23 de Octubre de 2020
Máx. Min.
Ovinos 02 de Setiembre de 2020

Consideraciones sobre el cuidado de la majada en temporada de partos

“La encarnerada tardía con esquila preparto unidos a la ecografía con una nutrición y manejo diferencial de los vientres, aseguran un buen preparto” que es “el punto de partida para obtener corderos nacidos con buen peso”, escribió el Dr. Pereira

Ovinos 02 de Setiembre de 2020

Consideraciones sobre el cuidado de la majada en temporada de partos

“La encarnerada tardía con esquila preparto unidos a la ecografía con una nutrición y manejo diferencial de los vientres, aseguran un buen preparto” que es “el punto de partida para obtener corderos nacidos con buen peso”, escribió el Dr. Pereira

Montevideo – TodoElCampo – La temporada de partos es un “fenómeno biológico que transcurre a cielo abierto” y como tal “no es posible tener un control total de la situación” aunque hay tecnologías para hacerlo”, expresa un artículo del Dr. Daniel Pereira del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL).

Es importante llegar al parto sólo con los “vientres potencialmente aptos para la parición”, o sea con “hembras de cría sanas, libres de parásitos, vacunadas contra clostridiosis, con desarrollo apropiado, en buen estado, con adecuada visión, sin problemas de patas ni de dentición, con ubre en perfectas condiciones, limpia para que acceda el cordero, y que sepan comer ración”.

“La encarnerada tardía con esquila preparto unidos a la ecografía con una nutrición y manejo diferencial de los vientres, aseguran un buen preparto” que es “el punto de partida para obtener corderos nacidos con buen peso”, escribió el Dr. Pereira que también advierte que “una esquila muy cercana al parto puede comprometer toda la  parición, posibilidad que debe ser prevista y/o solucionada”.

Seguidamente el técnico del SUL aporta información sobre el ambiente, los corderos, la mortandad de ovejas en el parto y cómo ayudar en el parte.

EL AMBIENTE.

Los vientres aptos se deben ayudar colocándolos “en potreros reservados, seguros desde el punto de vista parasitario (sin ovinos) durante un período previo, provistos con buenos abrigos y pasturas y sin predadores. Además deberán contar con la atención, vigilancia, nutrición y sanidad necesarias para ese período”.

LOS CORDEROS.

El objetivo es lograr corderos de unos 3,5 kilos al nacer, “con un proceso de parto normal que asegure un mínimo vigor o viabilidad”.

LA MORTALIDAD DE OVEJAS DURANTE EL PARTO.

“Una parte de la causa de las bajas señaladas (cálculo basado sobre las ovejas que se encarneraron), se encuentra en las pérdidas de madres preñadas a término o en proceso de parto y no en la mortaIidad de corderos en sí mismos”, agrega, y más adelante continúa: “las muertes de ovejas en temporada de partos obedecen fundamentalmente a brotes de clostridiosis por heridas y traumatismos durante el parto, ovejas caídas sin atención inmediata, predación secundaria, infecciones uterinas postparto, debiIidad por factores nutricionaIes y sanitarios (parasitarios, pietín, miasis), distocias (atraques) y proIapsos uterinos”.

Además, “la falta de verde en inviernos heIadores, unido a pariciones tempranas , es fuente de riesgos de mortaIidad masiva de ovejas preñadas a término por toxemia de preñez. La mortaIidad por frío de ovejas esquiIadas, a pesar de su carácter espóradico o excepcionaI también debe ser mencionada”, apuntó el Dr. Pereira.

AYUDANDO A PARIR.

El parto lleva minutos y se puede extender hasta media hora, “luego sigue la expulsión de las membranas o placenta. Si la situación no muestra progresos en ese período, se prende una luz amarilla, que se transforma en roja cuando transcurrió una hora, y es conveniente intervenir. Para ello se debe poseer un mínimo de conocimientos  sobre el asunto, que permita saber cómo proceder, cuando proseguir, o interrumpir la tarea y buscar ayuda”.

Considérese que un parto demorado “puede comprometer la viabilidad del cordero” por falta de oxígeno, lo que causaría un “daño irreversible al sistema nervioso central” del animal.

SUGERENCIAS.

El Dr. Pereira aporta alguna información y sugerencias.

“Las multíparas y ovejas de más edad paren más rápidamente. Entre la expulsión de un cordero y el siguiente transcurre un período de tiempo que resulta útil para que la madre pueda ofrecer los cuidados necesarios al recién nacido”.

Es necesario hacer las maniobras “con cuidado, procurando no lesionar el útero” y usando guantes descartables.

Si hay “resistencia del cordero a salir” se debe pensar en “la fragilidad del organismo ovino”, y en vez de insistir con la manobra “consultar para evitar lesiones graves o irreversibles que pueden y suelen ocurrir, como rotura de útero, lesiones del canal de parto”, entre otras.

POSIBLES SITUACIONES Y ACCIONES A DESARROLLAR.

A continuación el Dr. Pereira describe las posibilidades y acciones a realizar con los cuidados y las particularidades de cada caso:

La presentación más frecuente, o sea la forma en que viene el cordero, es con la cabeza y las manos hacia adelante (actitud extendida) y el dorso hacia arriba.

Los inconvenientes más comunes son manos dobladas hacia atrás, cabeza hacia el costado, o la/las patas flexionadas en caso de que el cordero venga en presentación posterior (de nalgas). En esos casos la maniobra correctiva consiste en colocar la cabeza y los miembros en la actitud normal, desplegándolos suavemente, siendo a veces necesario la retropulsión (empujar previamente el cordero hacia adentro). Luego de ubicado en la posición correcta, se tracciona con suavidad (con cuerdas, propulsor o manualmente, nunca de la mandíbula), siendo esencial asegurar una buena lubricación (gel).

De modo que, por ejemplo, si solo asoma la cabeza, o la cabeza y una mano, es probable que ocurra algún inconveniente y requiera asistencia.

Primero se debe determinar si el cordero está vivo y es viable. Movimientos frecuentes y notorios unidos a un adecuado reflejo de succión (chupa el dedo al introducirlo en su boca) son señales de reactividad y vitalidad.

En el caso de encontrarse muerto la prioridad del asunto es tratar de salvar su madre. Si solo asoma la cabeza y está hinchada, es señal de atraque o distocia.

Es necesario lograr que respire lo antes posible. Después de expulsado se suspende el recién nacido de las extremidades posteriores y luego de despejar los fluidos y restos de placenta de la boca, hocico y orificios respiratorios (narinas) con un tallo fino (o mejor un hisopo; se procede a secar el cordero y acomodarlo junto a su madre, tratando de que ella lo reconozca, le permita mamar y lo acepte, para que se establezca el vínculo. Conviene asegurarse que no queden corderos dentro del vientre asistido (el dato de la ecografía es esclarecedor). No se debe cinchar las membranas (placenta) sino retirarlas con cuidado cuando están realmente desprendidas, permitiendo que la oveja cumpla el proceso normalmente, el cual demora aproximadamente 3 horas luego de la expulsión del cordero.

En los casos de prolapso vaginales preparto y uterinos post parto se necesita desinflamar los órganos referidos, manteniendo una buena higiene, reintroducirlos y realizar la sutura de los labios vulvares. Se debe consultar con profesionales en caso de tener que proceder por cuenta propia; son vientres que en el futuro deberán eliminarse.

Compartir en: