10 de Julio de 2020
Máx. Min.
Forestal 02 de Junio de 2020

Carta abierta al senador Manini y a Cabildo Abierto

Al senador Manini “le hace falta un gran baño de realidad”, porque hay zonas en todo el país “donde la forestación mueve una microeconomía de almacén, alquiler de casas a empresas contratistas, gomerías, talleres”.

Forestal 02 de Junio de 2020

Carta abierta al senador Manini y a Cabildo Abierto

Al senador Manini “le hace falta un gran baño de realidad”, porque hay zonas en todo el país “donde la forestación mueve una microeconomía de almacén, alquiler de casas a empresas contratistas, gomerías, talleres”.

Montevideo – TodoElCampo –  El diputado de Tacuarembó Rafael Menénez (Cabildo Abierto) presentó un proyecto de ley de tres artículos que introduce importantes limitantes a la producción forestal. El técnico forestal Mattía Acosta realizó consideraciones al respecto en una carta abierta dirigida al partido Cabildo Abierto y particularmente al senador Guido Manini. “Le puedo decir que le falta un gran baño de realidad a Manini, porque no le hace una encuesta a la gente que vive en pueblitos del interior como Grecco, Merinos, Montevideo Chico (Tacuarembó) y puedo seguir, donde la forestación mueve una microeconomía de almacén, alquiler de casas a empresas contratistas, gomerías, talleres”, entre otros, señaló.

EL PROYECTO DEL DIPUTADO MENÉNDEZ.

El proyecto del diputado Rafael Menéndez apenas tiene tres artículos, pero es fuertemente limitante de la actividad forestal. En el artículo 1 el proyecto de ley “limita la aprobación de los proyectos forestales de bosques” a áreas cuyo índice Coneat “sea en todos los casos inferior a 76”, y “el borde del monte” debe mantener una distancia “siempre superior a los 300 metros” de cursos de agua.

El artículo 2 obliga a “proyectos de rotación de cultivos entre cada turno forestal”, entendiéndose por tal “el período transcurrido entre la plantación y la cosecha del monte”.

El tercer y último artículo determina que la aprobación de los proyectos forestales “estará a cargo de la Dirección Forestal y la Dinama” (Dirección Nacional de Medio Ambiente) que “en todos los casos deberán considerar prioritariamente la voluntad de los habitantes de las zonas afectadas”.

El senador de Cabildo Abierto, Guido Manini, dijo que no  se opone a la actividad forestal, pero que está “totalmente en contra del modelo celulósico” que hace que el país sea “un gigantesco bosque” controlado por “multinacionales”, que empelan “un par de miles” de uruguayos y “corre a la gente de los campos” en perjuicio de la producción de alimentos que es donde Uruguay debe centrarse.

El técnico forestal Mattía Acosta, hizo llegar a TodoElCampo una carta abierta al senador Manini en la cual  señala que “muchos políticos y opinó logos deberían recorrer el interior profundo y conocer las realidades y abrirse a conocer y entender una producción que no es nueva en Uruguay, soliciten visitas a los predios de las empresas, ninguna se va a negar, es más ya han llevado ediles departamentales a recorrer y seguro les cambio la forma de ver la producción forestal”.

La siguiente es la misiva con la que Acosta se dirige a los legisladores de Cabildo Abierto.

CARTA ABIERTA A LOS LEGISLADORES DE CABILDO ABIERTO.

Leyendo y escuchando las diferentes notas sobre la propuesta del Gral.(R) Manini Ríos y su partido Cabildo Abierto de “prohibir la plantación de eucaliptos en los mejores campos del país” me tente a escribir estas líneas a modo de aporte.

Cuando alguien dice prohibir, basta ir a la definición en Google (imponer [quien tiene autoridad para ello] que no se haga cierta cosa). En otras palabras, se atenta contra la libertad de poder elegir.

La vida militar está llena de prohibiciones y al militar le cuesta tanto como a un preso reinsertarse en la sociedad después de muchos años de servicio abocados a cumplir órdenes, reverencias de respeto y mucho garrón duro para soportar muchas injusticias de los superiores y de también de una sociedad ajena a lo militar. Y los políticos que se han encargado de menospreciar a los comodines del Estado para cualquier catástrofe y también para limpiar la basura cuando a ese Estado paquidérmico se le trancan los engranajes de los funcionarios públicos que se olvidan que son servidores públicos.

Por eso lo entiendo a Manini quiere estar con la gente de su entorno y presentar propuestas acordes a su entorno, pero se olvida de la realidad que es más cruda y realista.

Como cuarta generación abocada a la forestación que comienza mi bisabuelo plantando las islas del rio Negro las primeras plantaciones de eucaliptus del Estado como impulsor de esa política.

Le puedo decir que le falta un gran baño de realidad a Manini, porque no le hace una encuesta a la gente que vive en pueblitos del interior como Grecco, Merinos, Montevideo Chico (Tacuarembó) y puedo seguir, donde la forestación mueve una microeconomía de almacén, alquiler de casas a empresas contratistas, gomerías, talleres, etc. Que de otra forma esos pueblos hubieran desaparecido porque el Estado se olvidó de ellos, muchas veces me toco llevar maestros porque el ómnibus no llegaba porque el camino o la ruta estaban en mal estado, que hacían un sacrificio enorme para poder brindar educación.  Donde el transporte forestal que cumple un rol social en esas zonas, muchas veces arrimando algún viejito hasta alguna ciudad para cobrar la jubilación y pagar las cuentas públicas porque en esos pueblos no les llego la bancarización y no hay un cajero ni un Abitab, donde el Banco República “el Banco país” gastó millones de dólares en el cambio de un software que dio varios dolores de cabeza a los usuarios, se olvidó de sus clientes más vulnerables.

¿Para ir al médico?, si conseguir un especialista en Montevideo es una odisea imagínese salir de esos pueblitos para ir al médico, que muchas veces llegan tarde porque son “el doctor fulano de tal”.

Algún pueblerino que habla de la forestación como una producción paria, les digo que hasta las intendencias se olvidan de su gente, ese gobierno cercano con la figura del señor intendente de sonrisa fácil en épocas de elecciones, también cierra los ojos para reservar plata para poner linda la ciudad cuando se vienen las elecciones. Y los caminos vecinales donde no hay correligionarios o posibles votos, o aportantes para la campaña, no los arreglan.

Esos caminos vecinales donde esas madres corajudas llevan a sus gurises en moto, en bicicleta o a caballo, esquivando cráteres, no pozos cráteres, cañadas donde no hay un simple caño o badén para cruzar, caminos en que llueve no hay 4 x4 que pase y donde las empresas forestales son las únicas que arreglan para poder sacar la producción.

De la seguridad ni hablemos, un destacamento con un policía en moto es un milagro, que justo tenga nafta para ir al lugar de los hechos, que justo no le haya tocado franco y justo te paso algo y está en el pueblo.

Por eso cuando hablan de la despoblación de la campaña pregúntenle a esa gente si no se quiere ir para el pueblo.

La forestación que llego con la tecnología, donde carniceros, motosierristas, domadores de caballos se transformaron en graperos, forwardistas, mecánicos de llave en mano que pasaron a utilizar software para facilitar los diagnósticos de la maquinaria, que trabajan 8 horas y se vuelven a su casa. Antes los peones de campo que ni un termofón tenían porque el patrón está en Montevideo y venia solo cuando hay embarcar ganado o en turismo.

Las viviendas de las empresas forestales son monitoreadas mensualmente siguiendo un protocolo y normativa vigente (Decreto 372/999, Reglamentación de las condiciones de trabajo en materia de seguridad higiene y salud ocupacional en el sector forestal).

¿Varias intendencias pusieron trabas a la forestación en defensa de la lechería y yo les pregunto a esos políticos qué pasa cuando la lechería no dé para sobrevivir y pagar las cuentas, la intendencia se va a hacer cargo de esa situación? La forestación no es el todo es un complemento, es el segundo piso del campo y no cualquier campo si no, donde la ley ordena.

Muchos políticos y opinó logos deberían recorrer el interior profundo y conocer las realidades y abrirse a conocer y entender una producción que no es nueva en Uruguay, soliciten visitas a los predios de las empresas, ninguna se va a negar, es más ya han llevado ediles departamentales a recorrer y seguro les cambio la forma de ver la producción forestal.

Firma: Mattía Acosta, técnico forestal.

Compartir en: