19 de Agosto de 2019
Máx. Min.
Vacunos 25 de Febrero de 2019

Argentina debate si modifica o no el peso mínimo de faena

En Argentina rige, desde 2005, un peso mínimo por debajo del cual no se puede faenar animales. Empezó en 260 kilos para luego pasar a los actuales 300 kilos de peso vivo. La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa pidió eliminar esa restricción pero encuentra oposición.

Vacunos 25 de Febrero de 2019

Argentina debate si modifica o no el peso mínimo de faena

En Argentina rige, desde 2005, un peso mínimo por debajo del cual no se puede faenar animales. Empezó en 260 kilos para luego pasar a los actuales 300 kilos de peso vivo. La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa pidió eliminar esa restricción pero encuentra oposición.

Buenos Aires, Argentina – TodoElCampo – El secretario de gobierno de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere señaló que su cartera está "tratando de acercar a las partes" que hoy tienen posiciones encontradas sobre qué hacer con el peso mínimo de faena de vacunos, pero no descartó cambios. La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa mantiene una posición diferente a la Cámara Argentina de Feedlot.

En Argentina rige, desde 2005, un peso mínimo por debajo del cual no se puede faenar animales. Empezó en 260 kilos para luego pasar a los actuales 300 kilos de peso vivo.

En enero la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) pidió eliminar esa restricción para así mejorar la producción.

En un comunicado de Carbap se expresó que “siempre nos hemos opuesto a este tipo de intervenciones y regulaciones del Estado, medidas estas que no solo complican la operatoria de la cadena comercial sino que también limitan el poder de decisión que tienen los productores para adaptarse a producir ante la variabilidad de escenarios climáticos a los que deben enfrentarse”.

“Creemos que el Estado si quiere aumentar la productividad debe propiciar medidas que no solo la beneficien sino que también la hagan posible, ya que producir más kilos de carne por cabeza requiere mejor alimentación y más tiempo de engorde”, agregó la entidad en el texto.

Luis Miguel Etchevehere dijo a Radio Continental que hay un diálogo con todos los sectores y que “hay dos posturas muy distintas. Una que dice que no se toque nada, que se mantengan los 300 kilos, y la otra que dice hay que eliminar el peso mínimo de faena”. Se está tratando de “acercar a las partes” para llegar a “un punto intermedio”.

Explicó que hay “un matiz” en los últimos kilos de la ternera gorda, que “se engrasa antes de llegar a los 300 kilos”. “Los últimos kilos son ineficientes y el carnicero a la hora del cuarteo los termina tirando porque son kilos de grasa ineficientes”, afirmó. Veremos si “con este matiz podemos llegar a un acuerdo entre las partes que permita seguir produciendo mucho”.

POSICIÓN DE LA CÁMARA DE FEEDLOT.

La semana pasada, la Cámara Argentina de Feedlot (CAF) difundió una encuesta donde un 72 % de las empresas que respondieron un sondeo (sobre un universo del 60 % de los socios de la entidad) se expresó a favor de mantener el peso de faena.

En el desglose de ese porcentaje, un 31,7 % está conforme con el peso establecido por el Estado, un 20,6 % pide elevar los pesos mínimos actuales de macho y hembra y un 19,8 % estima conveniente que se modifique un peso mínimo diferencial y menor para la hembra (entre los 260/270 kilo vivo).

En el sondeo, hecho por escrito y que representa el 62% de los socios de la cámara (unas 1.800.000 cabezas), hay un 27,8 % que se mostró en desacuerdo con la reglamentación oficial, en consonancia hacia la eliminación de cualquier tipo de límite al peso mínimo de faena.

El presidente de CAF Juan Eiras dijo al diario La Nación que el negocio de los engordadores es “meter más kilos” a la hacienda, porque el valor del animal gordo y del ternero de invernada es mayor al costo de alimentación.

“Ese 72 % es la suma de productores que entienden que el negocio es hacer más kilos. Hoy, en promedio, hacer un kilo a corral cuesta $A 55 y a pasto entre $A 25/30 (promedio) y tenés un mercado que paga $A 70: es el negocio en sí”, explicó  Eiras.

Además, Eiras remarcó que dentro de ese porcentaje positivo, es decir que se mantenga el kilaje de faena, hay casi un 20 % que entiende que el Estado debe subir el peso mínimo. “Cuanto más cerca en kilaje este el consumo de los que son los kilos de la exportación, más fácil será participar de ambos mercados y elegir a quien mejor pague”, aclaró.

La Cámara considera que el consumo continúa siendo la variable determinante a la hora de fijar los precios, ya que el crecimiento exponencial mostrado por la exportación obedece y se justifica por el envío de vacas a China y no en el novillo de exportación que mostró un crecimiento pero solo del 7 %.

En cuanto a la zafra de terneros, la entidad estimó que las condiciones climáticas, a excepción de las zonas complicadas por las inundaciones, darán una buena provisión de terneros en peso y estado.

Además, la cosecha de granos generará para la actividad un abundante volumen de insumos de alimentación, “cuyo precio dependerá fundamentalmente de la estabilización o no del tipo de cambio”.

La proyección es un primer ciclo de 2019 con un importante volumen de terneros, maíz y subproductos, “pero con empresas en un escenario de iliquidez como consecuencia de lo transcurrido en 2018, sumado a la imposibilidad del acceso al crédito mientras nos mantengamos con tasas activas que superan el 60 %”.

(En base al diario La Nación de Buenos Aires. Foto Corrales del Sur).

Compartir en: