24 de Mayo de 2017
Máx. Min.
Actualidad 11 de Julio de 2016

10 consejos para conducir camiones en días de lluvia

Interesa tener en cuenta lo que se aconseja porque en Uruguay no sólo llueve de forma más violenta que en otras épocas sino que también se ven muchos más camiones circulando por las rutas.

Actualidad 11 de Julio de 2016

10 consejos para conducir camiones en días de lluvia

Interesa tener en cuenta lo que se aconseja porque en Uruguay no sólo llueve de forma más violenta que en otras épocas sino que también se ven muchos más camiones circulando por las rutas.

Montevideo/TodoElCampo – Ahora, al momento de publicar esta nota, no llueve en la capital y según los informes de meteorología no hay precipitaciones en ningún punto del país, pero el tiempo está tan cambiante que podemos y debemos estar prevenidos para cualquier eventualidad. Este artículo es una forma de poner en práctica esa prevención

La revista Transporte Carretero publicó una nota titulada10 consejos para conducir camiones en días de lluvia, y es interesante tener en cuenta lo que allí se dice porque en Uruguay no sólo llueve de forma más violenta que en otras épocas sino que también se ven muchos más camiones circulando por las rutas y los caminos.

Muchos de los consejos refieren a actitudes que algunos pueden considerar como obvias, pero muchas veces lo obvio es obviado, y no es un juego de palabras.

El artículo señala como uno de los principales riesgos el llamado efecto L o jacknifing que es cuando se pierde el control del tren de fuerza y el semirremolque se proyecta al frente. Otra situación crítica es el acuaplaning que es cuando la capa de agua sobre el camino es tal que los neumáticos pierdan contacto con el asfalto y se deslizan en el agua.

El artículo, publicado originalmente en Terra, es el siguiente.

10 CONSEJOS PARA CONDUCIR CAMIONES EN DÍAS DE LLUVIA.

Nada como una lluvia fuerte para poner las habilidades de un conductor a prueba, aún más si está conduciendo un camión cargado. La menor visibilidad –y los limpiaparabrisas ayudando a desviar la atención– exige concentración y buena capacidad de reacción.

Entre los principales problemas del agua en el asfalto, está la disminución del coeficiente de fricción entre los neumáticos y la pista. Los primeros 10 minutos son aún más peligrosos, pues el agua se mezcla con la suciedad de la carretera, como residuos y aceite, polvo de goma, entre otros, formando una capa resbaladiza.

Según el ingeniero Mauri Panitz, perito en seguridad en tráfico, el coeficiente de fricción en condiciones normales es de 0,6, y cae a 0,4 cuando la lluvia lavó la pista y queda en 0,2 cuando la lluvia está en los primeros minutos. Cuanto menor el coeficiente, menor la fricción con el asfalto, facilitando que se derrape.

Para los camiones, uno de los principales riesgos es el efecto L (también conocido como jacknifing), cuando el conductor pierde el control del tren de fuerza y el semirremolque se proyecta al frente.

“Dependiendo de la velocidad, de las acciones del conductor, si hace un cambio brusco de dirección, o pasa por una deformación de la carretera, se pierde adherencia y cuando se va a intentar recuperar, no la encuentra, pues la pista está ‘lubricada’ con agua y suciedad. Peor si utiliza el freno, no habrá trabajo mecánico de fricción en función de la falta de adherencia”, explica Panitz.

Otra situación común y peligrosa es el conocido acuaplaning. Esto acontece cuando la capa de agua sobre la pista es muy espesa haciendo que los neumáticos pierdan contacto con el asfalto y se deslicen en el agua. Julio Cesar Zingalli, instructor de dirección defensiva del Centronor (Centro de Treinamento de Motoristas), alerta sobre la importancia de reducir la velocidad en esos casos, manteniendo buena distancia de los demás vehículos y un detalle: “al mirar por el retrovisor, si el conductor no ve el rastro de agua saliendo de los neumáticos, es preciso disminuir más la velocidad, pues hay gran riesgo de acuaplaning”.

1) Disminuya la velocidad, pues hay pérdida de visibilidad, el coeficiente de fricción disminuye y hay peligro de derrapar y acuaplaning;

2) Mantenga distancia de por lo menos 10 metros con el vehículo de enfrente;

3) Encienda el farol bajo durante el día. Aumenta la visibilidad y alerta a los vehículos de atrás;

4) Evite frenadas bruscas y no haga maniobras peligrosas;

5) Mantenga las gomas de los limpiadores de parabrisa al día;

6) Pare en un local seguro si la lluvia es muy fuerte;

7) No use las manos para limpiar vidrios embarrados, pues ellos quedarán aún peor. Utilice un paño pertinente, si posible con detergente neutro;

8) Conecte el aire acondicionado o ventilador del camión y mantenga una parte de la ventana abierta para circular el aire. Si los vidrios ya están embarrados, use aire caliente;

9) Jamás haga sobrepasos;

10) Busque caminar con la presión adecuada en los neumáticos y mantenga la velocidad.

(Foto de Transporte Carretero).

Compartir en: