se hace difícil recorrerlo solo. “El techo está muy cerca” dijo y agregó que “para crecer individualmente tenemos que crecer todos juntos”.

Reconoció que existen dentro del consorcio productores que van más rápido que otros, pero todos trabajan con el mismo objetivo y cuando se piensa que se ha llegado al final, surge un nuevo desafío que nutre al proyecto para generar más valor, enfatizó.

En cuanto a la caída del stock, Fross recordó que antaño se tenía un gran número de ovinos pero de muy bajo valor. Hoy, con menos ovinos, hay mejores valores, comentó.

Señaló que uno de los problemas del rubro es que se lo promociona con sus debilidades, que si bien son reales, la mayoría son externas al mismo. Entonces, no se “vende” al sector por sus fortalezas, dijo el flamante presidente.

En ese rumbo, sostuvo que los abigeatos y predadores son problemas reales que se deben aceptar y trabajar para contrarrestarlos porque “todas tienen solución”; todo depende de las “voluntades políticas”. Asimismo, su mayor preocupación, y en ella hizo hincapié, es el cambio climático y el paso de 40° C a 2 mil milímetros de agua. En ello se debe trabajar, ver cuál es la genética que puede soportar esas condiciones para desarrollar una producción sustentable.

Otro desafío, confesó Fross, es aumentar el desarrollo del valor agregado y sostuvo que en ese camino debe incursionar la juventud, “porque nosotros venimos de otra época y otro tipo de producción”.

Enfatizó en la necesidad de plantearse objetivos y cumplirlos, ya que ello hace la diferencia. Y en el CRILU eso se hace –dijo- y agregó que también hay iniciativas innovadoras en la carne, lo que determina un rubro ovino muy atractivo.

Audio: DiarioRural

Redacción: Damián Musso Sosa

Compartir en: