27 de abril de 2017
Máx. Min.
Sergio Abreu 04 de octubre de 2013

Al país lo que necesite y al gobierno lo que merezca

Sergio Abreu: Dejar al gobierno sólo y "que se arreglen ellos" es la respuesta más fácil, pero la construcción de armonías en situaciones sensibles también nos da la legitimidad para discrepar con fuerza en otros temas.

Sergio Abreu/TodoElCampo – La situación con la Argentina vuelve a complicarse. Es un tema jurídico y político que debe manejarse con firmeza y serenidad.

La sentencia de la Corte de la Haya es categórica porque le transfiere a la Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru) la realización de monitoreos de la calidad de las aguas.

Argentina no cumple con la regla básica de que los Tratados deben ejecutarse de buena fe. Y como todos sabemos, lo político está por encima de lo jurídico en la conducta del gobierno argentino.

La profesionalidad en el manejo y negociación de nuestros intereses en el marco internacional es lo primero.

Los países no tienen amigos, tienen intereses, y los Estados más débiles como el Uruguay tienen al derecho como su principal escudo.

El gobierno no puede actuar sólo librado a una diplomacia presidencial insuficiente. Uruguay necesita de una posición sólida en este tema ajena a estrategias electorales.

Podrá haber discrepancias en tonos, dichos y circunstancias, pero no hay otro camino que buscar el respaldo político de todos los actores, tener un sólido argumento jurídico y manejarse políticamente con otros Estados, para evitar que crisis que puede extenderse al resto de la región.

Queremos aportar con ideas y propuestas que nos ayuden a ser predecibles en nuestras posiciones.

En este caso, no podemos quedar en manos de actores individuales sino de un equipo que transmita hacia afuera que el interés nacional no puede tener fisuras en el diferendo con Argentina que no es el primero ni será el último.

Todos saben las discrepancias que tuvimos con el tema Paraguay , que mas allá de los aspectos políticos constituyó una herida letal al Mercosur como lo definió hasta el propio vicepresidente. Pero este tema puntual reclama diálogo, madurez y voluntad política de todos.

El “que se arreglen ellos”, es la respuesta más fácil, pero la construcción de armonías en situaciones sensibles también nos da la legitimidad para discrepar con fuerza en otros temas en los que las diferencias no tienen posibilidad de solucionarse.

Wilson dijo, “al país lo que necesite y al gobierno lo que merezca”. Es una buena fórmula para aportar lo que todos los ciudadanos queremos cuando se trata de defender nuestros derechos como Estado soberano e independiente.

Compartir en: