23 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Política 15 de Noviembre de 2017

Después de Pluna y Ancap, ahora le toca a UTE

Se está obligando a UTE a comprar algo que no necesita hoy, a un precio superior y durante veinte años cuando la generación de energía viene bajando su precio y lo seguirá haciendo debido a los avances tecnológicos.

Política 15 de Noviembre de 2017

Después de Pluna y Ancap, ahora le toca a UTE

Se está obligando a UTE a comprar algo que no necesita hoy, a un precio superior y durante veinte años cuando la generación de energía viene bajando su precio y lo seguirá haciendo debido a los avances tecnológicos.

Pedro Bordaberry – Montevideo – TodoElCampo – En más de una ocasión he mencionado en esta columna la facilidad con que el Frente Amplio le pone nombres a las cosas y, al hacerlo, pretende cambiar lo que ellas son.

Un ejemplo fue la ley de descongestionamiento de cárceles, liberación de presos en los hechos, que llamó de humanización.

Otro fue el último ajuste fiscal del Cr. Astori que él llamó “consolidación fiscal “cuando era un ajuste (y uno bien grande).

Ni que hablar del slogan “más y mejor Mercosur” que repetían mientras los Kirchner alentaban que nos cortaran los puentes y Brasil ponía trabas al ingreso de nuestros camiones.

Otro ejemplo es el de “gobierno honrado, país de primera” que repetían mientras jerarcas frenteamplistas de primera línea eran procesados.

Un nuevo ejemplo tuvimos esta semana con la conferencia de prensa en la que se presentó el acuerdo, si es que puede llamársele así, con la empresa UPM.

Quién escuchaba la misma, y se quedaba con los titulares, se llevaba la impresión que el gobierno no había hecho otra cosa que ponerle exigencias a la empresa para que se instale.

Deberá pagar un canon de 3,5 millones de dólares a la Dirección de Zonas Francas, destacaron.

No le exoneramos del pago del Impuesto al Patrimonio como si se exoneró a Montes del Plata, dijeron orgullosos y mirando de reojo al ex presidente Mújica (que si había exonerado).

UPM deberá pagar más de 10,5 millones de dólares por el impacto ambiental en el río, expresaron orgullosos.

Luego informaron que UTE compraría la energía excedente que produjera la planta a construirse.

Un observador poco atento concluiría que el gobierno había logrado de la empresa una cantidad de cosas muy beneficiosas para los intereses del país.

Pago de canon, no exoneración de impuestos, pago de costo ambiental y además se aseguró que la energía excedente se destina a UTE que la compra.

A poco que se pone la lupa sobre esto último se concluye que en realidad se exige por un lado y se afloja por otro dando los recursos para cumplir con la exigencia.

De acuerdo con lo informado UTE comprará el excedente de energía de la futura planta a más de 70 dólares el Mw, lo que implicaría unos 72 millones por año.

UTE hoy esta sobre comprada en energía y obligarse a adquirir a ese precio significará un costo extra para el ente estatal.

Es decir se está obligando a comprar algo que no necesita hoy, a un precio superior y durante veinte años cuando la generación de energía viene bajando su precio y lo seguirá haciendo debido a los avances tecnológicos en generación.

Mejor negocio habría sido no cobrar canon y exonerar de impuesto al patrimonio que no hacerlo y obligarse a comprar energía a ese precio.

En los hechos se está poniendo sobre los hombros de UTE buena parte del costo de la contrapartida estatal en el contrato de inversión.

A lo que se suma el hecho de que para encarar la exigida inversión en infraestructura se echará mano a más dinero de UTE: el fondo de estabilización energética.

Este es un fondo cuyo destino es reducir el impacto negativo del déficit hídrico en las cuentas de UTE.

Esto no es otra cosa que tener dinero para evitar que cuando hay sequías y UTE debe generar a un precio superior se aumente el costo de la energía eléctrica.

Ahora el Frente Amplio anuncia que echará mano a dicho fondo para poder construir la infraestructura que UPM exige.

Está claro que UTE es el pato de esta boda.

Cargará con el costo de la infraestructura y a su vez comprará energía por 20 años a un precio superior al que producen las represas y al que paga en varios contratos con privados hoy.

Lo peor no es esto.

Lo peor es que el gobierno haga una conferencia de prensa en la que presenta sus presuntos “éxitos“ en la negociación como mayores exigencias a UPM, cuando en realidad lo que está exigiendo por un lado, lo está poniendo por otro.

Lo mejor es que sincere las cuentas, ponga de un lado lo que UPM pagará y por el otro lo que a Uruguay le costará esto.

Estoy a favor de hacer todo lo posible para que UPM instale su segundo planta.

Será beneficioso para el país, generará trabajo y riqueza.

Lo que no parece bueno es que sea UTE quien cargue con los costos de esto.

Hoy con el dinero del fondo de estabilización energética y mañana comprando energía a un precio que notoriamente parece superior a lo que se estima tendrá la misma.

Es malo hacerlo principalmente porque UTE cargará esos costos en la tarifa que pagan los uruguayos que en los hechos estaremos asumiendo el pago de lo que el gobierno quiere subsidiar.

Además el gobierno oculta la exacción al ciudadano presentándola en una conferencia de prensa de forma no clara.

No son buenos los antecedentes del Frente Amplio en el manejo de inversiones y operaciones de este tipo en los entes públicos.

Estos fueron notoriamente ruinosos en los últimos años.

La operación de Pluna con Leadgate y Campiani liderada por Astori fue anunciada por él como un ejemplo de lo bien que se hacen las cosas.

El resultado es conocido: le dimos a Leadgate y Campiani una garantía por 200 millones que todavía estamos pagando cuando la empresa está hoy cerrada y en quiebra.

Luego vino Ancap que avaló, garantizó y capitalizó aventuras varias en sociedades anónimas de su propiedad (Alur S.A., Cementos del Plata, etc) y terminamos poniendo 800 millones de dólares entre capitalización y préstamos internacionales por las pérdidas que tuvo.

Pluna se resolvió con un ajuste fiscal y Ancap con aumento de tarifas que pagamos los ciudadanos.

Liquidada Pluna y comprometida Ancap ahora van por UTE.

Montevideo – TodoElCampo – Los avances tecnológicos en la agricultura han sido influyentes para impulsar los cambios en el sector agrícola. Las innovaciones en la genética, los productos químicos, el equipo y la organización agrícola de los animales y los cultivos han permitido un crecimiento continuo del producto al tiempo que se utilizan menos insumos, según un informe del Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

De esa forma se explica que “incluso cuando la cantidad de tierra y mano de obra utilizada en la agricultura disminuyó”, se observa que “la producción agrícola total se duplicó con creces entre 1948 y 2015”.

Durante este período, la producción agrícola creció a una tasa anual promedio de 1,48 % en comparación con 0,1 % total de insumos agrícolas (incluyendo tierra, mano de obra, maquinaria y bienes intermedios)”, expresa el texto del USDA.

La principal fuente de crecimiento del producto es el aumento de la productividad agrícola, medido por la productividad total de los factores (PTF): la diferencia entre el crecimiento de la producción agregada y el crecimiento de los insumos agregados”, indica el organismo estadounidense.

Entre 1948 y 2015 la PTF creció a una tasa anual promedio de 1,38 %, representando más del 90 % del crecimiento de la producción durante ese período”

CUADRO. Indexes (Índice - 1984=1). Línea verde: total inputs (entradas totales). Línea celeste: total outputs (salidas totales). Punteado naranja: total factor productivity (productividad total de los factores).

(Foto de cosechadora de granos; fotografía de Framepool).

Compartir en: