22 de Febrero de 2018
Máx. Min.
Vacunos 02 de Enero de 2018

El agua y la sombra no pueden faltar en verano

Limitar el consumo de agua baja el rendimiento del animal más rápida y drásticamente que cualquier deficiencia nutricional. Limitar el acceso a sombra en veranos calurosos conlleva a disminución del desempeño productivo. Sólo en ganancia de peso se pierde en el orden del 20%.

Vacunos 02 de Enero de 2018

El agua y la sombra no pueden faltar en verano

Limitar el consumo de agua baja el rendimiento del animal más rápida y drásticamente que cualquier deficiencia nutricional. Limitar el acceso a sombra en veranos calurosos conlleva a disminución del desempeño productivo. Sólo en ganancia de peso se pierde en el orden del 20%.

Colonia/TodoElCampo. Esta claro que es un momento donde hay algunas medidas que son necesarias para no tener perdidas de animales con la consecuencia económica lógica. INIA elaboro una  serie de recomendaciones para que los productores tengan en cuenta en la temporada de altas temperaturas y estrés hídrica.

Los animales necesitan una cantidad de agua diaria que está vinculada con la raza, edad, estado fisiológico, temperatura y humedad ambiente, velocidad del viento, contenido proteico y energético de la dieta y consumo de sales entre otros. Sin embargo, los factores que más modifican el consumo de agua son la temperatura ambiente y el tipo de alimento.

Las fuentes de agua para el ganado pueden ir desde arroyos, lagos, ríos, charcos, lagunas, manantiales, pozos, pero lo importante que sea fresca, limpia, no limitante y de fácil acceso.

En general, los requerimientos de agua de un bovino adulto están entre un 8-10% de su peso vivo. Es así que un bovino puede beber de 25 a 50 l/d, y una oveja de 4 a 10 l/d. Las hembras preñadas consumen más agua que las vacías, y las lactantes más que las secas. Por ello una vaca lechera puede consumir hasta 110 litros de agua por día (l/d).

La temperatura ambiente elevada, aumenta los requerimientos de agua en los animales. El aumento puede ser entre un 30 y un 60% en meses calurosos. Así, un animal para carne (450 Kg), puede consumir 40 o 65 litros de agua según la temperatura ambiente sea 20 o 32º C, respectivamente.

Otro factor a tener en cuenta, es la distancia a las aguadas. La distancia debe asegurar que los bovinos accedan al menos 3-4 veces/día al agua.

¿Pero qué sucede cuando no hay agua suficiente o ésta es de mala calidad?

Los animales domésticos pueden vivir muy poco tiempo sin agua y eso se hace evidente con la muerte de los mismos. Sin embargo, la limitación en el consumo de agua, su calidad (agua estancada o contaminada) o su temperatura (mayor a 18°C) tiene efectos silenciosos de alto impacto productivo y económico para el productor. El animal comienza a comer menos y más lentamente; primero con reducción en el potencial de ganancia de peso diaria del orden de 25% y disminución de la producción láctea. Con el avance de los días los animales pierden peso y se vuelven más vulnerables a todo tipo de enfermedades y de seguir la situación terminan muriendo. Los animales que sobreviven quedan "sentidos" y más propensos a adquirir enfermedades o producir menos en la o las siguientes etapas de su vida.

 Limitar el acceso a sombra en veranos calurosos conlleva a disminución del desempeño productivo. Sólo en ganancia de peso se pierde en el orden del 20%.

 Otra característica que presenta el verano en nuestra región son las altas temperaturas y elevados niveles de radiación solar y humedad, los cuales pueden ocasionar aumentos en la producción de calor de los rumiantes. La zona de termo neutralidad para novillos de clima templado se encuentra entre los 5 y 20 ºC.

Cuando los rumiantes aumentan su producción de calor, debido al estrés térmico, tiene varios mecanismos para disiparlo. Uno de ellos y el más importante es la evaporación, pero trae aparejados aumentos en los gastos de mantenimiento (aumenta los gastos de termorregulación) ya que deben incrementar su tasa respiratoria y tasa de transpiración. Si el estrés persiste, comienzan a manifestarse cambios comportamentales en el animal, como ser reducción del consumo de materia seca y aumento del consumo de agua, llevando así a una disminución en el desempeño productivo del animal a causa de cambios en los requerimientos de mantenimiento y un menor consumo de materia seca.

Una síntesis de los trabajos nacionales (Revista INIA  N° 43) muestra como la sombra resultó benéfica en animales en pastoreo aumentando en promedio un 25 % las ganancia diaria de peso de los animales con respecto a los testigos sin sombra. Este aumento es tomando el efecto de la sombra ya sea con acceso durante las 24 hs o durante las horas de mayor radiación (10:00-17:00 hs).

Fuente:INIA

Compartir en: