27 de Octubre de 2020
Máx. Min.
Actualidad 15 de Octubre de 2020

El ministro de Ambiente de Brasil presentó formas para evitar nuevos incendios

Las afirmaciones y los comentarios del ministro fueron hechos en la audiencia virtual que mantuvo con la comisión del Senado que fue creada para hacer un seguimiento de los incendios en el Pantanal y las respuestas que se dan del gobierno.

Actualidad 15 de Octubre de 2020

El ministro de Ambiente de Brasil presentó formas para evitar nuevos incendios

Las afirmaciones y los comentarios del ministro fueron hechos en la audiencia virtual que mantuvo con la comisión del Senado que fue creada para hacer un seguimiento de los incendios en el Pantanal y las respuestas que se dan del gobierno.

Brasilia, Brasil – TodoElCampo – El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles (al centro de la foto), defiende una combinación de bueyes, quemas y químicos para evitar nuevos incendios en el Pantanal; y comentó que solo el 6 % del territorio del bioma está bajo jurisdicción del gobierno nacional.

El ministro Ricardo Salles defendió una combinación de bueyes, fuego controlado y químicos para evitar nuevos incendios en el Pantanal, como los que azotan al bioma en los últimos meses. Además el jerarca criticó los excesos en las medidas para proteger los biomas, alegando que “prohibir todo en cualquier momento” no es “preservación sino exageración”.

Las afirmaciones y los comentarios del ministro fueron hechos en la audiencia virtual que mantuvo con la comisión del Senado que fue creada para hacer un seguimiento de los incendios en el Pantanal y las respuestas que se dan del gobierno.

La propuesta de Salles se enmarca en una serie de acciones presentadas por el Ejecutivo.

Recurrió a la denominada tesis del “buey bombero”, la que ya se había usado en otra oportunidad, y que afirma que el ganado come pasto y así reduce la masa orgánica que propaga el fuego.

Anteriormente la misma idea había sido planteada por la ministra de Agricultura, Tereza Cristina Correa, cuando participo en la misma Comisión la semana pasada.

Salles también dijo que el uso controlado del fuego, criticado por los ambientalistas, no se utiliza debido a algunas “opiniones” divergentes, y se volvió a referir a los planes para crear una brigada permanente para combatir los incendios en el bioma.

AUMENTO DE INCENDIOS EN UN 180 %, SOLO EN SETIEMBRE.

En setiembre, se produjo un aumento de un 180% del número de incendios en la región del Pantanal, en comparación con el mismo período del año pasado. Es el mes con mayor número de ocurrencias de la historia, llegando a 8.106.

La superficie afectada este año es de casi 40.000 km², lo que corresponde al 26,5 % de todo el bioma.

RETARDANTE DE LLAMAS.

Otra de las medidas presentadas por el ministro fue un retardante de llama que se ha utilizado para combatir los incendios que consumen el Pantanal y castigan la Amazonia y  que Salles dice que es una solución, pero ese producto requiere una serie de precauciones para ser aplicado y solo debe usarse como último recurso.

En junio de 2018 el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama) emitió un comunicado técnico el que da recomendaciones para su uso.

Una de las precauciones recomendadas por el texto es la suspensión del “consumo de agua, pesca, caza y consumo de frutas y verduras en la región expuesta al producto por un período de 40 días, considerando que los productos se degradan en un 80-90 % en 28 días”.

Según el parecer técnico, el Fire Limit, que se utiliza en Brasil, es una sustancia biodegradable, no está compuesta de metales pesados ??y tiene baja toxicidad para los humanos y ciertas especies acuáticas. Aun así, la nota señala que, además de ser considerada la última opción cuando se combate incendios forestales, se debe evitar el uso del producto en APAs (Áreas de Preservación Permanente), como las riberas de los ríos, "reduciendo así el riesgo de contaminación de ecosistemas acuáticos y posibles lugares para recolectar agua o peces para el consumo humano”.

El documento también especifica las distancias mínimas de las masas de agua que deben respetarse por cuestiones de seguridad, que varían de 30 metros a 500 metros.

En base a artículos de Folha de S. Paulo 

Compartir en: