24 de Octubre de 2017
Máx. Min.
Economía 13 de Abril de 2016

Afinando el lápiz

El autor de la nota, Humberto Perrone, es el redactor responsable de Camiones & Logística, la publicación oficial de la Intergremial de Transporte Profesional de Carga Terrestre del Uruguay (ITPC).

Economía 13 de Abril de 2016

Afinando el lápiz

El autor de la nota, Humberto Perrone, es el redactor responsable de Camiones & Logística, la publicación oficial de la Intergremial de Transporte Profesional de Carga Terrestre del Uruguay (ITPC).

Humberto Perrone*-Montevideo/Camiones & Logística/TodoElCampo – Habiendo llegado el último ciclista, terminado las criollas, deseado felices Pascuas, agotado la cerveza en su fiesta, inaugurado estadio FIFA y anunciado que nos quedamos en el crecimiento del PBI, se fue marzo y cerramos el primer trimestre del año.

Tal vez esta última noticia del estancamiento de la economía, no nos agarre tan desprevenidos a los transportistas, pues ya desde hace mucho venimos viendo el enlentecimiento que se viene dando y al fin y al cabo que se anuncie que solo crecimos el 1% en 2015, solo ratifica esa “sensación térmica” que ya teníamos de antes.

Lo que viene por delante, no por previsible, profundiza la preocupación que ya muchos transportistas manifestaron en C&L, en números anteriores.

En este número, dos entrevistas marcan esas pautas. Una hace referencia a las perspectivas agropecuarias desde la visión outsider del Ing. Agr. Alberto Cruces, especialista de Zambrano & Cía. y otra donde referentes de las gremiales transportistas dan su opinión al respecto.

Más allá que la situación puede ser aún más complicada, pues según dicen, algunas áreas no se plantaron debido al costo del flete, una investigación comparativa que realizáramos hace dos años, cuando también había quejas sobre ese costo, demostró que no estábamos tan lejos de los precios de flete interno de Brasil o Argentina, aunque la relación costo beneficio para los transportistas de esos países les era mucho más favorable que a los uruguayos.

Lo que ha cambiado y parece preocupar más a quienes viven del flete ya no es el precio del mismo sino la falta de trabajo.

En el número pasado publicábamos que el 40 % de la capacidad de la flota se encontraba ociosa, algo que puede disminuir circunstancialmente en el mes de abril, debido a las cosechas conjuntas de arroz y soja. Pero, ¿y después qué?

Las declaraciones de los propios transportistas son críticas al respecto; “después estamos todos parados otra vez, sobrando”, “hay que prenderse a lo que venga”, “hoy en día nos estamos sacando los trabajos unos a otros, con tanto camión que hay”.

Lo que queda claro, pasado el primer trimestre, que el “parate” vino para quedarse, pues los indicadores así lo marcan.

El asunto es saber por cuanto tiempo.

En un sector que invirtió entre 2010 y 2014 más de U$S 550 millones en mejora de los equipos de tracción y buena parte de esas inversiones se están aún amortizando, la caída de la actividad va a pegar fuerte en la sustentabilidad de las empresas.

La cadena productiva está resentida en su conjunto y como sabemos que toda cadena es tan fuerte como lo es su eslabón más débil, la situación amerita un análisis global.

Si no se planta porque los fletes son caros (algo que habría que verificar), o porque para algunos la opción de invertir en Uruguay ya no es tan rentable comparativamente con otros países, o bien porque los precios internacionales no admiten la rentabilidad deseada (¿cuál es ella?), si el costo del combustible es muy alto o si la infraestructura está en malas condiciones, son cuestiones que hacen al todo del asunto para afinar el lápiz de la producción nacional y buscar revertir el estancamiento al que hemos llegado.

(*) Humberto Perrone es el redactor responsable de Camiones & Logística, la publicación oficial de la Intergremial de Transporte Profesional de Carga Terrestre del Uruguay (ITPC).

Compartir en: