14 de Diciembre de 2017
Máx. Min.
Agricultura 05 de Enero de 2017

Agricultura más sustentable: cada dos hectáreas de soja ya hay una de maíz o trigo

Sí. El dato es muy fuerte. La suma de la superficie que se terminará sembrando en el ciclo 2016/2017 de los dos principales cereales del país (trigo y maíz) está apenas por debajo de 10 millones de hectáreas, mientras que la soja no llegará a 20 millones.

Agricultura 05 de Enero de 2017

Agricultura más sustentable: cada dos hectáreas de soja ya hay una de maíz o trigo

Sí. El dato es muy fuerte. La suma de la superficie que se terminará sembrando en el ciclo 2016/2017 de los dos principales cereales del país (trigo y maíz) está apenas por debajo de 10 millones de hectáreas, mientras que la soja no llegará a 20 millones.

Sergio Persoglia-Argentina-Punto Biz*-TodoElCampo – Hay muchos datos en los últimos meses de la agricultura argentina que permiten ser optimistas. Y uno de ellos, que pasó casi desapercibido, tiene que ver, además, con la sustentabilidad: por primera vez en casi una década, en la actual campaña agrícola habrá una hectárea de maíz o trigo por cada 2 hectáreas de soja.

Sí. El dato es muy fuerte. La suma de la superficie que se terminará sembrando en el ciclo 2016/2017 de los dos principales cereales del país (trigo y maíz) está apenas por debajo de 10 millones de hectáreas, mientras que la soja no llegará a 20 millones.

En detalle, de acuerdo al promedio de estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y la Bolsa de Comercio de Rosario, se implantaron 4,7 millones de hectáreas de trigo y 4,9 millones de maíz. Para la soja, hablan de 19,6 millones de hectáreas.

“Claramente, esto es un cambio importante en el sentido de la sustentabilidad”, comentó a Punto Biz Rodolfo Rossi, el presidente de Acsoja (la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina), uno de los hombres más respetados del sector agrícola argentino.

Desde su oficina en Venado Tuerto, el referente explicó que, hoy por hoy, solo un tercio de la superficie de soja de la Argentina se siembra en monocultivo (es decir, que es el único cultivo que recibe esa hectárea durante el año). Los restantes dos tercios se rotan con varias alternativas.

Pero la historia no termina allí. La superficie triguera “puede seguir subiendo fuerte rápidamente”, si se resuelven algunas cuestiones comerciales vinculadas, sobre todo, a la calidad, indicó Rossi. Para la siembra 2017, que comenzará fuerte en mayo, podría sumarse un millón más de hectáreas, estimó.

Es que los agricultores argentinos tienen una gran historia triguera. Conocen el cultivo, que, además, sin las trabas comerciales que lo golpearon durante los gobiernos kirchneristas, es clave para aportar ingresos a las empresas agrícolas sobre fin de año, cuando se cosecha. En cambio, el maíz y la soja se cosechan ya entrado el otoño.

Para encontrar una superficie de trigo similar a la de 2016, hay que retroceder hasta el 2008. Pero el potencial del cultivo queda claro si se mira apenas unos pocos años antes: en el 2002 se implantaron más de 7 millones de hectáreas. Con el maíz la situación es similar, aunque nunca se llegaron a sembrar tantas hectáreas como las de trigo.

El crecimiento del área triguera en la actual campaña y el cambio de humor de los productores quedaron plasmados claramente en diciembre, que marca el pico de la cosecha de este cereal. Un dato pinta en blanco sobre negro el nuevo escenario: durante ese mes entraron a los puertos ubicados sobre la hidrovía del Paraná 44.780 camiones con trigo, mientras que en el mismo mes de 2015, la cosecha fue una de las más bajas de la historia, fueron solo 10.091.

Son números que no deben pasar desapercibidos. En esa línea, en la industria semillera argentina se manejan con un dato que vale la pena seguir de cerca. Dicen que el trigo podría duplicar su superficie en poco tiempo, si se toman como base los pobres números de la siembra del 2015, la última que se hizo con el gobierno K, que se ubicó bastante por debajo de las 4 millones de hectáreas.

Para el maíz también ven un crecimiento, pero más cauteloso. En cualquier caso, son todas señales positivas de un sector que retomó claramente la senda del crecimiento. Y parece hacerlo de la mano de la sustentabilidad.

No es poco.

(*) Punto Biz es una revista de Rosario, Argentina, especializada en negocios.

Compartir en:

Últimas noticias

Más de Agricultura