21 de Julio de 2018
Máx. Min.
Agricultura 11 de Abril de 2018

En Argentina las precipitaciones llegaron tarde y las pérdidas no se pueden revertir

Soja: los especialistas “han hecho un relevamiento muy serio e importante de 38 millones de aquellos 57, para las cuales se había sembrado prácticamente la misma superficie de los últimos años”, detalló el periodista Silvio Baiocco.

Agricultura 11 de Abril de 2018

En Argentina las precipitaciones llegaron tarde y las pérdidas no se pueden revertir

Soja: los especialistas “han hecho un relevamiento muy serio e importante de 38 millones de aquellos 57, para las cuales se había sembrado prácticamente la misma superficie de los últimos años”, detalló el periodista Silvio Baiocco.

Montevideo – TodoElCampo – El panorama agrícola ganadero de Argentina mira el futuro con mejor perspectiva gracias a las lluvias de la semana pasada que cortaron la seca. Sin embargo para muchos las precipitaciones llegaron tarde y las pérdidas ya no se pueden revertir, dijo el periodista argentino Silvio Baiocco en el análisis que realiza en el programa Diario Rural (CX 4 radio Rural).

El periodista analizó la difícil situación que presentan los principales cultivos, fundamentalmente la soja, así como algunas actividades conexas que también se verán afectadas, más el agravante de la inflación. En cuanto a la ganadería, la venta de terneros sigue siendo importante pero las lluvias generaron un panorama más alentador.

En la zona central de Argentina “se cortó la seca” con lluvias “donde realmente se necesitaba el agua”, pero “lamentablemente” aunque llegó en “volúmenes importantes que rondan cien milímetros”, para “muchos productores llegó tarde”, dijo.

Las lluvias llegaron antes de la que se mencionaba como “fecha límite, el 15 de abril, para la siembra de verdeos de invierno, sobre todo pensando en la ganadería y hacer sustentable la cría, teniendo en cuenta que se estaba adelantando mucha entrega de terneros” debido a la “falta de pasturas” que afectaba “particularmente el negocio de la invernada”, afirmó.

SOJA.

Pero las lluvias “llegan tarde para la campaña gruesa” donde ha habido “pérdidas importantes fundamentalmente en soja”, advirtió, y recordó que Argentina proyectaba “levantar este año unos 57 millones de toneladas”, pero “el último recorte de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires que fue el jueves pasado, marcó que las pérdidas son de magnitud, casi 20 millones de toneladas menos de lo que se preparó para esta campaña 2017/2018”.

Los especialistas “han hecho un relevamiento muy serio e importante de 38 millones de aquellos 57, para las cuales se había sembrado prácticamente la misma superficie de los últimos años”, detalló Baiocco.

Se está ante “un golpe durísimo para el productor, pero también para las arcas del Estado” ya que éste “se queda con un importante porcentaje de retenciones, 28,5 %”.

MAÍZ.

Argentina también sufrirá “una baja considerable en la producción de maíz”. En muchos lugares este cultivo “de primera ha venido mucho mejor que la soja, y se especula con una cosecha de 32 millones de toneladas” que son 8 millones de toneladas menos “respecto a lo que se había sembrado” y se esperaba levantar que eran “unos 40 millones de toneladas”.

TRIGO.

Para el trigo el agua también llegó tarde, pero presenta perspectivas diferentes. “Muchos estaban escépticos respecto a la siembre de este cereal” porque estamos hablando de “perfiles muy secos, con estrés hídricos, teniendo en cuenta que las lluvias estaban esquivas, pero ahora se aseguró el terreno como para poder sembrar mucho más trigo del que se estimaba”, sostuvo.

NO SOLO EL PRODUCTOR PIERDE.

En cuanto a la caída de la soja “mucha gente no toma dimensión” de lo que eso significa para el país, sostuvo.

“Cuando hablamos de pérdidas, el productor no es el único que pierde” porque muchos transportistas “van a dejar de transportar toda esa soja al puerto, a la fábrica; todo el maíz en el circuito interno para agregarle valor, y todo lo que significa la rueda comercial virtuosa para la economía”.

“El camionero no va a ir a la gomería, no renovará su unidad y no comprará un acoplado”, ese es un ejemplo del “efecto dominó que va a impactar muy duro en la Argentina profunda”, aseveró el corresponsal de Diario Rural.

Ahora, “el productor para encarar la campaña del trigo va necesitar endeudarse porque no va a tener el colchón que hacía con el maíz y la soja”, y la solución será “ir a buscarlo al mercado financiero como para tratar de subsistir y seguir produciendo”, estimó.

A eso se suman las “tasas dolorosas” teniendo en cuenta la inflación que está teniendo la economía del país, que “repercute en las tasas de interés”.

GANADERÍA, UN PANORAMA DISTINTO.

Baiocco también analizó el estado de la ganadería vacuna. “Sigue saliendo mucho ternero” y hay que ver qué sucede ahora que con la lluvia el criador “tendrá un panorama distinto” y “mucho más alentador en el futuro mediato porque se estaba sacando de encima el ternero que suele vender por la primavera”.

“Que la venta de teneros se haya incrementado 40 % en esta época ha implicado un impacto negativo en el precio que ha bajado y muchos intentan sostenerlo jugando con el plazo en el pago que de 30 y 60 se alargó hasta 90 días de plazo y algunos hasta 120 días. Esto no es normal en la comercialización de la invernada, pero trata de sostener el precio”, explicó.

Finalmente se refirió al valor de los terneros y novillos que se mantienen similares a la semana anterior. El ternero cerró a U$S 1,90 y el novillo a U$S 1,55.

Compartir en: