20 de Julio de 2018
Máx. Min.
Actualidad 05 de Noviembre de 2016

Dedidación, esfuerzo y decisión para salir de la parálisis

No hay duda que se terminó la bonanza y todos aquellos que pensaban que esta iba a ser eterna, hoy ya lo saben: No supimos administrar los buenos tiempos.

Actualidad 05 de Noviembre de 2016

Dedidación, esfuerzo y decisión para salir de la parálisis

No hay duda que se terminó la bonanza y todos aquellos que pensaban que esta iba a ser eterna, hoy ya lo saben: No supimos administrar los buenos tiempos.

Horacio Jaume/TodoElCampo-Nunca me ha costado tanto hacerme una composición de lugar, y la razón es sencilla, no es fácil tener una visión clara de cuál es el camino a recorrer para cambiar esta situación. 

Lo que sí podemos hacer es nombrar algunas de las cosas que inciden. 

No hay duda que se terminó la bonanza y todos aquellos que pensaban que esta iba a ser eterna, hoy ya lo saben: No supimos administrar los buenos tiempos. 

Tampoco tenemos duda que si bien la experiencia es un buen capital, con ella no se nos hace más fácil superar la situación actual.

Pero nuestra actitud, la que el país eligió para encarar aquellos momentos, nos dejó un país caro, un estado más grande y gordo. Y si algo faltaba: la cultura del trabajo. Aquella donde el esfuerzo era la recompensa, también fue atacada y seriamente dañada. 

Se han implementado diferentes armas para superar esta realidad.

La primera, el intento de que a través de anuncios fuertes se pueda lograr cambiar la actitud de derrota por esperanza. 

Por ejemplo, el mercado norteamericano para la carne ovina con hueso hace rato que se maneja, pero viene muy demorado, y para peor, el stock ovino de Uruguay bajó.

UPM anuncia una nueva planta pero tiene que ir acompañada por carreteras y vías férreas, y ya la cosa no es tan fácil.

Nadie puede dudar de las buenas intenciones, pero también es cierto que los encargados de realizar estos negocios ya han fallado. Pluna, Ancap, Alur, además diferentes empresas capitalizadas por el Fondes, son muestras de esta realidad.

La crítica por la crítica misma no conduce a nada. Pero si se es consciente de cuáles son los problemas, no sería mala idea el tratar de corregirlos.

No se puede tener un país seguro si los policías y ladrones viven en el mismo lugar.

No se puede tener una justicia buena si los encargados de aplicarla ignoran la realidad y hacen poco para entenderla.

No se puede pretender producir más cuando no preparamos a nuestro productores del futuro y ni siquiera a los de hoy.

No vamos a superar ningún problema si durante treinta años seguimos discutiendo lo mismo.

No vamos a gobernar bien un país si los intereses partidarios están por encima de los de todos.

Esa es la razón de la quietud actual. Un Poder Ejecutivo temeroso de cumplir con su misión, que no es fácil y  que obliga a tener posiciones poco agradables pero  indudablemente necesarias.

El trabajo debe ser la mejor tarjeta de presentación. El esfuerzo y la dedicación deben ser el mejor ejemplo para los hijos.

Horacio Jaume

Compartir en: