23 de Julio de 2018
Máx. Min.
Ovinos 09 de Abril de 2018

En la Patagonia el ovino “tiene que ser un sobreviviente”

El promedio es “un animal cada tres hectáreas que comparativamente” con Uruguay “es mucha diferencia y los cuadros van de 2.500 a 7.500 hectáreas, o sea son difíciles de juntar.

Ovinos 09 de Abril de 2018

En la Patagonia el ovino “tiene que ser un sobreviviente”

El promedio es “un animal cada tres hectáreas que comparativamente” con Uruguay “es mucha diferencia y los cuadros van de 2.500 a 7.500 hectáreas, o sea son difíciles de juntar.

Luis Andiarena/Luis Silva –Salto – TodoElCampo – Alejandro Ferro de la cabaña argentina La Corona participa del 10° Congreso Mundial Merino Australiano que se lleva a cabo en Uruguay. La Corona participa con ejemplares traídos desde la localidad de Cnel. Dorrego al sur de la sierra de la Ventana de la provincia de Buenos Aires, a 1.000 Kms. del límite con Uruguay. El productor comentó la evolución que ha tenido la cabaña, la forma de trabajo y las características de los ovinos que en la Patagonia tienen que ser sobrevivientes.

Vinimos al Congreso “a conocer y contar un poco cómo es nuestra forma de trabajar en la Patagonia”, dijo Ferro. El productor narró que la cabaña está ya en su cuarta generación y se viene la quinta, y detalló que el establecimiento comenzó con el Merino Argentino con su bisabuelo, pero desde1940 se comenzaron a traer carneros de Australia y con eso se mejoró la genética, “siempre apuntando a tener calidad de lana y quizá animales no tan grandes”, posteriormente “mi padre buscó densidad y quilos de lana, sumado a la calidad que nunca dejamos de tener”.

 La zona en que estamos “es lanera pero también ganadera vacuna”. En el centro de la Patagonia el régimen de lluvias “es muy bajo, en la zona nuestra el promedio es de 180 mm. que comparada con Uruguay es una décima parte”, pero son “campos con cría muy extensiva que si a los animales les das agua y lo necesario para sobrevivir, y además tenés bien los alambrados para que no se te escapen, siguen siendo campo productivos”, indicó.

Añadió que en 2017 “tuvimos una esquila de 30.000 animales y un promedio de 18,5 micras entre capones, ovejas, borregos; siempre apuntando a eso, y más o menos 4,5 Kgs. por animal, que es un poco no buscar tanto un animal grande porque tiene que consumir más pasto, tiene que tomar más agua y tiene que caminar más”.

UN SOBREVIVIENTE”.

El promedio es “un animal cada tres hectáreas que comparativamente” con Uruguay “es mucha diferencia y los cuadros van de 2.500 a 7.500 hectáreas, o sea son difíciles de juntar. El animal tiene que ser realmente un sobreviviente en esa zona para poder seguir produciendo. Un animal grande debe consumir más pasto y más agua, y en los veranos que son secos no llega a sobrevivir”, detalló.

En la Patagonia la lana Merino es “muy bien vista y los campos siguen siendo muy productivos, sobre todo en la cordillera y en la costa. En el centro de la provincia es un poco más difícil, hubo algunas catástrofes con los volcanes y las sequías, en 2008 hubo una sequía muy grande y a partir de ahí volver a poblar lleva un tiempo aunque siga siendo un negocio rentable”.

Ferro se refirió también a dos características de la Patagonia: los predadores y la minería que afectan a la recuperación de la producción. Es “una zona donde hay varios predadores como el zorro colorado, el puma, y a la hora de poblarlo” el tiempo para lograrlo “es más largo”.

Otro factor es la presencia de otros emprendimientos económicos como “la minería” también compite. Ahora “la minería no se está llevando a cabo pero siempre está ahí dando vueltas”. Desde lo ambiental “la minería es contraproducente” y eso ayuda a que “la gente quiere seguir produciendo lana e invirtiendo también”, dijo.

EL MERCADO ARGENTINO.

El productor lanero señaló que el promedio de 18 – 19 micras exportadas directamente implica un plus del 20 % más, sino en el mercado argentino está entre 8,50 y 9,00 dólares el kilo sucio con un rinde del 60 % aproximadamente.

Explicó que con el cambio de gobierno en 2015 y la presidencia de Mauricio Macri “cambiaron las reglas de juego, con un dólar oficial que no es el dólar que te hacían creer antes del 2015 cuando te ponían un dólar que no era el que te pagaban, el dólar en ese momento estaba un 70 % más”.

El ovino “hoy sí es un negocio rentable” y el argentino, sobre todo el patagónico reinvierte en aguadas, alambrados, mejorar los galpones, contratar personal para trabajar en los campos, que se profesionalice”, etc.

50 Y 60 % DE SEÑALADA.

Finalmente Ferro se refirió a las tasas reproductivas en donde el factor clima siempre es importante. Dijo que se esperan las pariciones para fines de abril o mayo, “y si llueve en esta época es mucho más fácil para la oveja tener que caminar menos para tomar agua, sobre todo cuando está con el cordero”.

Pero “si no llueve se quedan alrededor de la aguada” y comen solo allí, por lo que se genera “una cuestión a resolver”.

En definitiva hay un promedio de 50 % y 60 % de señalada por año que comparativamente con los campos de acá estamos muy lejos”, pero “uno trata de pelearla porque la Patagonia es así, es ingrata cuando esperás algo a favor y después tener años a favor”, finalizó.

Compartir en: