19 de Julio de 2018
Máx. Min.
Actualidad 04 de Marzo de 2014

El agro presentado como enemigo público

Juan Ignacio Peyrou: "Pero además hay un par de cuasi tributos que los paga casi exclusivamente el sector agropecuario. Uno es el atraso cambiario".

Actualidad 04 de Marzo de 2014

El agro presentado como enemigo público

Juan Ignacio Peyrou: "Pero además hay un par de cuasi tributos que los paga casi exclusivamente el sector agropecuario. Uno es el atraso cambiario".

Montevideo-Juan Peyrou/TodoElCampo – El tema de la semana es espinoso porque estamos entrando en campaña electoral. Estos espacios no son de política pero hubo  declaraciones de un candidato, Tabaré Vázquez, que cobraron determinada relevancia.

En la medida que fue propuesta, el presidente José Mujica y la senadora Lucía Topolansky, apoyaron de forma inmediata la propuesta de que el sector agropecuario pagara el Impuesto de Primaria.

Es un planteo bastante doloroso, que busca imponer el tema “amigos y enemigos”, se busca adversidad. Es un recurso que salvando algunas distancias, no muchas, tiene la misma base filosófica que el utilizado por Maduro o Cristina Fernández, cuando permanentemente buscan enemigos que expliquen los problemas. 

Toco éste tema porque está mal planteado.

En el año 1996 el gobierno del Dr. Julio María Sanguinetti realizó una reforma tributaria de muy alta calidad que duró diez años. Luego el Frente Amplio en 2007, realizó una reforma que dura hasta la actualidad. En aquél momento el partido de gobierno gritó a los cuatro vientos, y con razón, de que había que reducir el número de impuestos y que aquellos con destino específico son técnicamente ineficientes.

Sus mayores exponentes en lo referido a economía, como lo son Danilo Astori y su asesor Fernando Lorenzo, lo ratificaron.

El disparate del Icir (Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales) y el disparate que propone el ex presidente Vázquez, tienen un error intrínseco, pretenden intensificar la producción. Obviamente que no es su objetivo, pero la historia los respalda. 

Pero además hay un par de cuasi tributos que los paga casi exclusivamente el sector agropecuario. Uno el atraso cambiario, que es una transferencia de recursos de muy discutible cálculo que gravita sobre el sector exportador de la economía. Y en éste país, sector exportador, se le llama al agropecuario.

Pero hay algo que se puede apoyar de ésta propuesta, e incluso, el sector agropecuario debería doblar la apuesta: el hacer una justicia tributaria e igualar la persona fiscal. La presión fiscal de nuestro sector el año pasado creció del 7,8 % al 9,6 %, y viene creciendo desde el 2011. Además la tributación del agro en términos absolutos llegó a US$ 350.000.000, creció un 31 % en un año, y se duplicó en los últimos cinco años. Hay un avance enorme por parte del Estado sobre nuestro sector, que siempre pagó más que el resto de los sectores de la economía.

PROTECCIÓN COMERCIAL.

Por último le quiero dedicar unos párrafos a lo que implica el proteccionismo comercial. Cuando un país crea las aduanas y pone impuestos a las importaciones, lo que hace es grabar al producto que se exporta en la misma cuantía que al importado. Es decir, el costo de un impuesto a la importación, lo paga el exportador. 

En la actualidad nuestro país está hablando de una negociación con la Unión Europea, hay ahí grandísimas esperanzas de hacer un TLC (Tratado de Libre Comercio) con una región seria. Ello nos obligaría a disciplinarnos y no sería como  el carnaval que tenemos en el barrio (Mercosur). Entonces, esa negociación nos pone en manifiesto algo que los lectores van a entender, ¿por qué han fracasado sistemáticamente todos los intentos de integración? Porque cuando nosotros vamos a la mesa de negociadora nos dicen “les dejamos ingresar sus productos agropecuarios, si ustedes nos dejan ingresar otros productos”. Por lo general esos productos son manufacturas industriales y es ahí donde dicen “no, yo no puedo entregar mi industria, tengo que seguir sufriendo éste costo”, porque tienen ese concepto de que industria es progreso y agro es retardario. Esa política quiere decir que el agro siga pagando ésta protección. Eso lo hizo el país con la Sustitución de la Importación en todo el siglo veinte para promover un sector industrial que nunca logró competitividad.

Hay que decirles a Tabaré Vázquez y al señor presidente de la República que si tienen alguna duda de quién paga esas facturas, que abran la economía y no tengan miedo. Que acuerden con la Unión Europea y acepten entregar la protección arancelaria. 

Vamos a oír muchos disparates como éstos en campaña, pero en éste caso el agro debe por un lado poner en claro que ya paga más que los otros sectores. Y  que si nosotros salimos a hablar de justicia fiscal, eso haría titubear a quienes hacen éste tipo de propuestas.

Compartir en: