23 de Noviembre de 2017
Máx. Min.
Actualidad 14 de Noviembre de 2017

CREA: Se recuperan la agricultura y la lechería, pero cae la ganadería

Las empresas que empeoraron sus resultados lo hicieron debido a una disminución del valor de los kilos producidos y a un aumento de los costos.

Actualidad 14 de Noviembre de 2017

CREA: Se recuperan la agricultura y la lechería, pero cae la ganadería

Las empresas que empeoraron sus resultados lo hicieron debido a una disminución del valor de los kilos producidos y a un aumento de los costos.

Montevideo – TodoElCampo – En el marco preparatorio de la 34ª Jornada Económica de FUCREA, un evento anual en que la institución expone sobre los resultados de los diferentes sectores productivos y que sirve de referencia a toda la agropecuaria nacional, se llevaron a cabo los talleres de Gestión CREA en los que se destacó la recuperación de la agricultura y la lechería en tanto la ganadería tuvo resultados negativos.

Mientras se destaca una recuperación de la agricultura, debido a los buenos resultados de la campaña de invierno y verano del último ejercicio, la lechería también muestra señales de recuperación a partir de una mejora en el precio del producto y costos que se han podido controlar por parte de las empresas. En el caso de los establecimientos ganaderos, se observa un deterioro importante en los indicadores económicos que responde a varios factores, entre ellos la caída en el valor del ganado y un incremento de los costos”, expresó la revista oficial de FUCREA en un artículo en que recoge las conclusiones más importantes de los talleres realizados en octubre.

La Jornada Económica de FUCREA se llevará a cabo el 23 de noviembre en el LATU.

MALOS RESULTADOS PARA LA GANADERÍA.

El coordinador ganadero de FUCREA Gonzalo Ducós (foto), destacó que en los primeros datos de gestión analizados muestran que la mayoría de las empresas empeoraron sus ingresos, y que sólo un pequeño grupo logró mejorar en los indicadores económicos.

Las empresas que empeoraron sus resultados lo hicieron debido a una disminución del valor de los kilos producidos y a un aumento de los costos. “Por eso es interesante ver qué alternativas han adoptado aquellas que han logrado mejorar sus resultados”, dijo el técnico.

Explicó que dentro de esta sectorial hay empresas 100 % ganaderas y otras diversificadas lo que “implica que haya un análisis separado en función de lo que representa el producto bruto ganadero”.

Aquellas empresas que tienen otros rubros que aportan al producto bruto, tuvieron otros márgenes, añadió. Eso se da, por ejemplo, en las empresas que también hacen algo de agricultura ya que los buenos resultados obtenidos en la campaña agrícola 2016-2017, donde se obtuvieron rendimientos por encima del promedio, permitieron aumentar los resultados económicos. De todas formas esas empresas vienen de resultados económicos muy malos debido a los márgenes negativos de la campaña anterior, donde se había observado una disminución importante de los ingresos. “Es distinto hablar de ganancia o mejora del ingreso cuando arrancamos de un punto bajo a cuando hablamos de un año normal”.

Por otro lado Ducós destacó que en este último ejercicio, donde en muchas zonas hubo un crecimiento de las pasturas por encima de lo normal, es importante visualizar si las empresas pudieron capitalizar eso con mejores resultados productivos o no, y cuál fue la incidencia en el resultado económico.

Un productor de ciclo completo que siempre entora la misma cantidad de vacas, que produce la misma cantidad de terneros y que tiene la misma cantidad de vaquillonas de reposición, posiblemente haya tenido buenos resultados reproductivos con anticipo de venta de algunos animales. Pero quizás alguna persona más desestructurada y con otra visión empresarial, pudo comprar algún ganado para capitalizar el clima y aprovechar esa oportunidad. Por eso es importante leer qué es lo que están haciendo las empresas”, dijo Ducós, para quien algunos productores logran desestructurar sus sistemas y aprovechar las oportunidades como la que se dio desde el punto de vista climático del último ejercicio, y en esos casos es interesante ver cómo lo hicieron y qué resultados obtuvieron.

El valor de integrar el movimiento es poder compartir esta información pensando en mejorar en algún indicador, ya sea en kilos de carne, dólares por kilo producido, etc.”, concluyó.

LA AGRICULTURA ES LA QUE TIRA DE LA CUERDA.

Por otro lado, el cierre de las carpetas para las empresas agrícola-ganaderas, muestra un incremento en el producto bruto a partir de un buen desempeño de los cultivos tanto de invierno como de verano.

En el caso de estas empresas, se observa un incremento en los costos de producción quebrando la tendencia a la baja que se venía observando en ejercicios anteriores, expresa la revista CREA.

Ese aumento se dio como consecuencia de un precio más elevado de las semillas, debido a los problemas ocasionados por la disponibilidad, un aumento de los costos post cosecha, como consecuencia de las nuevas exigencias del protocolo sanitario firmado con China y un incremento en el valor de algunos insumos como los combustibles y la mano de obra.

El coordinador agrícola-ganadero Nazar Rodríguez explicó que, si bien este aumento de los costos no fue elevado, quebró la tendencia que se venía observando, aunque no tuvo un impacto importante en los ingresos debido a los altos rendimientos productivos. “Por más que los precios tanto de los cultivos de invierno como de verano no fueron buenos, los rendimientos tan superiores a la campaña anterior, donde en algunos casos por ejemplo se sacaron hasta 2.000 kilos más de soja por ha, permiten obtener resultados muy diferen­tes a la campaña anterior”.

Con rendimientos altos en la zafra de cultivos de invierno y excepcionales para las siembras de primera en lo que refiere a cultivos de verano, el ingreso de las empresas mejoró sustancialmente. “Los márgenes de los cultivos de verano fueron positivos. Los de invierno, si bien tuvieron buenos rendimientos, los precios bajos provocaron que los márgenes fueran muy chicos”, observó Rodríguez.

Este escenario provoca una situación compleja para el sector agrícola, ya que hay que hacer la diferencia económica con los cultivos de verano. “Queda todo concentrado a ellos, no se puede errar en nada. Este año, por ejemplo, ni siquiera el clima está acompañando a los cultivos de invierno. Los productores que quieren diversificar la producción y tener más abierta la empresa terminan enfrentándose a que los resultados solo se obtengan con los cultivos de verano”, dijo.

Rodríguez explicó que la agricultura tuvo un impacto muy fuerte en los resultados de las empresas agrícolas-ganaderas, porque “en la ganadería, si bien en algunos casos la producción fue mejor a la del ejercicio anterior, con el precio del kilo producido deteriorándose, los márgenes se acotaron”.

Según el técnico hay que empezar a pensar como sistema y no como rubros separados. “En un escenario donde, para hacer agricultura continua hay que pasar áreas a pasturas, lleva a que algunas empre­sas se vayan haciendo más ganaderas para buscar la sinergia. Hay que mirar el negocio a largo plazo”.

El hecho de que haya una gran diferencia entre aquellas empresas que tienen mayor participación de la agricultura que de la ganadería, llevó a que el análisis de los resultados de las carpetas se realizara de forma separada para poder visualizar la información de forma más real.

LECHEROS MEJORAN INGRESOS DE CAPITAL.

En el caso de las empresas lecheras, las carpetas cerraron con mejores resultados que el ejercicio anterior, aunque lógicamente continúan por debajo del promedio de la última década. “El año pasado habíamos estimado que, si se mantenían los precios y los costos, íbamos a andar entre los U$S 250 y U$S 300 de ingreso, dependiendo un poco también de otros factores. Los primeros datos que hemos visto rondan ese entorno”, explicó Mario Fossatti, coordinador lechero de FUCREA.

Fossatti agregó que como se había adelantado el año pasado, existen cuatro o cinco factores importantes que hacen la diferencia en cuanto a los resultados económicos, pero el fundamental sin dudas era el control de los costos. “Esto debía hacerse sin perjudicar la productividad. Aparentemente los números marcan eso; los productores que tienen una estructura de costos controlada tienen mejo­res resultados, independientemente del nivel de producción que hayan tenido”.

Los resultados de las carpetas lecheras marcan una recuperación del ingreso de capital de U$S 200 por ha con respecto al ejercicio anterior, cuando se ubicó en U$S 55 por ha.

El técnico y analista lechero explicó que el precio del litro de leche también fue mejorando durante el último ejercicio ya que comenzó en niveles por debajo de los U$S 0,30 el litro y finalizó en U$S 0,34. De todas formas el precio, al igual que el ingreso de capital, también estuvo por debajo de la media histórica de los últimos 10 años.

En cuanto a los costos, el coordinador lechero explicó que en lo que refiere a los insumos, en su mayoría se mantuvieron estables. “Los concentrados tuvieron buena relación con el precio de la leche, los fertilizantes también se mantuvieron en niveles bajos, llegando incluso a estar entre 30 y 40 % por debajo de lo que estuvieron hace unos años atrás, mientras que los costos de implantación de pasturas también se man­tuvieron relativamente estables”.

Agregó que aumentó la mano de obra. “Como el dólar bajó de precio y los sueldos subieron en pesos, se incrementó su costo en dólares”. De todas formas, resaltó que, en términos ge­nerales, los costos se mantuvieron en niveles muy similares al año pasado, lo que permitió esta suba en el ingreso de capital que comentábamos anteriormente

Si bien estas carpetas corresponden a tambos pastoriles, éstos tienen una participa­ción importante de la suplementación debido a las cargas relativamente altas que manejan.

Para Fossatti, si bien se mantienen los buenos niveles de producción de pasturas, es funda­mental mejorar en este aspecto por el impacto económico que tiene.

La base forrajera puede producir bastante más de lo que estamos consiguiendo y hay tecnología para ello. Ese es un camino a seguir y de hecho FUCREA lo está siguiendo”, concluyó.

(Fuente revista CREA).

Compartir en: