21 de Julio de 2019
Máx. Min.
Vacunos 25 de Octubre de 2017

Demanda china de carne no tiene freno, el Mercosur debe ir por más

La producción mundial de carne vacuna crecería 2 % en 2018 y ascendería así a 62,6 millones de toneladas.

Vacunos 25 de Octubre de 2017

Demanda china de carne no tiene freno, el Mercosur debe ir por más

La producción mundial de carne vacuna crecería 2 % en 2018 y ascendería así a 62,6 millones de toneladas.

Nicolás Razzetti* – Montevideo – TodoElCampo – En los últimos años las importaciones de carne del gigante asiático tuvieron un crecimiento exponencial y las proyecciones indican que se transformaría en el mayor comprador del mundo el año próximo. El Mercosur se queda con el 65 % de ese mercado y debe ir por más.

La producción mundial de carne vacuna crecería 2 % en 2018 y ascendería así a 62,6 millones de toneladas. La mitad de ese crecimiento se debe a la expansión en Estados Unidos y Brasil. En tanto, las exportaciones globales crecerían 3 %, por lo que superarían las 10 millones de toneladas. En este caso el impulso estaría liderado por Brasil, Australia, Estados Unidos y Argentina.

Otra vez, la demanda crece por encima de la producción, tal como viene sucediendo en los últimos años, y en esto China está jugando un rol protagónico. Los cambios socio-económicos de su población llevan a modificaciones en la alimentación. Hay una clara tendencia a la occidentalización de la dieta, lo que implica un aumento en el consumo de lácteos y carnes de parte del país con mayor población mundial.

Eso se refleja en las estadísticas sobre producción y comercio mundial de carnes que acaba de publicar el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), dando cuenta del enorme crecimiento que tuvieron el consumo y, por lógica consecuencia, las importaciones de ese país. El organismo norteamericano también detalla el crecimiento esperado para el año que viene, que es más que importante.

“Se pronostica un crecimiento del 11 y 7 por ciento en el consumo de carne vacuna y de pollo en China, respectivamente, en 2018”, enuncia el mencionado informe, que además señala que eso se combina con una reducción de su producción y con limitaciones a las compras desde Estados Unidos. “China es el segundo más grande del mundo en cuanto a importaciones de carne vacuna y el séptimo de pollo”, agregan los técnicos del USDA.

¿Cómo se transformó ese país en un importador tan grande? Su consumo creció en los últimos años a un ritmo mucho mayor que la producción, que se vio condicionada por los altos costos, la falta de infraestructura adecuada, ausencia de inversiones y una industria de pequeña escala y fragmentada.

Al no poder satisfacer su consumo con la producción propia, no le quedó otra que mirar a los abastecedores mundiales. “En los últimos 13 años su consumo de carne roja y de pollos aumentó por el incremento del ingreso per cápita y de la población” explica el USDA.

Ese conjunto de factores llevaron a un salto gigantesco en las importaciones. Su rol en el mercado mundial de la carne vacuna es determinante. Las estadísticas del USDA indican que en 2018 las compras de China continental superarían el millón de toneladas, lo que significa un crecimiento del 150 % respecto del registro de 2013. Pero a ese dato hay que agregar lo que ingresa vía Hong Kong: otras 400 mil toneladas. El acumulado empataría las compras de Estados Unidos, que fue históricamente el primer importador mundial de carne vacuna.

EL MERCOSUR ABASTECE A CHINA CON CARNE VACUNA.

En los últimos 5 años la mayoría de los exportadores de carne vacuna importantes incrementaron su participación en el total vendido a China y se espera que mantengan esa ventaja en los próximos. En muchos casos, como por ejemplo Brasil, Uruguay y Argentina, ese mercado se volvió fundamental.

El USDA proyecta que en 2018 “China importará más de un millón de toneladas, 11 % más que en 2017. Los países sudamericanos serán los mayores abastecedores. Las exportaciones de Brasil, Argentina y Uruguay se fortalecerán, mientras que los envíos de Australia se verán limitados por la reconstrucción de su rodeo. Los envíos desde los Estados Unidos competirán con otros oferentes como Australia y Canadá y a su vez se verán limitados por cuestiones referidas a los protocolos sanitarios”.

Según las estadísticas norteamericanas, en 2016 el 29 % de las importaciones chinas de carne vacuna fueron desde Brasil, otro 27 % desde Uruguay y el 9 % desde Argentina. Entre los 3 aportaron el 65 % del total. El resto se repartió entre Australia, Nueva Zelanda y Canadá.

China es un mercado fundamental para los países del Cono Sur. La Argentina envía allí más del 40 % de lo que exporta y además es su principal generador de divisas. Para Uruguay, que tiene abiertos más mercados y muchos de valor como es el caso de los países del Nafta, el gigante asiático tiene un peso todavía mayor, ya que representa casi el 50 % de sus envíos al extranjero.

LA PRODUCCIÓN DE CARNE DE BRASIL VUELVE A CRECER.

Luego de un año de turbulencias en el sector cárnico brasileño, que se vio afectado por supuestas estafas en cuanto a la sanidad del producto o por las vinculaciones de empresarios con la corrupción política, en 2018 se espera que su producción de carne vacuna vuelva a crecer.

El rodeo de ese país, gracias a las políticas oficiales, tuvo un incremento  notable en los últimos 20 años. También se desarrolló la industria hasta transformar a varias empresas en grandes multinacionales.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, en 2018 la producción de carne vacuna de Brasil crecería 2,5 % hasta alcanzar las casi 10 millones de toneladas, debido al incremento esperado en sus exportaciones y a una leve recomposición de su demanda interna que crecería 2 % hasta alcanzar las 8 millones de toneladas.

La mayoría de los analistas del mercado brasileño proyectan que habrá una menor inflación, lo que implicará una recomposición de los ingresos de la población y eso incentivaría la demanda de proteína animal.

En cuanto a las exportaciones, se espera un salto mayor. El USDA prevé que los embarques de Brasil crezcan 6 % hasta llegar a 1,9 millón de toneladas debido a la mayor demanda de Asia, especialmente de China, pero también de Rusia y del resto de los países de Asia oriental.

(*Artículo de Nicolás Razzetti, El Diario de La República).

Compartir en: